Autor: Jiménez de Parga y Cabrera, Manuel (SECONDAT). 
   No hay democracia sin información     
 
 Diario 16.    27/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA

No hay democracia sin información

«Lo grave es la falta de noticias autorizadas sobre lo que aquí pasó el lunes y

el martes en la Carrera de San Jerónimo, así como lo que está sucediendo a

partir de esas fechas.»

La democracia no es sólo la participación del pueblo en las decisiones

políticas, directamente o por medio de representantes libremente elegidos. La

democracia no se agota con el control del Gobierno por parte de la opinión

pública. La democracia exige, como condición necesaria de su correcto

funcionamiento, que los ciudadanos posean informaciones claras y concretas de

los asuntos fundamentales.

Nos hallamos en un momento delicado de la vida española. Ahora no se trata de

discutir si la democracia se había ya consolidado en este país, como algunos

afirmaron, o si todavía estamos en periodo de instalación. Lo grave en esta

última semana de febrero es la falta de noticias autorizadas sobre lo que aquí

pasó el lunes y el martes en la Carrera de San Jerónimo, así como lo que está

sucediendo a partir de esas fechas.

Lagunas de información

Las lagunas de la información solvente se rellenan con los bulos y los rumores.

Madrid es un incesante e insoportable ir y venir de gentes que aseguran estar en

el secreto de lo que pasó y de lo que está pasando.

El resto de España padece el mismo mal, y los que debían hablar, callan.

También es grave que el debate público no se afecte. A una propuesta seria y

responsable de Felipe González no se le contesta con argumentos. Es legítimo

creer que no resulta oportuno un Gobierno de coalición UCD-PSOE, pero tiene que

explicarse los motivos de la actitud de rechazo. (Al carecer de

contraargumentos, sigo pensando que éste es el momento oportuno y conveniente.)

En horas tan excepcionales como las que vivimos hay que ganar la confianza en la

calle con discursos bien fundamentados y repletos de razones de peso. No basta

con decir «ustedes no me interesan».

El ciudadano tiene derecho a conocer la causa del lanzamiento de UCD a la

aventura de sacarnos a todos del presente atolladero, actuando en solitario y

con una mayoría frágil en el Congreso de los Diputados.

Construir con apoyo

La democracia se construye con el apoyo incesante de los ciudadanos y mal puede

prestar una adhesión el que desconoce de dónde partimos y hacia dónde vamos.

Según algunos rumores, el terreno en que estamos es tan movedizo que no cabe

pensar en construir sobre el mismo nada importante políticamente hablando.

Según otros de esos que dicen saberlo todo, los sucesos de esta semana carecen

de entidad y nada hay que temer para el futuro de la libertad en España.

En este panorama de desinformación, con los bulos ocupando el lugar de las

noticias solventes, con silencios inexplicables, la democracia se desvirtúa

radicalmente. El temido paréntesis se abre.

No hay democracia sin información puntual y completa. Los pueblos que andan

entre brumas terminan precipitándose en el abismo. Y ya debíamos ser lo

suficientemente mayorcitos para no confiar todo en ese gran Rey que acaba de

salvarnos. La democracia es autogobierno, el régimen de la mayoría de edad de

los pueblos.

 

< Volver