Autor: Contreras, Lorenzo. 
 Fraga - Areilza- Silva. 
 ¿Vísperas de una decisión?  :   
 Don José Solís podría aportar su ascendiente en el sindicalismo oficial. 
 Informaciones.    25/01/1975.  Páginas: 2. Párrafos: 16. 

¿VÍSPERAS DE UNA DECISIÓN?

DON JOSÉ SOLIS PODRIA APORTAR SU ASCENDIENTE EN EL SINDICALISMO OFICIAL

Por Lorenzo CONTRERAS

MADRID, 25. (INFORMACIONES.)—La estancia del señor Fraga en Madrid toca a su fin. La

persuasión de que el ex ministro «juega» a las asociaciones políticas integrándose en una gran formación

que contaría con las bendiciones de sectores muy influyentes, se ha abierto paso definitivo tras el discurso

que el interesado pronunció en el Club Siglo XXI. El ditirambo de Areilza en provecho del embajador ha

disipado ciertas dudas sobre la cristalización del entendimiento entre ambos. Resta todavía la duda de

Silva, que el próximo día 31 de los corrientes celebra un almuerzo con 50 personas de su «entourage».

La decisión que surja de este encuentro podría ampliar a tres la entente Fraga-Areilza, con lo cual todo

quedaría perfecto en el plano del inicial pronóstico.

Los «tácitos», con oficina abierta en la calle Santiago Bernabéu, ultiman hoy sus introspecciones de cara

a la situación. Probablemente van a nombrar una comisión gestora de cuatro o siete personas. Esta

comisión celebraría mañana domingo una entrevista con don Manuel Fraga, proyectando un contacto

posterior con el señor Areilza. En los planes del grupo no figura la conversación con don Federico Silva.

No se descarta la posibilidad de que en los próximos días «suene» el nombre de don José Solís. Circula en

este sentido un rumor según el cual el ex ministro ofrecería a la «gran coalición» su personal ascendiente

en los medios del sindicalismo oficial.

El señor Praga Iribarne, mientras tanto, no suelta prenda formal en relación con su programa, conocido a

escala de tercera versión de un borrador retocado. Los aspectos reformistas de dicho programa son, sin

embargo, indesmentibles, dentro de su timidez relativa. El hecho de que la «gran asociación» baraje el

nombre de «Reforma democrática», e incluso aspire a succionar —según versiones circuladas— al señor

Cantarero del Castillo, patrocinador de «Reforma Social Española», habla suficientemente sobre la

preocupación terminológica de los nuevos programadores.

El señor Fraga enriqueció ayer su colección de contactos. Más de una hora con don Alejandro Rodríguez

de Valcárcel, hora y media con don José Solís Ruiz, tiempos no precisados con los señores Utrera,

Areilza, Silva (con los dos últimos, hoy nueva sesión), almuerzo colectivo con los señores Fernández de

la Mora, Bohórquez, Fanjul, López Muñiz, Calvo Sotelo (don Leopoldo), Lavilla (subsecretario de

Industria y «tácito»), Alvarez de Toledo y López Majano, así como reuniones de trabajo con sus

colaboradores directos, dan idea de la capacidad laboral y ambulatoria del embajador de España en

Londres.

(Pasa a la última página.)

¿Vísperas de una decisión?

(Viene de la página primera)

No ha faltado en la agenda del señor Fraga una entrevista con don Leopoldo Stampa, presidente de

A.N.E.P.A., asociación que proyecta constituirse en «política» de modo formal (pues prácticamente

siempre lo fue). Don Manuel Fraga ha pertenecido a A.N.E.P.A. desde su creación Por cierto que ayer, en

Santander, el señor Stampa pronunció una conferencia sobre las líneas directrices de su grupo. El

conocido notario madrileño aprovechó la circunstancia para trazar un retrato-robot de un hipotético,

futuro presidente del Gobierno. «Las asociaciones —dijo— no pueden descuidar la búsqueda del estadista

que habría de regir, desde el timón del Gobierno, cara a la sucesión y después de ésta, con más acierto al

país, y que no podría ser otro que un estadista conocido, porque el tiempo no está para descubrir

incógnitas.» Este presidente, a juicio del señor Stampa, debería tener los siguientes rasgos:

— No encarnar aversiones de cierta extensión popular.

— Poseer oficio en el Poder, c o n c e pto más amplio subraya el notario— que el de Gobierno.

— Ser leal con el pasado y abierto hacia el futuro.

— Concitar en torno suyo a gentes organizadas.

— Tener talante abierto, simpático, comunicativo, fácil para la cercanía y el afecto.

— Ser buscado por las asociaciones, dentro o fuera de sus cuadros, y nunca servirse de ellas para su

propia promoción.

— No merecer la tacha cíe comprador de ambiciones.

OTRA VERSIÓN

Por su parte, la agencia Europa Press da otra versión de los contactos del embajador Fraga:

«Los ex ministros señores Praga y Silva Muñoz celebraron el viernes una entrevista para tratar del tema

del asociacionismo. La impresión facilitada a Europa Press el sábado por la mañana por círculos políticos

qiue siguen de cerca este aspecto de las asociaciones es que al menos de momento no debe hablarse de

"alianza Fraga. Areilza y Silva". En cualquier caso —añaden los mismos círculos— podría haber

"asociaciones paralelas" y quizá más adelante, a la vista del propio desarrollo de las asociaci o n e s, una

federación, pero, desde luego, no hay ninguna alianza.

Es cierto —continúa diciéndose— que ha habido personas que con la mejor voluntad han tratado por

todos los medios de que se llegase a esta alianza y que sus gestiones han sido muy laboriosas. Sin

embargo, tales gestiones no se puede decir que se hayan visto coronadas por el éxito y cuando falta tan

sólo una última reunión entre los tres políticos, la impresión más unánime es, efectivamente, que no hay

alianza y únicamente la posibilidad de «asociaciones paralelas». En líneas generales —se afirma por

último las aguas vuelven a su cauce.

 

< Volver