Los golpistas siguen tramando. 
 Los detenidos     
 
 Diario 16.    24/06/1981.  Página: 6-7. Páginas: 2. Párrafos: 29. 

24-junio-81/Diario16

La Policía investiga una nueva trama golpista, y hasta el día de ayer tres

militares y tres civiles habían sido detenidos. Se trata de los coroneles

Ricardo Garchitorena Zalba y Antonio Sicre Canut, y del comandante Ricardo Sáenz

de Ynestrillas. Los civiles son Luís Sicre Canut, hermano del citado coronel;

María Concepción Villagrasa Camborena, y María Paz Pérez Nieto. Ángel Palomino,

hijo del conocido escritor y columnista de «El Alcázar» del mismo nombre, quedó

en libertad una vez que, al parecer, prestó declaración ante la Policía.

Ynestrillas, de golpe en golpe

Madrid — El comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas, detenido en relación con

una nueva conspiración militar, fue procesado y condenado por la jurisdicción

castrense a raíz del intento de golpe de mano contra el palacio de la Moncloa,

conocido como «Operación Galaxia», de la que fue máximo responsable junto al

teniente coronel Tejero, implicado en el asalto al Congreso del 23-F.

Ricardo Sáenz de Ynestrillas nació en Madrid en 1935, de familia oriunda de La

Rioja. Está casado y tiene tres hijos: Martín, de diecisiete años; Ricardo, de

dieciséis, y Fernando, de cinco.

Ascendió a comandante de la Policía Armada el 10 de. agosto de 1978. Sirvió

cinco años en el Sahara (X Bandera de la Legión), dos años en el Batallón de

Montaña de Barbastro, después en la Brigada Paracaidista, fue instructor en el

CIR número 9 de Gerona, y también, durante seis años, profesor de oficiales

(Literatura, Matemáticas y Técnica Policial) en la Academia General de Policía.

A raíz de su procesamiento por la «Operación Galaxia», quedó en prisión atenuada

en su domicilio, tras haber pasado un año en la prisión militar de Alcalá de

Henares.

Durante este tiempo salió para asistir a los momentos de mayor gravedad de la

enfermedad, de su padre, quien falleció posteriormente. Le fue denegada una

solicitud de libertad y, en junio de 1980, le fue concedida la libertad

provisional.

El 31 de marzo de 1980, su abogado, José Tejera Flández, renunció a su defensa

ante la autoridad judicial militar, porque se le habían denegado una serie de

pruebas que había propuesto, «por entender que dicha denegación limita la

libertad de defensa y priva al consejo de guerra de eleméntos de conocimiento,

imprescindibles para la formación de un verdadero estado de conciencia en los

juzgadores, sobre la realidad de los hechos».

El 12 de junio del mismo año se encargó de la defensa del comandante Ynestrillas

el letrado Enrique Alonso Yague.

El comandante Sáenz de Ynestrillas fue condenado, junto al teniente coronel

Tejero, por la «Operación Galaxia» a seis meses y un día y siete meses,

respectivamente, por el delito de proposición para la rebelión, sentencia que

quedó firme y definitiva en el Consejo Supremo de Justicia Militar.

No obstante, tanto el teniente coronel Tejero como el comandante Sáenz de

Ynestrillas fueron puestos en libertad, puesto que llevaban más tiempo en

prisión preventiva que el señalado como pena de privación de libertad en la

sentencia.

Garchitorena, el coronel que quiso tomar el Gobierno Militar el 23-F

El coronel de Infantería Ricardo Garchitorena Zalba es diplomado de Estado

Mayor. Nació el 20 de julio de 1917 e ingresó en el Ejército diecinueve años

después. En la actualidad se encuentra en la B y es ayudante de un genera] en la

reserva. Anteriormente estuvo destinado en el Gobierno Militar de Madrid.

En la noche del pasado 23 de febrero, durante la toma del Palacio de las Cortes

por las fuerzas que mandaba Tejero, pretendió apresar al general gobernador

militar de Madrid, Rafael Allendesálazar.

Hacia las once de la noche del 23-F, Garchitorena se presentó en el Gobier no

Militar acompañado de dos paisanos armados, al parecer de,ideología ultra-

derechista, mientras decenas de personas de la misma ideología esperaban en el

exterior.

Una vez en el despacho del gobernador militar y advertido éste de las

intenciones del coronel, sacó la pistola, que puso en el pecho de Garchitorena y

llamó a la Policía Militar.

