Autor: Espín, Manuel. 
 Josep María Riera (PSUC). 
 Voto a los dieciocho años, cueste lo que cueste     
 
 Pueblo.    22/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

LOS JÓVENES POLÍTICOS

El rejuvenecimiento biológico >te la* nuevas .Cortas esindiscutible.

Junto a las caras de tes «viejos»´políticos resaltan las imágenes, hasta hace poco tiempo desconocidas, d»

un grupo de jóvenes españoles que dasde el Parlamento van a hacerse «otar con su voz y su voto en e!

gran debat» nacional que ahora se inicia. Representan a la totalidad del electorado qua los ha llevado a la

Cámara, pero también representan a un amplio sector social —la juventud—, deseoso de participar a

todos los niveles en la elección de un futuro colectivo que les pertenece más que a nadie.

Aunque un sector de jóvenes entre los dieciocho y los veintiún años aún na tien» w voto, otras voces

pretenderán llevar está primera reivindicación de los más jóvenes a las Cortes. En esta breve serie d»

conversaciones con jóvenas político* que se sientan en las Cámaras se pretende un primer contacte

con esas nu«vas caras de !as que poco se subí, y recoger, entre otras, sus opiniones sobré !a problemática

>t« más de la tercera parte que son los jóvenes españoles, sobre su ambiente y su circunstancia persoga!.

JOSEP JMARIA HIERA (PSUC)

"Voto a los dieciocho años"

CUESTE LO QUE CUESTE"

MADRID. (PUEBLO, por Manuel ESPIN.)

«Creo que el primer dia tendremos que ir a las Cortes uniformados para, la inauguración soleóme de la

Legislatura, pero en las sesiones siguientes espero que cada cual pueda acudir vestido tai y como lo haría

en su trabajo habitual», comentaba Josep María Riera, veinticinco años, diputado por Barcelona del

Partido Socialista Unificado de Cataluña y secretario general de las Juventudes Comunistas de Cataluña.

«He nacido en Sabadell, en una familia de pequeños comerciantes que no poseían una clara definición

política. Mi vocación por los asuntos públicos comienza alrede d o r de mil novecientos setenta,

especialmente con el pro-* ceso de Burgos, que mañizo interesarme por ¡os problemas del país. Mis

primeras actividades tuvieron por marco el movimiento juvenil de Sabadell, y hasta el año mil

novecientos setenta y tres no ingresé en lag Juventudes del PSUC. Este ingreso lo hicimos a la vez veinte

amigos de un grupo juvenil de Sabadell. En el año mil novecientos setenta y cuatro me eligieron para el

secretariado político de ´las Juventudes. A partir de aquí participé en el Comité Ejecutivo, y por último fui

elegido secretario de las Juventudes del PSUC.»

Josep María Riera está casado desde hace unos pocos meses.

«En los últimos tiempos la política me ha robado mucho tiempo. Empecé a estudiar Historia Moderna y

Contemporánea en la Universidad, pero lo tuve que dejar en tercero por los problemas del tiempo. Que lo

acabe o no estará en función de las horas que me queden libres con el trabajo de las Cortes.» •—;¿Cree

que existe una problemática global de a juventud española o habría que desglosar entre una problemática

especifica de la juventud agrícola y la industrial,, otra de la estudiantil y otra de la trabajadora, y así todas

las variedades que se quieran hacer?

—Evidentemente pienso que cada grupo juvenil tiene una problemática en función de su situación social

o de la localización geográfica. Por otra parte, creo que la actividad misma de la juventud no es

homogénea en todo el Estado. En Cataluña hay mucha más tradición asociativa que en el resto del país y

esto se refleja especialmente en la juventud. La presencia de la juventud en todas las actividades es muy

importante, especialmente en la política. Para poner un ejemplo1 hay que darse cuenta del valor que

encierra una manifestación,´ como la de los festivales de Canet, hecho que difícilmente se repite en otras

provincias.

—Pero, sin embargo, hay unas cuestiones que son comunes a todos los jóvenés.

—Sí, claro que sí. Lo más fundamental me parece que es acabar con la marginación de la jur-ventud. Por

eso, la reivindicación de la mayoría de edad a los dieciocho años y el voto a esa edad me parece

trascendental. Pero esto no es suficiente. Hay que arbitrar algún sistema para ejercer una participación y

un control de La juventud en todos aquellos temas que afectan a los jóvenes; como, por ejemplo, el de los

sindicatos estudiantiles, la vida municipal, el deporte, las actividades culturales, etcétera. Como partido,

tenemos una propuesta para llevar adelante unos consejos municipales de la juventud, a través de los

cuales poder manifestarnos y participar en todas aquellas cuestiones que nos afectan, que son

muchísimas.

—¿Le parece suficiente una. Subsecretaría de la Juventud?

—Para mí lo más urgente es la reivindicación de la mayoría dé edad. Cueste lo que cueste, hay que

conseguir ej voto a los dieciocho años para las próximas elecciones municipales, no sea que por

problemas técnicos, o por problemas de censo a última hora, estos jóvenes se queden sin votar. Por ,eso,

repito, esta cuestión hay que plantearla desde el primer día en las Cortes. Pero además hay que llevar

adelante una democratización de las instituciones para saber el papel que se le va a dar a la participación

de la juventud en los asuntos sociales y políticos. Una Subsecretaría de Familia, Juventud y Deporte no

me parece suficiente; la problemática de la familia o de la juventud es mucho más importante como para

aglutinarla con otras cuestiones. Por otro lado, el deporte es un tema que no sólo afecta a la juventud, sino

a toda la población, lo cuál significa que agrupar estos tres campos tan amplios equivale un poco a

limitarlos excesivamente. Pero quizá también me parece un poco excesivo un Ministerio de la Juventud.

Lo que hace falta es que la juventud tenga voz y voto.

—¿Cómo, justificaría´ el éxito electora] del PSUC respecto a los porcentajes obtenidos por el PCE en

otras regiones?

—Pienso que el PSUC ha tenido mejor fortuna al «salir a, la superficie» en Cataluña que el PCE en las

otras provincias. El PSUC ha llegado a capas no solamente obreras, sino a sectores no obreros, que se

identifican con el mundo del trabajo y aspiran a una democratización total en el sentido político,

económico y social. Por otra parte, el PSUC ha asumido las cuestiones nacionales de Cataluña y ha

integrado a la población nacida lejos de Cataluña, pero que vive y trabaja en Cataluña y se siente

identificada con nuestro pueblo.

—¿Cuál- és, el socialismo que puede interesar a la juventud española de hoy?

—Yo creo que a la juventud ^ le atrae un proyecto de sociedad socialista o eurocomunista, pero una

sociedad socialista en la que la libertad tenga un papel importantísimo, un socialismo que no reste

creatividad, sino q u e la impulse. ¿Cómo iba a interesar a la juventud otra clase de proyecto social que no

tu viera en cuenta esa libertad en todos los aspectos •—comenzando por las libertades individuales—, si

ha venido luchando por ella? Este proyecto socialista lo entendemos como un movimiento general y

abierto de confluencia de muchas fuerzas democráticas y progresistas.

 

< Volver