Autor: Delgado Carrero, José. 
 Jordi Pujol. 
 Suárez vio que iba en serio la reivindicación catalana de autonomía  :   
 Por eso recibió a Tarradellas, aunque quizá también fuera para restar protagonismo a los socialistas. 
 Pueblo.    11/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Jordi Pujol

"SUAREZ VIO QUE IBA EN SERIO

(la reivindicación catalana de autonomia)

Por eso recibió a Tarradellas, aunque quizá también fuera para restar protagonismo a los socialistas

BARCELONA. .(PUEBLO, por J. D. C.)—Jordi Pujol, líder del Pacte Democràtic, ha declarado que,

aunque muchos atribuyen el consentimiento de Suárez y del Rey dte recibir a, Tarradellas a un deseo de

frenar el protagonismo de los spcialistets, él piensa que lo que pasa es que, finalmente, Suárez ha llegado

a la conclusión de que la reivindicación autonómica catalana va en serio. Las elecciones le ayudaron a

verlo así. También el mal resultado de la Unión de Centro Democrático en Cataluña, (16,5 por 100, contra

casi el cuarenta por ciento en el resto de España). «En cualquier casó, si la explicación fuese realmente

este deseo de frenar el P. S. C.-P. S. O. E., debo decir que, en un cierto sentido, esto no sería un problema

sólo de los socialistas, sino de todos los partidos y del propio Tarradellas. No podríamos permitir que

Suárez nos enfrentase los unos a los otros, o que intentase burlar la expresión de la voluntad popular a

través de Tarradellas, y el presidente de la Generalitat tampoco no lo permitiría.»

Sobre si es cierto que los parlamentarios catalanes, y, concretamente, el señor Pujol, pusieron condiciónes

a las negociaciones de Tarradellas, aclara que los parlamentarios no pusieron condiciones ni él tampoco,

lo qué sucedió es que Raventós nos transmitió el deseo del presidente de conocer nuestra opinión acerca

de la negociación, y yo dije, y esta fórmula fue aceptada por el resto, que toda solución debía comportar,

por lo menos, tres aspectos: reconocer el derecho de Cataluña a la autonomía y que este reconocimiento

se plasmara en un organismo transitorio, que se llamase Generalitat; que este primer acuerdo no

hipotecase la futura negociación del estatuto definitivo, que debe ser hecho por los parlamentarios, y que

este acuerdo fuese propuesto y aceptado claramente por el presidente Tarradellas.

Acerca de que los hombres del Pacte Democràtic se manifestaron contrarios a la presencia de

representantes de Unión de Centro Democrático en la comisión que va a negociar conjuntamente con • el

presidente Tarradellas, el señor Pujol dice que no es exactamente así, aunque es cierto que, no les gusta,

ya que la U. C. D. tiene un jefe que se llama Suárez —del cual fuimos de los primeros en señalar su

habilidad y audacia, ya en julio y agosto del 76— y es precisamente con Suárez y sus hombres con los

que debemos discutir el estatuto, y ahora el órgano y el período de transición. En estas condiciones resulta

un contrasentido ´que elaboremos nuestra estrategia en presencia, precisamente, de hombres que deben

fidelidad política justamente a Suárez. No es deben fidelidad política justamente a Suárez. No es plantea,

sino el de la presencia de un partido a ambos lados de la mesa de negociación.

 

< Volver