Autor: Urbano, Pilar. 
   De cuando la Prensa dio el susto     
 
 ABC.    03/05/1981.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

8 ABC

NACIONAL

Hilo directo

De cuando la Prensa dio el susto

Ha sido el glorioso y maldito «cuarto poder», ha sido «la Prensa», quien ha roto

el cable de tensión, militares versus políticos, políticos versus militares, que

venía amordazando hasta hacerlo irrespirable, en los últimos días, el clima

político y social. Y lo ha roto desenterrando la conspiración que precedió al

«golpe»; aireando hechos palpitantes que, entre unos y otros, sé empeñaban en

sepultar bajo tierra de tiempo y olvido. No ha sido un desafío contra nadie, ha

sido el legítimo ejercicio de «informar de lo que pasa». Y acto seguido, los

vértices de los poderes se han estremecido.

A la publicación de la «versión Tejero» de los hechos del pregolpe y el golpe se

ha sumado el artículo «¡Ahora que no está el Rey, es la gran ocasión!», de «El

Alcázar». Y en riesgo de bamboleo, los más altos mimbres de la nación. Eso será

«legítimo»..., pero no es prudente. Porque la Prensa, que cuando es libre es

«poder, si desoye las más elementales prudencias, deviene desestabilizadora. Yo,

al menos, opino así. Autolimitar las fuerzas es signo de potencia y de imperio.

Pero la contundencia sin control es... fuerza bruta.

La reacción militar, visible, fue reforzar vigilancias en centros neurálgicos de

Madrid y denegar permisos de salidas a jefes y oficiales de todas las unidades

de la División Acorazada Brúñete desde la noche del jueves, 30.

La reacción civil, visible, un apresurado «consejillo» del presidente con seis

ministros, sin minuta conocida de temas; y a la que el titular de Justicia,

Ordóñez, se refirió, aun en el porche de la Moncloa, como de «absolutamente

normal... sin que haya sido motivada por hechos recientes», «se ha hablado de

diversos temas de política nacional...». Nada, Pero no parece tan normal la

convocatoria de un «consejillo» en día festivo (1 de mayo) que, por otra parte,

obligó al presidente a aplazar, para otra fecha, su entrevista ya fijada con el

líder aliancista Fraga.

En Presidencia del Gobierno, rumores persistentes de que «se ha pedido la cabeza

de Rosón». Según unos «por la orden de secuestro del "Diario 16", el jueves»;

según otros, «por no haber impedido la publicación del sumario .-Tejero»..., y

aun según alguno, «porque Roson ya está muy tocado del ala..., sabe

demasiado..., se siente incómodo...; él mismo desea salir del Gobierno». Es

posible que Rosón —que, en justicia, es el ministro «ogro» de terroristas,

espada de Damocles para a ETA y «gran desmantelados de comandos, como se le

llama— siga en el Gabinete. Pero también es posible que su caída sea «una

entrega política», registro para que don Leopoldo «haga al fin el Gobierno que

la situación demanda y que su "cuerpo" le pide». Es posible...

De su viaje «privado» a Portugal yo deduzco dos claves de interés: pulsar sobre

el terreno el invento de la alianza electoral centro-derecha... por si nos sirve

aquí, y despejar nubéculas de malestar en el Gobierno luso por nuestro ánimo de

ingreso en la OTAN: se ha inquietado el general Ramalhó Eanes por el posible

debilitamiento de su importancia defensiva atlántica si España se otaniza.

Pero hablaba antes de la reacción política, visible. Y ahí incrusto dos

conversaciones consecutivas de don Leopoldo el jueves, 30: Con Su Majestad el

Rey «bastante tiempo», en Barajas. Preceptivo, por otra parte. Y con Felipe

González, en Moncloa. Cauto fue el líder socialista al «explicarse» después.

Ustedes lo verían en sus televisores. Del tema crujiente, ni una palabra.

Pasemos a otro capítulo. «Conversas» políticas de distintos ranchos. Me aseguran

y

easeguran los contactos Ordóñez-Tamames ;con otros personajes: los socialistas

«sui géteris» Alonso Puerta y Raúl Morodo y el socialdemócrata Luis G. Seara. Y,

al fondo..., un horizonte de fuerte chequera: Banco Urquijo.

Los clubs liberales de Antonio Garrigues «y me opondré absolutamente a que se

intenten convertir en un partido político» por toda la geografía provinciana.

Podrían ser, bucolismo cultural aparte «... nuestra primera misión es definir,

¿qué es lo liberal?... y tratar de influir en el cambio de una sociedad

dogmática a otra no dogmática» , ateneos de cultivo de esa cara orquídea llamada

«voto»... para el mejor ofertante en su día. Lo que no está claro, porque se lo

pregunté a AGW y se me fue por las ramas, es si cara a los próximos comicios

bailará con-sin-contra Calvo-Sotelo. Por lo pronto, del desmadre de «las crías»,

jj, de UCD, AGW puede llevarse el gato al agua: hay seis mil cuatrocientos

militantes juveniles de marca «liberal joaquingarriguista» que al menor guiño

del hermano se pasarían con sus joyas, sus chuchos y sus pieles a las moquetas

de los clubs-AGW, Y él lo sabe. Y Merigó y Punset y Chimo Muñoz Peyrats y

Jiménez Blanco..., hombres todos de UCD, lo saben también.

Aun otra saga de «conversas» Fraga-Kirk-patrick-Verstrynge han hablado de esa

coalición electoral «centro-derecha», «mayoría natural» "o «estrategia

antisocialista» con Landelino Lavilla, Osear Alzaga, Miguel Herrero de Miñón,

Emilio Attard... «y con el propio Leopoldo ha hablado Fraga ya varias veces;

coinciden en mucho y hay una buena base de afinidades», me comentó Guillermo

Kirkpatrick la otra noche, en una cena de empresarios liberales, Club

Financiero, donde, ¡gracias a Dios!, nadie habló del «golpe» en dos horas y

media.

Con todo, y pensando en el poster electoral «a cuatro rostros», es muy posible

que, junto a la tripleta Leopoldo-Lande-lino/AGW, no apareciese al final la

testa indomable de Manuel Fraga, sino la más afable y descomprometida de Alfonso

Osorio. Y enjareto aquí, para terminar, dos comentarios oídos «chez

lessocialistes»: «Si de verdad cuaja la coalición centro-derecha, nosotros lo

vamos a tener duro...», «Fraga es un hombre que,´portentosamente sigue vendiendo

"seguridad" no sólo al votante, sino... a los banqueros; ¡tiene arrastre para

los créditos!»

. ¡Ah!, el descalabro financiero que ha de «desentuer-tar» Blas Camacho Zancada

en UCD no es para describirlo: aparte los cuatro mil millones de deuda vieja, me

entero que «para pagar este mes a los secretarios del partido se las ven y se

las desean». Tendremos que abrir una colecta, bajo aquel «slogan» oral del

Congreso de Palma: «¡Chicos, hay que evitar a todo trance que la ucedé se

rompa!». ¿Y si se rompe?... ¡Tranquilos! Al fin y al cabo, don Leopoldo fue el

mago que desde un despacho de la calle Serrano supo sumar manos, cartagineses,

tirios y troyanos... y sacar esa extraña marca llamada UCD... sin descomponer su

esfinge Pilar URBANO.

 

< Volver