Autor: Rico-Godoy, Carmen. 
 La calle de en medio. 
 Culpables e inocentes     
 
 Diario 16.    17/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

LA CALLE DE ENMEDIO

Carmen Rico-Godoy

Culpables e inocentes

A medida que va pasando el tiempo, los acontecimientos del 23 de febrero

adquieren curiosos perfiles. El chófer del cocinero de la Moncloa se lo

comentaba el otro día a un guardia nacional de servicio.

—Contra más lees los periódicos, más claro está todo: los culpables del golpe

son el Gobierno, la oposición —sobre todo el PSOE—, los sindicatos, los medios

informativos, los americanos, la castañera de la plaza-del Callao, la Cibeles y

el caballo de Felipe IV.

—Será el de Pavía, ignorante —opina la hiedra que cae desde la ventana del

despacho de Pío Cabanillas.

—El de Felipe IV te digo, que está ahí en medio de la plaza Mayor, desnudo, como

lo parió la yegua de su madre. Me ha dicho un primo mío que es cabo, que a los

militares les irrita tanta inmoralidad.

-O sea, que si hubiera triunfado el golpe, al caballo de Felipe IV le ponen un

echarpe como hacían con las locutoras de Teuve en los años 50. Y la prensa, ¿por

qué es culpable?

-Porque no informó de lo que iba a pasar.

—¿Y el Gobierno y la oposición?

—Porque tampoco sabían nada y se metieron como ratas en la trampa del

Parlamento. Se pirrían por salir en televisión y luego pasa lo que pasa.

—Pues desde luego ese día, salir salieron en la TV. Incluso a nivel

internacional. Y dime una cosa. Tejero y Milans, del Bosch, ¿qué son? —pregunta

la hiedra.

—Víctimas´ de la incomprensión, patriotas.

—Y yo con estos fallos.

 

< Volver