Autor: Jiménez de Parga y Cabrera, Manuel (SECONDAT). 
   Zonas oscuras antes y después del golpe     
 
 Diario 16.    17/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA

Catedrático de Derecho Político

Zonas oscuras antes y después del golpe

«Hay que seguir ocupándose del asalto al Congreso porque aún quedan zonas

oscuras (y peligrosas) en los antecedentes del hecho y en la presente

continuación del mismo bajo la forma de su enjuiciamiento por quienes deben

castigar a los culpables.»

Se-está insistiendo mucho en lo que podrían haber sido los motivos del fracasado

golpe militar. Los que han tenido algún contacto, directo o indirecto, con el

medio en que se preparó el asunto enumeran una serie de factores

desencadenantes, que van desde la irritación por los atentados terroristas hasta

el

disgusto por el modo de tratar el tema de las autonomías.

Es bueno que se investigue sobre los motivos de tan lamentable espectáculo. Hay

que saber dónde estamos y con quién nos la jugamos. Sin embargo, la plena

tranquilidad ciudadana no se alcanzará hasta que aclaremos los «supuestos», es

decir, las circunstancias que hicieron posible la entrada libre de aquellas

docenas de personas armadas en el Congreso de los Diputados y la permanencia

allí durante casi dieciocho horas.

En cualquier país del mundo unos cuantos fanáticos pueden intentar asaltar el

Parlamento o cualquier edificio que albergue a las más altas instituciones del

Estado. Basta para ello con poseer armas y tener ganas de lanzarse a la

aventura:

Pero en los países que funcionan bien sólo el ataque por sorpresa de un grupo

reducidísimo (tres o cuatro personas) tiene posibilidades de convertirse en

suceso frustrado. La lealtad de la mayoría de los servidores del Estado impide,

en esos pueblos desarrollados, que la tentativa de unos cuantos se extienda, y

los servicios de información, en esta era de la electrónica, detectan el conato

con tal rapidez y precisión que desaparece prácticamente en el momento mismo de

brotar.

Como en el Cuarto Mundo

Aquí aconteció todo como en las naciones del Cuarto Mundo (ni siquiera en todas

las del Tercero es imaginable algo parecido), o sea, sucedió como en los pueblos

que carecen de esa organización jurídico pclitica que llamamos Estado.

Durante meses, según se va sabiendo poco a poco, la conspiración estaba "en

marcha. Se celebraron reuniones en distintos puntos de España, y los servicios

de información sin enterarse o enterándose y callándose. Se efectuaron

adquisiciones de material por personas lógicamente sospechosas. Horas antes del

asalto hubo movimientos de tropas. Y los servicios de información sin enterarse

o enterándose y callándose.

En estas circunstancias, con una trama dentro del Estado que hizo posible, o

favoreció, la entrada de los sediciosos en el Congreso sin la menor resistencia

(recuérdese que hasta el gesto valiente del teniente general Gutiérrez

Mellado,,ya en el hemiciclo de la Cámara, nadie movió un dedo), concentrar ahora

la investigación en los actores, en los que dieron la cara, resulta

imprescindible, pero no es suficiente.

El derrotismo invade a los demócratas

Los españoles más viejos tienen en su memoria el 10 de agosto de 1932 y luego el

18 de julio de 1936.

Las autoridades de la República no prestaron la debida atención a los

«supuestos» del golpe protagonizado por el general Sanjurjo. Y al dejar de

estudiar las circunstancias que lo hicieron posible y no tomar las medidas para

poner remedio en aquella estructura interna de un Estado de descomposición, la

segunda intentona, cuatro años después, consiguió su objetivo.

Por eso decía antes que la tranquilidad ciudadana no renacerá hasta que se

explique suficientemente por qué fue posible el 23/24-F. Tejero y sus

acompañantes penetraron en el Congreso con las armas en las manos y cometieron

un delito. Pero hay que proyectar luz sobre las zonas oscuras en que se hallaban

los que facilitaron por acción o por omisión, por impericia o por complicidad

dolosa, tan asombroso suceso, que resulta absolutamente irrealizable en las

.naciones que se organizan bajo la forma de Estado.

Hay que proyectar esa luz para que la opinión pública tenga la información a que

tiene derecho y los ciudadanos recobren la calma.

En el ordenamiento jurídico español existen normas preventivas y punitivas

aplicables con urgencia a casos como éste. Pero la forma de reaccionar las

autoridades competentes no contribuye precisamente a proporcionar "tranquilidad.

Conforme pasan los ´ días aumenta la preocupación en la calle. El derrotismo

invade a muchos demócratas. Se teme que lo peor de este 23/24-F no haya sido el

hecho en sí, sino la forma de concluirlo y archivarlo.

 

< Volver