Las 18 horas más largas de la democracia. 
 Tejero, detenido en la Dirección General de la Guardia Civil     
 
 Ya.    25/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Tejero, detenido en la Dirección General de la Guardia Civil

El teniente coronel Antonio Tejero puede sufrir una pena de hasta treinta años

de reclusión si el tribunal que le juzgue estima que es culpable de rebelión en

grado máximo, según han confirmado medios militares. El trámite legal que recae

sobre él desde este momento es el siguiente: permanecerá sujeto a arresto

provisional hasta el nombramiento del juez que instruya directamente la causa

por la que habrá de ser sometido a juicio. Si fuera encontrado máximo culpable,

el Código de Justicia Militar, en su artículo 286 número 1, fija la aplicación

de la pena de muerte. Como ésta ha sido suprimida en España, se sustituiría por

treinta años de reclusión.

A reserva de lo que decida la autoridad judicial, el teniente coronel Tejero se

declaró ayer máximo y único responsable de la intentona de golpe de Estado. El

general Sáenz de Santamaría confirmó posteriormente que los guardias civiles

participantes en la acción no sabían cuál era su misión, y creían que iban a

liberar al Congreso de un ataque de Eta (político-militar). Los números

pertenecen a la segunda compañía del Parque de Automovilismo del Sector de

Tranco de la Guardia Civil, situado en la calle de Príncipe de Vergara. Tejero

frecuento en los últimos días este parque, y es muy conocido en el

acuartelamiento.

El teniente coronel Tejero, inmediatameríte después de su rendición, fue

trasladado a la Dirección General de la Guardia Civil, sita en la calle de

Guzmán el Bueno. Sin embargo, las condiciones establecidas para su rendición

establecían que el oficial golpista se entregaría al director general de la

Guardia Civil, general Aramburu Topete, en el acuartelamiento de El Pardo, con

ausencia total de periodistas y fotógrafos.

Por su parte, la totalidad de los guardias civiles que participaron en los

sucesos del Congreso fueron conducidos ayer en seis autobuses al colegio de

guardias´ jóvenes Duque de Ahumada, situado en Valdemoro (Madrid). A primeras

horas de la tarde de ayer los números detenidos permanecían todavía dentro de

los autobuses en el interior del Colegio. Los autobuses fueron escoltados desde

Madrid por motoristas y vehículos del propio Cuerpo de la Guardia Civil.

Liberación de los diputados

La liberación de los diputados y miembros del ejecutivo retenidos por las

fuerzas de la Guardia Civil se produjo exactamente a las 11,58 horas de ayer,

cuando el presidente del Congreso de los Diputados, Landelino Lavilla, anunció:

«La Mesa ordena la salida, señor teniente coronel.» Landelino Lavilla fue

ordenando a intervalos de un minuto la fila que debía abandonar la Cámara.

Cuando estaba terminando la evacuación, el presidente del Congreso comunicó

impertérrito que «mañana (por hoy miércoles) habrá Mesa a las nueve y media,

junta de portavoces a las doce y pleno a las cuatro y media de la tarde».

Para que el feliz desenlace se produjera fueron necesarias largas horas de

negociaciones, que se iniciaron prácticamente en el mismo momento en que el Rey

leyó su comunicado a la nación, según han confirmado a YA fuentes competentes

del Ministerio de Defensa. Cuando quedó claro el alcance restringido del golpe,

las autoridades militares comenzaron a buscar el hombre idóneo quepudiese

negociar la liberación de los rehenes con el teniente coronel Tejero.

Los hombres clave de la negociación fueron el director general de la Guardia

Civil, general Aramburu Topete; el segundo jefe del Estado Mayor de la Armada,

Alfonso Armada, y el general Sáenz de Santamaría, que mantuvieron conversaciones

con el teniente coronel Tejero. En una de ellas Tejero lanzó una propuesta, que

fue rechazada, de crear una junta militar y aprobar un decreto para disolver las

Cortes.

Según el teniente coronel golpista, la junta serviría para erradicar el

terrorismo y en la misma debería estar Miláns del Bosch y otro general, llamado

Fajardo, que se encuentra fuera de Madrid.

 

< Volver