El desprestigio exterior     
 
 Diario 16.    03/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

El desprestigio exterior

Si los protagonistas del golpe militar del día 23 tuvieran mayor apego a la

lectura del que les atribuyó el diputado Senillosa en su inspirada explicación

ante las cámaras al ser liberado, merecería la pena que se les enseñara un buen

dossier del tratamiento dado por la prensa extranjera al proceso desencadenado.

Tal vez comprendieran así el terrible daño que ha causado al prestigio y la

reputación de España ante la comunidad internacional. Es cierto que existe una

oleada de entusiasmo en torno a la figura del Monarca que dio la cara para

salvar a la democracia, pero basta escarbar un poco para descubrir en seguida un

poso de desconfianza y prevención hacia un país capaz de producir tan

subdesarrollados espectáculos.

El dibujo que hoy publicamos del más prestigioso «cartoonista» occidental, el

nada sospechoso de izquierdismo a los ojos de nuestros aliados, Ranan Lurie, es

todo un síntoma: el negro y repugnante gato del fascismo campa por sus respetos-

en España. Así nos ven y así nos seguirán viendo durante tiempo.

El mal ya no se puede evitar, pero sí que es posible paliar sus consecuencias.

El Gobierno Calvo-Sotelo debe desplegar cuanto antes un gran esfuerzo

internacional explicativo de los remedios aplicados a la herida. Naturalmente

que para ello necesitaría primero, poner en marcha alguna terapia curativa y

preventiva y desactivar situaciones tan irregulares como la de que el presidente

dé la agencia oficial de noticias pueda permitirse el lujo de aprovechar este

privilegiado canal para calificar de «gran militar» y «hombre honrado» a uno de

los presuntos golpistas.

 

< Volver