En su escrito de conclusiones sobre el 23-F. 
 El fiscal pide un careo entre los generales Milans y Armada     
 
 ABC.    12/08/1981.  Página: 1,10. Páginas: 2. Párrafos: 3. 

MADRID, MIÉRCOLES 12 DE AGOSTO DE 1981

ABC

En su escrito de conclusiones sobre el 23-F

El fiscal pide un careo entre los generales Miláns y Armada

MADRID. El riscal togado en el sumario por los sucesos del 23-F, general Claver

Torrente, pide en sus conclusiones provisionales treinta anos de prisión para el

teniente general Miláns del Bosch, el general Armada Comyn y él teniente coronel

Tejero Molina, por un supuesto delito de rebelión militar, según pudo saberse

ayer. También se han conocido algunas de las pruebas propuesta» por el fiscal en

su escrito. De ellas, quizá la más significativa sea la petición de un careo

entre los generales Miláns y Armada.

Los abogados defensores de la totalidad de los encartados fueron recibidos ayer

por la mañana en el Consejo Supremo de Justicia Militar, en donde se les dio a

conocer el grueso del sumario y el escrito de conclusiones del fiscal. Asimismo

les fue entregada una providencia en la que se les explica la forma y el tiempo

de actuación en el sumario. A partir de hoy los letrados disponen de cuarenta

días hábiles para estudiar el sumario, de más de seis mil folios, elaborar sus

Informes y proponer las pruebas que consideren oportunas.

Aunque existía un cierto clima de reticencia en algunos letrados ante esta

visita al Consejo, e incluso hablan especulado .con la posibilidad de retirarse

si no se les daban las facilidades necesarias para resolver su labor, tras la

reunión de ayer se observó una notoria satisfacción entre los miembros de la

defensa, a la vista del plazo y las facilidades que se tes ha otorgado para

ejercer su labor.

En cuanto al escrito del fiscal, quizá uno de tos aspectos más relevantes sea la

petición de un careo entre tos generales Miláns y Armada.

DOCE AÑOS PARA CARRES

En el documento —que ocupa unos cuarenta y cinco folios y lleva fecha del 6 de

agosto— el general Claver Torrente solicita varios careos más entre los

encausados —entre otra serie de pruebas cuyo contenido se desconoce— y califica

los hechos del 23-F como un delito de rebelión, con la agravante de reincidencia

para el teniente coronel Antonio Tejero Molina y la atenuante del articulo 294

del Código de Justicia Militar (deposición de las armas) para los procesados

que, a su entender, no estuvieron a la cabeza de la rebelión o no tuvieron el

mando de compañías o unidades del Ejército. Las penas pedidas por el fiscal para

los

(Pág. 10)

10 /ABC

NACIONAL

El fiscal solicita la máxima pena-para los tres principales encausados en el

sumarlo del 23 de febrero. El teniente coronel Tejero dirigió el asalto y

secuestro del Parlamento. El teniente general Miláns decretó en la III Región

Militar medidas excepcionales y dispuso la salida de tanques a las calles de

Valencia. El general Armada, según el informe del ministro de Defensa al

Congreso, pretendió dirigirse a los diputados, para ser nombrado

presidente del Gobierno

Satisfacción en los defensores por las facilidades de acceso al sumario

Entre veinte y seis años, penas solicitadas para el resto de los procesados

principales encartados, bajo la acusación de rebelión militar, son las

siguientes:

— Treinta años de reclusión mayor para el teniente general Jaime Miláns del

Bosch y Ussía, para el general de división Alfonso Armada Cornyn y para el

teniente coronel Antonio Tejero Molina.

— Veinte años de reclusión para él general de división Luis Torres Rojas.

— Quince años de reclusión menor para el coronel .José San Martín Fuentes y

para el comandante Ricardo Pardo Zancada.

— Doce años y un día de reclusión menor para los capitanes de la Guardia Civil

Jesús Muñecas Aguilar, José Luis Abad Gutiérrez y Vicente Gómez Iglesias.

.— Doce años de prisión mayor para Juan García Carres, único civil procesado en

la causa.

— Diez años de prisión mayor para el ca. pitan de Infantería (escala de

complemento) Jesús Pascual Galvez.

— Seis años de prisión menor para el capitán de Intendencia José Cid Fortea y

para el capitán de la Guardia Civil Francisco Ignacio Román, así como para los

restantes procesados.

De ser condenados a las citadas penas, los treinta y ur, procesados militares

serán separados del servicio, ya que las penas de tres´ años de privación de

libertad en adelante conllevan esta pena accesoria. Algunos de tos letrados

defensores de tos 27 que integran la defensa expusieron su opinión, a la salida

del Consejo Supremo de Justicia Militar, de que las penas solicitadas por el

fiscal «son muy duras».

La reunión en la sede del alto organismo de la jurisdicción castrense se inició

pasadas las diez de la mañana y duró algo más de una hora. Durante la entrevista

les fue entregado a los defensores una providencia en la que se contenían las

condiciones en las que podrán acceder al sumario. El plazo de que disponen para

presentar sus escritos de conclusiones y solicitar las pruebas es de cuarenta

días hábiles, a partir de noy, día 12. Ello quiere decir que tendrán hasta el

día 28

de septiembre próximo para estudiar el sumario y elaborar sus informes. El

volumen de lo actuado hasta el momento es de 6.463 folios, escritos por las dos

caras, conteniendo un sumario evidentemente gigantesco y complejo.

Esta ha sido probablemente la razón por la cual el Consejo ha accedido a la

petición de tos defensores, concediéndoles un plazo de cuarenta días para

examinarlo, en lugar de tos diez que para los supuestos normales concede el

artículo 7.36 del Código de Justicia Militar. El plazo otorgado es coherente con

el que en su día se le concedió al fiscal, veinte días, cuando la ley prevé

cinco.

Otro aspecto que ha desvanecido las reservas de tos defensores es el de las

facilidades de acceso material al sumario. El Consejo entregó ayer por la tarde

tres juegos.de fotocopias de todos los legajos.

LOS DEFENSORES, SATISFECHOS

Los defensores se han encangado de hacer un número de copias suficientes, de

modo que anoche, según estaba previsto todos ellos disponían de un ejemplar.

Los miembros de la defensa temían que no se les permitiese sacar las fotocopias

del sumario fuera de la sede del Consejo y habían decidido no aceptar esta

condición. Al término de la reunión, y una vez conocidas las facilidades, la

satisfacción entre ellos era ostensible.

Ángel López Montero, defensor del teniente coronel Tejero, manifestó a la

agencia Efe: «Nos han dado bastantes facilidades, de manera que podemos trabajar

bastante bien y estudiar con toda comodidad el sumario. No hay pegas de ninguna

clase.» Por su parte, el letrado Adolfo de Miguel Garcialópez, que representa a

tres procesados, opinó: «Nos espera mucho trabajo, porque son- muchísimos folios

y, aparte de las facilidades, el tiempo no sobra.»

En la reunión celebrada en el Consejo Supremo de Justicia Militar estuvieron

presentes el general consejero togado, instructor de la causa, José de Diego

López, y el teniente coronel auditor Joaquín Hernández Orozco, secretarlo

relator.

 

< Volver