El sumario filtrado     
 
 El País.    02/05/1981.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El sumario filtrado

La fotografía que publicamos muestra los folios del sumario correspondiente a la

intentona golpista del 23 de febrero, que fueron sustraídos hace más de dos

semanas y filtrados a la Prensa, según todos los indicios, por personas que en

su día pertenecieron a los servicios secretos del que fue presidente del

Gobierno franquista, almirante Carrero Blanco.

La primera noticia que trascendió de la filtración se produjo cuando el

presidente de la agencia Europa Press, José Mario Armero, receptor del

documento, así lo comentó durante una cena de editores y directores de

periódicos con el secretario de Estado para la Información, en Madrid, el pasado

14 de abrill. A partir de aquella noche numerosos diarios y revistas pudieron

agenciarse igualmente copias de los dieciocho folios del sumario en los que el

teniente coronel Tejero trataba de exculparse en su actitud aduciendo que el

general Armada, jefe de la conspiración, insistió en todo momento en que el

golpe fallido se hacía con los auspicios y bajo la inspiración del Rey.

Presiones gubernamentales

Durante las dos últimas semanas fueron frecuentes las presiones del Gobierno y

de otras instituciones para la no publicación del texto, pero no se abrió, que

se sepa, investigación alguna sobre la identidad de los funcionarios que habían

filtrado el material. En la agencia Europa Press se guardaron rigurosas medidas

de seguridad en torno al texto, que posteriormente fue facilitado por el

presidente de la misma entidad al de la empresa Diario 16. Este periódico

decidió facilitar copias del texto a los diarios de la cadena Colpisa y fue el

primero en publicar una parte del contenido del sumario, negando, sin embargo,

que el relato que bajo el título de «La conspiración» comenzó a aparecer en sus

páginas el pasado jueves tuviera que ver con los folios escamoteados de las

oficinas del juez militar.

El diario había renunciado a la primicia de dar el texto en exclusiva, sin duda,

temeroso de las consecuencias políticas, y trató de buscar un arropo mediante la

inserción del mismo texto por los diarios de la referida cadena. Gestiones

realizadas por el Gobierno en algunas provincias evitaron, sin embargo, que

nadie, salvo Diario 16, publicara el primer capítulo de la serie, y nuestro

colega fue retenido ilegal y arbitrariamente por el Gobierno en la mañana del

jueves durante algunas horas.

Ayer, EL PAÍS publicó el contenido de los folios del sumario que habían sido

filtrados, mientras nuestros colegas continuaban su relato en capítulos,

eliminando de´sus referencias toda alusión al Rey o a la Reina en las

declaraciones de Tejero y todo intento de éste de involucrar a las más altas

magistraturas del Estado en la conspiración.

Los observadores políticos coinciden en señalar que, aunque, sin duda, Diario 16

operó de buena fe, en el origen de la filtración existe una maniobra de

intoxicación informativa por parte de sectores afines a los golpistas. Sorprende

por lo demás la insistencia de nuestros colegas en recalcar que sus

informaciones no proceden del sumario, cuando es obvio que en ellas figuran

párrafos textuales del mismo, y el intento de explotación comercial de la

operación distribuyendo en tres capítulos una información de ese género.

 

< Volver