Decretado por Milans del Bosch. 
 Valencia estuvo seis horas bajo el estado de excepción     
 
 ABC.    24/02/1981.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

MARTES 24-2-81

NACIONAL

Decretado por Miláns del Bosch

Valencia estuvo seis horas bajo el estado de excepción

VALENCIA. Nada más transmitirse el mensaje de Su Majestad e! Rey, el capitán

general de la III Región Militar, Miláns del Bosch, ordenó a las tropas que

hasta ese momento ocupaban las calles que se retirasen a sus cuarteles. Sólo en

Valencia capital Fuerzas del Ejército habían ocupado los puntos neurálgicos de

la ciudad una vez decretado el estado de excepción, mientras en las restantes

poblaciones y ciudades de la Región la calma había sido absoluta.

Pasadas las siete de la tarde, el propio teniente general Miláns del Bosch había

leído, a través de las emisoras de radio de la región, un comunicado que fue

repetido por estas emisoras cada media hora hasta las doce y media de la noche y

cuyo texto es el siguiente: «Excelentísimo señor don Jaime Miláns del Bosch y

Usía, teniente general del Ejército, y capitán general de la III Región Militar

hago saber:

Ante los acontecimientos que se están desarrollando en estos momentos en la

capital de España y consiguiente vacío de poder, es mi deber garantizar el orden

en la Región de mi mando en tanto se reciban las correspondientes instrucciones

que dicte Su Majestad e! Rey.

En consecuencia,. dispongo:.

Artículo ´primero.— Todo el personal afecto a los servicios públicos de interés

civil queda militarizado con tos deberes y atribuciones que marca la ley.

Artículo segundo.—Se prohibe el contacto con las unidades armadas por parte de

la población civil. Dichas unidades repelerán sin intimidación ni aviso previo

todas jas agresiones que puedan sufrir, con la máxima energía. Igualmente

repelerán agresiones contra edificios, establecimientos, vías de comunicación y

trasporte, servicios de agua, luz y electricidad, así como dependencias y

almacenes de primera necesidad.

Artículo tercero.—Quedarán sometidos a la jurisdicción militar tramitados por

procedimientos sumarísimos, todos los hechos comprendidos en el artículo

anterior, así como los delitos de rebelión, sedición, y de atentado o

resistencia a los agentes de la autoridad. Los de desacato, injuria, amenaza, o

menosprecio a todo el personal militar o militarizado que lleve distintivo de

tal, cualquiera que lo realice, propague, incite o induzca. Igualmente los de

tenencia ¡lícita de armas o cualquier otro objeto de agresión.

Artículo cuarto.—Quedan prohibidos los «lok-out» y huelgas. Se considerará como

sedición el abandono del trabajo siendo principales responsables los dirigentes

de sindicatos y asociaciones laborales.

Artículo quinto.—Quedan prohibidas todas las actividades -publicas y privadas de

todos los partidos políticos, prohibiéndose igualmente las reuniones superiores

a cuatro personas, así como la utilización por los mismos de cualquier medio de

comunicación social.

Artículo sexto.—Se establece el toque de queda desde las veintiuna a las siete

horas, pudiendo circular únicamente dos personas como máximo, durante el citado

plazo de tiempo por la vía pública y, pernoctando,todos los grupos familiares en

sus respectivos..domicilios.

Artículo séptimo.—Sólo podrán, circular los vehículos y transportes públicos,

así como los particulares debidamente autorizados. Permanecerán abiertas

únicamente las estaciones de servicio y suministro de carburantes que

diariamente se señalen.

Artículo octavo.—Quedan suspendidas la totalidad de las.actividades públicas y

privadas de todos los partidos políticos.

Artículo noveno.—Todos los cuerpos de seguridad del Estado se mantendrán bajo-mi

autoridad. . .

Artículo décimo.—Igualmente asumo el poder judicial y administrativo, tanto del

ente autonómico como de los provinciales y municipales.

Artículo once.—-Estas normas estarán en vigor el tiempo estrictamente necesario

para recibir instrucciones de Su Majestad el Rey o de la superioridad. Este

bando surtirá efectos desde el momento de su publicación.

Por último, se espera la colaboración activa de todas las personas patriotas,

amantes del orden y del respeto a. las instrucciones anteriores expuestas.

Por todo ello termino con un-fuerte ¡Viva el rey! IViva, por siempre España!

Valencia, 23 de febrero de 1981. El teniente general Jaime Miláns del Bosch.»

LAS TROPAS, EN LA CALLE

Las tropas salieron a la calle a primeras horas de Ja noche, ocupando los puntos

céntricos de Valencia, con el auxilio de vehículos blindados y carros de

combate.

En la plaza del País Valenciano, frente al Ayuntamiento y al Palacio de Correos,

se produjo una notable aglomeración de efectivos, que incluía hasta baterías

antiaéreas.

Soldados con metralletas se situaron en´diversas esquinas e incluso alrededor de

los medios de comunicación. Fuentes militares indicaron que la presencia de las

fuerzas «estaba destinada al mantenimiento del orden y la paz ciudadana, a la

vista de los incidentes registrados en Madrid».

También el aeropuerto de la ciudad quedó cerrado, a la espera del desarrollo de

los acontecimientos, ya que las compañías aéreas decidieron suspender sus

vuelos.

 

< Volver