El general Armada     
 
 Diario 16.    27/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

EL GENERAL ARMADA

Alfonso Armada, el hombre que, según adelantó ayer DIARIO 16, recibió la

contraseña de Milans del Bosch para entrar en el Congreso y reunirse con

Tejero,ha sido arrestado. Otros dos generales han seguido la misma suerte. El

poder militar y el poder político parecen decididos a llegar hasta el final en

la investigación de las responsabilidades contraídas con relación al frustrado

golpe del lunes.

El arresto del general Armada, junto con el de los también generales Torres

Rojas y León Pizarro y el coronel San Martín, viene a confirmar punto por punto

el relato publicado ayer en exclusiva por DIARIO 16 sobre la conspiración

militar.

El general Armada ha sido arrestado por existir indicios de que pretendía asumir

de forma no constitucional la presidencia del Gobierno. Sobre Torres Rojas pesa

el cargo de. haberse desplazado irregularmente desde La Coruña a Madrid. León

Pizarro fue activo colaborador de Milans del Bosch en Valencia. Y San Martín —

jefe de Estado Mayor de la División Acorazada Brúñete- es responsable del

comportamiento ajeno a la línea de mando de algunas unidades acantonadas en

Madrid.

A la vez que estas fulminantes decisiones, que complementan las adoptadas contra

Milans, Tejero y demás directos implicados en la rebelión, DIARIO 16 ha podido

conocer una serie de circunstancias relacionadas con los sucesos del lunes y

martes y con la forma en que fue desbaratada la sedición.

Dos claves resultan fundamentales para entender lo ocurrido: el hecho de que

Milans y Armada engañaran a sus sucesivos interlocutores arrogándose la

representación de la voluntad del Rey y la convergencia de dos operaciones

golpistas diferentes. La primera, de carácter «duro», sería la de Milans, y la

segunda, más «moderada» y prevista para primavera, sería la de Armada. Al

precipitarse los

acontecimientos, éste habría optado por subirse al carro que estaba en marcha.

Uno de los nexos de unión entre ambas tentativas golpistas habría sido, de

acuerdo con la convicción existente en altos niveles institucionales, el diario

«El Alcázar», soporte de los artículos del colectivo «Almendros» y tablón de

anuncios de los preparativos del golpe, a través de una serie de claves

subrepticias.

Al menos uno de los integrantes de «Almendros» —ésos que habrían de

«florecer» en primavera— figura entre los arrestados.

Una de las primeras pesonas en darse cuenta, o al menos intuir el doble juego

que realizaba Armada como segundo jefe del Estado Mayor del Ejército, fue su

superior inmediato, el teniente general Gabeiras. Con el pretexto de que había

un gran atosigamiento de llamadas telefónicas. Armada propuso a Gabeiras

abandonar el despacho de éste —en el que se centralizaban las comunicaciones con

las Capitanías Generales— con objeto de establecer una doble vía de relación

con. el exterior.

«Tú no te mueves»

Presintiendo ya algo anormal, Gabeiras le replic6 tajante: «Tú no te mueves de

aquí.»

Poco después. Armada comenzó a hacerle una serie de propuestas totalmente

inaceptables. Una de ellas consistía en que ambos se presentaran en el Congreso

para buscar conjuntamente con Tejero una salida a la situación.

En un momento dado Gabeiras propuso una variante de esta idea: la de fingir que

conectaban con los propósitos de Tejero, para seguidamente arrestarle.

Armada dudó algunos instantes y cuando ya ambos se disponían a desplazarse al

Parlamento,

rehusó hacerlo: «Yo no voy. No le he mentido nunca a nadie y tampoco voy a

hacerlo con Tejero», explicó.

Armada fue arrestado ayer por la mañana, quedando así frustrada toda una

sofisticada operación exculpatoria, organizada por él mismo y en la que se

piensa que trató de utilizar algunas de sus conexiones dentro del mundo de la

información.

El teniente general Gabeiras fue uno de los grandes artífices del

desmantelamiento del golpe, al impedir que lo ocurrido en Valencia se extendiera

a otras Regiones Militares. Tan pronto como la Junta de Jefes de Estado Mayor

decretó poner en marcha la fase «Alerta 2», de la «Operación Diana», Gabeiras

inició el contacto con las diversas Capitanías, ayudándole en esta tarea el

teniente general Quintana (capitán general de Madrid) y el general Esquivias,

que habló con su hermano, gobernador militar de Sevilla.

 

< Volver