El espionaje electrónico aparece en la nueva trama golpista. 
 Los cerebros de la campaña golpista desarticulada por la Policía son civiles     
 
 Diario 16.    26/06/1981.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

26-junio-8l/Diario16

El espionaje electrónico aparece en la nueva trama golpista

Los «cerebros» de la campaña golpista desarticulada por la Policía son civiles

La campaña golpista desarticulada por el nuevo grupo de trabajo policial y los

Servicios de Información del Ministerio de Defensa cuenta con cerebros civiles y

con unos pocos militares sin mando directo en tropas.

Las características de algunos de estos militares y el destino de una

funcionaría ha hecho que se especule con la posibilidad de que preparasen un

sofisticado plan de escuchas de las altas jerarquías del Estado.

Madrid — Las nuevas actividades golpistas encaminadas a la consecución de nuevos

objetivos desestabilizadores aparecen mezcladas con las sospechas sobre una

operación de interferencia electrónica de las altas jerarquías del Estado.

Según todos los indicios, a falta de información oficial, los sectores ultras

que preparaban esta campaña desestabilizadora cuentan en su seno con un número

reducido de militares entre los que se encuentran los detenidos en los últimos

días.

No se trata, en ningún caso, según fuentes de toda solvencia, de una nueva trama

golpista militar, sino de una operación, abortada en sus comienzos, en la que el

elemento civil lleva el peso de la misma.

A través de este hilo conductor podrían llegar las investigaciones hasta la

trama civil del golpe del 23-F, extremo que se barajaba ayer en círculos

políticos informados.

En cuanto al tema del espionaje electrónico, los antecedentes de uno de los

militares detenidos y de la funcionaría del Ministerio de Presidencia hacen

sospechar de sus posibles actividades, aunque ambos, en el momento de la

detención, se encontraban apartados de esos destinos.

En el caso de la funcionaría María de la Concepción Villagrasa Camborena se ha

sabido que hasta el mes de mayo oficialmente, aunque desde febrero

prácticamente, ya no estaba en ese destino, trabajaba en la red de transmisiones

especiales de la Jefatura del Estado.

Al parecer, le unían relaciones de amistad o afecto con un pariente del coronel

Antonio Sicre Canut, quien, por otra parte, estuvo al frente del Batallón de

Servicios -Especiales del Regimiento de la Red Permanente y Servicio Especial de

Transmisiones (SET).

Siendo teniente coronel estuvo al frente de este Batallón de Servicios

Especiales hasta mediados de 1979, año en que ascendió y fue destinado al

Gobierno Militar de Madrid.

Este batallón lleva las comunicaciones de las altas jerarquías del Estado, de

carácter supersecreto, y funcionan a través de la malla «verde» o malla «cero»

provistos de secráfonos para evitar la interferencia.

La malla «verde»

Esta malla permite en todo momento la comunicación con el Rey, el presidente del

Gobierno y los ministros, además de la malla «roja», que depende de la

Telefónica y también está provista de sistemas de secrafonía.

Los operadores de la malla «verde» son suboficiales especialistas del citado

batallón, pero no pueden escuchar las conversaciones, que no pueden ser

interceptadas, salvo que se conozcan las claves.

Un secráfono de las características del que publica hoy DIARIO 16 permite mil

millones de combinaciones o claves, claves que además se cambian periódicamente.

Otra cuestión que ha llamado la atención es el posible conocimiento de los

tendidos de estas mallas cuyos planos son alto secreto.

Los secráfonos se instalan bien en teléfonos fijos, bien en móviles y se puede

transmitir por teléfono o por

radio. Sólo conociendo la clave usada y disponiendo de un aparato, puede des-

criptarse el mensaje.

Seguridad

Este batallón presta sus servicios, por tanto, en Presidencia, pero no es cierto

que por ello pueda afirmarse que el coronel Sicre haya prestado sus servicios en

Presidencia del Gobierno.

Anteriormente, el coronel Sicre estuvo destinado en el Alto Estado Mayor, donde

se ocupaba de la «cifra», materia en la que está diplomado y es experto. Aunque

no puede ser relacionado en el tiempo con el caso, hay que recordar que en le

mes de septiembre DIARIO 16 informó sobre la existencia de un intento paralelo

de controlar la información militar a través de las cintas aleatorias,

sofisticado sistema de claves.

Otra actividad, al margen de la militar, del coronel Antonio Sicre ha estado

relacionada con las agencias de seguridad, concretamente con la primera que se

creó en España a principios de los años setenta.

Detención

En el ámbito militar, ayer se produjo una nueva detención. Se trata del

comandante de Artillería Jesús Campos Pérez, destinado en la Academia Especial

de Suboficiales de Villaverde (Madrid). Este jefe fue trasladado al Gobierno

Militar de Madrid, donde prestó declaración ante el juez militar de guardia.

Posteriormente fue trasladado a las dependencias del Servicio Geográfico del

Ejército, donde permanece en prisión preventiva por indicios conspirativos

denunciados por el Ministerio del Interior.

El comandante Campos nació el 1 de junio de 1934. Pertenece a la décima

promoción de la Academia General Militar, donde su padre fue profesor, y

ascendió al empleo de comandante el 4 de abril de 1975. Tiene también estudios

universitarios.

Juez especial

Para incoar el procedimiento oportuno, el capitán general de Madrid ha nombrado

juez especial al coronel jurídico Balbino Teijeiro

Piñón. Hasta ayer, el citado juez especial no había tomado declaración a los

detenidos.

Por otra parte, y según ha podido saber DIARIO 16, el jefe del grupo policial

encargado de investigar las intentonas golpistas de la extrema derecha es el

jefe superior de Policía de Asturias, Emilio Sánchez, quien desde hace mes y

medio se encuentra en Madrid.

Este grupo especial está integrado por inspectores muy cualificados que han sido

seleccionados de diversos destinos. Dependen directamente del ministro del

Interior, a través del director de la Seguridad del Estado, Francisco Lama.

Emilio

Sánchez, jefe de Policía de Asturias, está al frente del grupo especial que

investiga a los golpistas

El capitán general ha nombrado juez especial para el caso de los militares

detenidos.

Los

secráfonos se instalan bien en teléfonos fijos, bien en móviles, y se puede

transmitir por teléfono o por radio

 

< Volver