Los asaltantes fueron reducidos y los dos paisanos enviados a la Policía. A

pesar del anuncio de la incoación de expediente sobre este hecho y de la

publicidad dada al mismo en las páginas de DIARIO 16 del día 26 de febrero,

ninguna detención se había producido hasta ayer relacionada con el incidente tan

claramente vinculado al intento golpista.

Al parecer, el propio Garchilorena protagonizó otro incidente hace un par de

años enfrentándose al teniente general Gabeiras con ocasión del entierro del

general Gómez Hortigüela, asesinado por ETA en Madrid.

Coronel Sicre, un experto en claves El coronel de Ingenieros Antonio Sicre Canut

nació el 22 de agosto de 1921. Pertenece a la segunda promoción de la Academia

General Militar. Ascendió a coronel el 16 de mayo de 1979, y actualmente estaba

destinado en el Gobierno Militar de Madrid. Es diplomado en Transmisiones,

Automóviles y Cifra.

En medios castrenses se recuerda que hace algunos años Sicre Canut estuvo

relacionado por su cargo con un incidente vinculado a compras de material de

Ingenieros.

Luís Sicre: El arte de embalar

Luís Sicre Canut, hermano del anterior, es abogado no ejerciente. Desde hace

bastantes años preside el consejo de administración y es director general del

Instituto Español del Envase y Embalaje, S. A. (IESA), cuyo objeto social, según

el acta de constitución, es la «enseñanza de la tecnología del envase y del

embalaje».

Una es funcionaría del Ministerio de la Presidencia

Dos mujeres, en la intriga golpista Madrid — Las señoras María Concepción

Villagrasa y María Pérez Nieto prestaron ayer declaración a petición del

ministro del Interior, Juan José Rosón, según indicaron fuentes de toda

solvencia, que añadieron que las dos mujeres mantuvieron con el resto de los

detenidos en la intriga descubierta ayer diversas reuniones durante el fin de

semana pasado.

Según las mismas fuentes, las detenidas fueron sometidas a interrogatorio

durante todo el día de ayer, y es posible que las diligencias de la Policía se

prolonguen durante el día de hoy.

La investigación está siendo realizada por la llamada «brigada antigolpe»,

creada por la Policía a instancias del ministro del Interior, con el fin de

investigar las implicaciones de civiles en determinadas actividades contra la

seguridad del Estado.

Fuentes de la Secretaria de Estado para la Información no pudieron establecer la

dependencia oficial en la que trabaja María Concepción Villagrasa, de la que se

supo escuetamente que era funcionaría del Ministerio de la Presidencia, según se

informó a DIARIO 16. El citado Ministerio cuenta con algunos de sus servicios en

el complejo de la Moncloa, si bien la mayoría se encuentran diseminados en

Madrid.

Diario 16/24-junio-81

También fueron detenidas dos mujeres, María de, la Concepción Villagrasa

Camborena y María Paz Pérez Nieto, la primera de ellas funcionaría de la

Administración del Estado, al parecer adscrita al Ministerio de la Presidencia.

Reunión en Defensa

De la importancia de las detenciones da fe el hecho de que ayer por la tarde

tenia lugar una importante reunión en el Ministerio de Defensa. En torno a una

mesa se dieron cita el titular del Departamento, Alberto Oliart; el jefe del

Estado Mayor del Ejército (JEME), teniente general José Gabeiras Montero; el

capitán general de Madrid, teniente general Guillermo Quintana Lacaci, y el

recién designado director del Centro de Información Superior de la Defensa

(CESID), teniente coronel Alonso Manglano.

En medios militares se rumoreaba sobre las noticias que iban llegando, y parece

que se coincidía en descartar un posible golpe militar del estilo del 23-F. Se

apuntaba más a la posibilidad de una acción concreta, de un golpe de mano

aprovechando la celebración de la onomástica del Rey Don Juan Carlos.

Las detenciones_____

Francisco Laina, secretario de Seguridad del Estado, había ido acumulando

información y fue quien comunicó a Interior y Defensa el resultado de las

investigaciones. Como consecuencia de ellas, funcionarios de la Policía detenían

a los civiles, mientras el segundo jefe de Estado Mayor de la I Región Militar,

coronel Astilleros,, procedía a la detención preventiva de los dos coroneles y

el comandante.

Ayer por la mañana, a las siete, llegaban al Gobierno Militar de Madrid Ricardo

Garchitorena, Antonio Sicre y Ricardo Ynestríllas, donde comenzaron a prestar

declaración.

 

< Volver