Defensa y la Benemérita responden a la carta del procesado. 
 Tejero traicionó a la Guardia Civil     
 
 Diario 16.    14/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

El Ministerio de Defensa hizo pública ayer una nota en relación con la

publicación de una carta del teniente coronel Antonio Tejero, procesado por

rebelión, en la que se asegura que la actuación del

procesado va en contra de lo que ha sido y debe ser la razón de existir de la

Guardia Civil. Por su parte, la Dirección General del Cuerpo dio a conocer una

nota

Defensa y la Benemérita responden a la carta del procesado

Tejero traicionó a la Guardia Civil

Madrid — El impacto causado por la publicación de la carta del teniente coronel

Tejero en las páginas del diario «ABC», de Madrid, el sábado pasado, se ha

reflejado en la nota hecha pública por el ministerio de Defensa.

«El teniente coronel Tejero —dice la nota— se encuentra en situación de

procesado por un presunto delito de rebelión militar y actualmente en prisión

preventiva. Su actuación el día 23 de febrero va en contra de lo que ha sido y

debe ser la razón de existencia y la gloriosa tradición de la Guardia Civil,

desde que la fundara el duque de Ahumada: la defensa de la ley y el orden.

«Hoy esa ley es la Constitución, aceptada por la mayoría de los españoles.

Atentar contra ella supone romper la centenaria tradición de la Guardia Civil y

anteponer criterios personales a la disciplina de vida, base de toda conducta

militar. No se sirve a España atentando contra sus instituciones y

desobedeciendo, en el caso de un jefe militar, lo preceptuado en las reales

ordenanzas», añade el Ministerio de Defensa.

«El Ministerio de Defensa —concluye la nota— lamenta que un periódico como "ABC"

haya acogido en sus primeras páginas el artículo del teniente coronel Tejero y

no considera que el editorial publicado a continuación por el citado diario, que

acaba con una cita de las palabras del general norteamericano Ornar Bradley,

pueda disculpar lo que constituye un atentado más contra la disciplina y unidad

de las Fuerzas Armadas, de las que forma parte la Guardia Civil y que va en

menosprecio de la voluntad de la inmensa mayoría de los españoles, mayoría que

desea vivir en paz, bajo el imperio de la ley y de la justicia y condena toda

violencia que intente subvertir por la fuerza nuestro orden político y nuestras

instituciones.»

También la Benemérita

Por su parte, la Guardia Civil también se pronunció.

«La lectura de la carta del teniente coronel don Antonio Tejero Molina causa una

profunda tristeza a todo aquel que sabe que el sentimiento del honor obliga a

obrar siempre bien, llevando al militar al más exacto cumplimiento del deber.

Olvidando que las Fuerzas Armadas están al servicio del Estado, el citado

teniente coronel asume el mando de una fuerza que no le ha sido confiada, para

empeñarla en un acto contrario a las leyes», dice la nota de la Benemérita.

«Dice muy poco en su favor —continúa— el hablar mal y faltar al respeto a sus

superiores, a los que culpa de desmemoriados en el culto del valor, a la

dignidad, al honor, a la Patria, a su unidad y a su bandera. Su indisciplina,

manifestada de modo reitrativo, le lleva de desobediencia en desobediencia y,

por consecuencia, al incumplimiento de su deber.

Es muy doloroso que desde esta Dirección General se tenga que dar publicidad a

cuanto antecede, pero si se hace es en defensa de todos los componentes de la

Guardia Civil que, fieles cumplidoras de las órdenes y de los preceptos de las

Reales Ordenanzas de las Fuerzas Armadas, no necesitan lecciones de patriotismo

a través de artículos e periódicos, ya que sin protagonismos, sin alardes de

valor, sirven a España ocupando

voluntariamente aquellos destinos de mayor riesgo y práctica para mejor dar la

batalla al verdadero enemigo, deseando como único premio la íntima satisfacción

del deber cumplido, ya que ésta es la mayor recompensa a que pueda aspirar un

militar.»

Dos «Galaxias»

Por otra parte, un ministro de Calvo-Sotelo comentó el «shock» que le había

producido la lectura del panfleto de Tejero, al tiempo que en televisión

contemplaba el lanzamiento de la aeronave espacial «Columbia». El ministro-, que

no quiso dar su nombre, recordó con ironía la primera intentona de Tejero y dijo

que «eran dos "Galaxias", una, adentrados en el siglo XVIII y la otra ya en el

siglo XXI».

El ministro de Justicia, Francisco Fernández Ordó-ñez, ante la aprobación de la

ley de Defensa de la

Constitución comentó que se trataba de un «precedente muy gordo», mientras en

medios políticos se mira con estupor la desfachatez de ciertos elementos

golpistas.

El artículo de Tejero causó una gran indignación en el presidente Leopoldo

Calvo-Sotelo, quien se apresuró a llamar al ministro de Justicia para que se

remitiese la carta al fiscal, por si podía ser considerada constitutiva del

delito de apología a la rebelión militar.

 

< Volver