Las 18 horas más largas de la democracia. 
 Ríndete, papá, te han dejado solo", le dijo a su hija     
 
 Ya.    25/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

«Ríndete, papá, te han dejado solo», le dijo su hija

El Gobierno tiene grabadas conversaciones del teniente coronel Tejero con un

general de Valencia y con su propia familia. En esta última comunicación, una

hija de Tejero rogó a su padre que abandonase y volviese a casa. «Papá, te han

dejado solo. Incluso tus dos amigos te han abandonado:», le dijo su hija.

El proceso de negociaciones para liberar a los diputados y ministros fue

distendido, según han confirmado fuentes solventes. La Junta de Jefes del Estado

Mayor aceptó las condiciones propuestas por Tejero y el capitán de navio Camilo

Menendez, que se unió a los guardias civiles asaltantes del Congreso el lunes

por la tarde, tras el golpe. Una vez ultimado el proceso de rendición, Antonio

Tejero y Camilo Menendez solicitaron ser conducidos en un mismo coche a la

División Acorazada número 1 Brúñete.

A las doce y ocho minutos, el hombre clave de la negociación, general Aramburu

Topete, se encontraba en el interior del Congreso, controlando el desarrollo de

la operación y en espera de recibir la rendición del teniente coronel Tejero.

Este se dirigió al último diputado socialista que abandonaba el lugar con las

siguientes palabras: «Usted salga tranquilo, que aquí no pasa nada. Lo único que

sé es que yo voy a pechar, a partir de ahora, con treinta o cuarenta años de

cárcel.»

A las doce y veinticinco minutos, el teniente coronel Tejero se entregó al

director general de la Guardia Civil, en presencia del segundo jefe del Estado

Mayor del Ejército, general Alfonso Armada, otro de los hombres clave de la

negociación. Tejero salió detrás de los números de la Guardia Civil que todavía

permanecían en el Congreso, algunos de los cuales lloraban.

Hay que señalar que con anterioridad al desenlace feliz de la negociación, unos

cincuenta guardias civiles

escaparon del Congreso de los Diputados por varias ventanas. En aquellos

momentos se tenía ya prácticamente la certeza de que las negociaciones habían

sido positivas! esperanza que se confirmó poco después con Ja llegada de los

motoristas de escolta y coches oficiales para recoger a los ministros y

personalidades.

El general Aramburu Topete declaró, una vez solucionado el conflicto: «Me siento

muy satisfecho de cómo ha terminado todo esto, pero como director de la Guardia

Civil no me puedo sentir satisfecho del comportamiento de estos hombres. Son

guardias, y por eso lo siento mucho.»

Por su parte, el general Sáenz de Santamaría declaró que ha habido momentos muy

difíciles, con 350 rehenes, «aunque en ninzún momento creímos que se nos fuera a

escapar de la mano». No quiso declarar nada sobre la actitud adoptada por el

teniente general Miláns del Bosch. Sobre la postura.que-adoptaría el Gobierno

respecto de este último afirmó que eso era una decisión política, que compete al

Consejo de Ministros.

LOS PADRES DE TEJERO: «NO HACEMOS MAS QUE LLORAR.»— «No hacemos otra cosa más

que llorar. Parece que no estamos en este mundo. Recordamos aquellos tiempos

felices, cuando teníamos a nuestros hijos de corta edad» —ha declarado, desde

Málaga, Antonio Tejero Camacho, maestro nacional y adre del teniente coronel que

protagonizó el asalto al congreso.

Tiene setenta y cinco años, está jubilado y se encuentra delicado de salud. Vive

en Málaga con su esposa.

 

< Volver