Autor: Gracia, Fernando. 
 La resaca del 20-N. 
 La farándula se queja del ruido y de las amenazas     
 
 Diario 16.    24/11/1981.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

22

LA RESACA DEL 20-N

24-noviembre-81/D¡ar¡o16

LA FARÁNDULA SE QUEJA DEL RUIDO Y DE LAS AMENAZAS

EVA LEÓN:

«No me han dejado dormir»

(1) He seguido muy poco el tema. La política es algo que no me interesa

demasiado y trato de obtener información a otros campos. La postura de

la ultraderecha en estos días la creo, a grandes rasgos, desfasada.

(2) Naturalmente que se debe autorizar, como se tienen que consentir

manifestaciones de izquierdas, del centro y de todo. Para eso somos

democráticos.

(3) Me ha molestado mucho el ruido. Vivo en la zona de la plaza de

España y no me han dejado dormir en dos noches. Que se reúnan cuando

quieran, pero calladitos.

VÍCTOR MANUEL:

«Aterrorizan al

pueblo»

(1) El hecho de que se reúna la gente, sea de la ideología que sea, me

parece muy válido. Lo que no me gusta es que lo hagan atemorizando al pueblo

en la forma en que lo hacen.

(2) Si continúa haciéndose en la fórmula empleada estos años, deberá

prohibirse. Para autorizarla en el 82 creo imprescindible que se garantice la

seguridad del resto de la población y el cumplimiento de todo lo dispuesto

por la autoridad como no sacar banderas a la calle ni uniformes

paramilita-´res.

(3) No me han perjudicado directamente en nada, claro que yo tampoco he

salido estos días más que lo imprescindible, con el. fin de no tener algún

tropiezo desafortunado.

LORETA TOVAR:

«Se lo pasan como enanos»

(1) Todos los partidos tienen derecho a venerar a sus ídolos. Me parece

que ellos han dado una nota de color estos días con sus banderas y sus

canciones.

(2) Siempre que no ocurran desgracias personales, muertos, heridos o

sangre, debe estar autorizada la concentración. Ellos se lo pasan como

enanos un día al año y no ha habido crónicas para las páginas de sucesos.

(3) No me han molestado para nada, aunque yo lo he visto todo desde,

lejos.

MASSIEL:

«Riesgo de infarto»

.(1) Lo tremendo de todo esto es la forma en que se utiliza a los niños. Yo he

sido testigo de cómo pandillas de diez y once años gritaban ¡Franco, Franco!

cuando no pueden saber ni de qué va. Si al menos los gritos fueran en favor de

Blas Pinar me parecería más acorde con la realidad.

(2) Somos democráticos y me parece correcto que se les permita reunirse

siempre que se cumplan unas normas de seguridad y tranquilidad para todos.

(3) Como no tengo mi vivienda en la plaza de Oriente, no me ha perjudicado

para nada, pero creo que podrían producir más de un infarto en la

calle al que se los encuentre de frente, con sus uniformes, sus

correajes y sus medallas empolvadas.

CONCHA VELASCO:

«Allá ellos con

sus ideas»

(1) Poco puedo opinar, puesto que no me he dado prácticamente cuenta de

nada. Sólo he visto fuera de lo habitual muchos coches con banderas

españolas y ruido de bocinas.

(2) Si somos democráticos, claro que debe continuarse autorizando en

la plaza calle o lugar que sea.

(3) No me ha perjudicado para nada. Allá ellos con su fiesta sus ideales y

sus ideas.

MARÍA JOSÉ PRENDES:

«Protagonismo desfasado»

(1) Lo más preocupante de todo para mí es la inclinación que se empieza a

notar de un retorno a las derechas. Hay una manifiesta moderación hasta en

la forma de expresarse de los más radicales izquierdistas. Por otra parte,

los medios de difusión, incluida televisión, le han dado un protagonismo a la

jornada totalmente desfasado.

(2) La democratización no puede permitirse el prohibir una manifestación.

En todo caso, ser mas severos en cuanto a las normas a seguir. Que las derechas

se reúnan me parece tan válido como el que lo hagan las izquierdas.

(3) No, puesto que he estado en casa con una pierna escayolada, pero creo que

ha habido algún que otro atasco en el tráfico.

JOSÉ MARÍA RODERO:

«Un reflejo de

añoranzas»

(1) Me parece que estos días han sido un vivo reflejo de añoranzas que

siempre hay que tener en cuenta. Lo único que creo es que esta gente anda

un poco desfasada.

(2) Sí, rotundamente, las libertades son para todos y en eso debe

basarse, precisamente, la democracia. Lo único que controlaría es el que no se

perturbara para nada la tranquilidad ciudadana.

(3) No me ha perjudicado directamente en nada. En todo caso, en la

intranquilidad que siempre representan los tumultos callejeros. El balance final

ha sido normal, sin heridos ni accidentes que destacar.

Una serie de personajes del mundo del espectáculo, con resultados con tres

preguntas iguales para todos, dan su visión de lo que ha sido para ellos el 20-

N. Mucho ruido y pocas nueces en la mayoría de los casos y pocas salidas y más

casa durante el fin de semana para evitar tropiezos. Coinciden en que la

«fiesta» debe autorizarse con condiciones en años venideros.

(1) ¿Cuál es su opinión de todo lo sucedido en relación al 20-N en este fin

de semana?

(2) ¿Considera que se debe continuar autorizando esta manifestación en años

venideros?

(3) ¿Le han perjudicado de alguna forma estas manifestaciones?

 

< Volver