Fraga Iribarne a los periodistas. 
 La monarquía formará parte de un proceso de democratización en España  :   
 Nuestro embajador en Londres cree que la ley de Prensa fue un buen comienzo para el cambio que hoy experimenta el país. 
 ABC.    08/12/1974.  Página: 41-42. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

8 DE DICIEMBRE DE 1974. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 41.

FRAGA IRIBARNE, A LOS PERIODISTAS

«LA MONARQUÍA FORMARA PARTE DE UN PROCESO DE DEMOCRATIZACIÓN EN

ESPAÑA»

Nuestro embajador en Londres cree que la ley de Prensa fue un buen comienzo para el cambio que hoy

experimenta el país

«NO SOY PARTIDARIO DE ESTRUCTURAS FEDERALISTAS, SINO DEL ESTADO UNITARIO»,

MANIFESTÓ TAMBIÉN

Barcelona 7. «Creo que la institución de la Monarquía en España formará parte de un proceso de

democratización, ya que su existencia presupone la existencia de diferentes opciones políticas y es un

elemento de orden, fuerte e imponente, en el desarrollo político de una sociedad», contestó a un neriodista

el embajador de España en Londres, don Manuel Fraga Iribarne, en una rueda de Prensa celebrada en

Barcelona.

La rueda de Prensa comenzó con una pregunta sobre el cese de don Pío Cabanillas, a la que el embajador

Fraga respondió que conocía muy bien la personalidad del señor Cabanillas y que le calificaba de «un

excelente ministro de Información y Turismo».

El embajador se definió, en una breve introducción, como un hombre de Estado que experimentaba «una

gran satisfacción por volver a estar de nuevo con mis viejos amigos de la Prensa». Inmediatamente se

pasó a un análisis de la Ley de Prensa, formulada en su momento por Fraga Iribarne, que él mismo

definió como «un ejemplo de las reformas políticas que hubo que hacer en el país en su momento».

«Todas las reformas políticas —especificó el señor Fraga— tienen que ver unas con otras. La Ley de

Prensa fue un buen comienzo de este capítulo de reformas políticas. Pienso que si un país tiende a

desarrollarse políticamente, debe hacer funcionar mejor sus instituciones, ampliar la gama de las

opciones, es decir, institucionalizar mejor y abordar un proceso de democratización, o sea de

participación más numerosa de la gente en los problemas públicos. Es necesario que alguien plantee las

opciones, aunque este número sea mínimo. En este sentido es donde creo que la Ley de Prensa se

encadena con el proceso de cambio que experimenta actualmente el país y que, además, fue un buen

comienzo. Porque, para mí. la Ley de Prensa fue sólo el inicio de una serie de reformas.»

EL PAÍS PUEDE PERMITIRSE IR HACIA EL CENTRO

Interpelado sobre su definición política como hombre de centro, el ex ministro contestó a los periodistas:

«Entiendo que las condiciones de una vida política civilizada se dan en los países cuyos habitantes

tienden a polarizarse en el centro y no en los extremos. Si España tiene posibilidades ahora de usar de una

dialéctica, superando la imagen de vencedores y vencidos, hay que orientar de antemano las actitudes

políticas y las gentes hacia el centro. Quiero indicar también que un país que ha ido hacia el desarrollo

puede permitirse ir hacia el centro. Por lo que a mí respecta, refiriéndome "concretamente a las

asociaciones, de las que no voy a hacer una manifestación, porque en diplomacia nunca se debe juzgar un

texto que se conozca, estoy a favor de utilizar cualquier cauce. Y el que aborde la teoría del centro no

quiere decir que yo funde una asociación o forme parte de otra en la que esté incluida esta palabra. Eso

sería mi actitud política personal.»

Después de hacer pública confesión de que su futuro político dependería de las circunstancias y de que

siempre había procurado cumplir con su deber, el señor Fraga Iribarne especificó que la política se

definiría mejor como una vocación que como una profesión, y que, en este sentido, él siempre había sido

un hombre político.

Preguntado nuevamente sobre la ley de Prensa y si se le podrían introducir algunas modificaciones. el

trabajador respondió: «Sor partidario de que se ensanche lo más que se pueda; sin embargo, como hombre

de Estado creo que la embocadura de la actual ley de Prensa es suficiente para la actual embocadura del

país. Por ello, pienso que, antes de efectuar nuevas ampliaciones en esta ley, había que traba.jar en otros

sectores de la vida pública nacional que aún deben ser avanzadas. Y todo esto lo digo con la salvedad de

que desde que me aparté del Ministerio de Información y Turismo nunca he efectuado manifestaciones

sobre Prensa-ley.»

«Es un problema de lógica y puramente dialéctico —manifestó también el señor Fraga— el que la

existencia de futuros partidos políticos en España suponga la desintegración del Régimen. Simplemente,

considero que las asociaciones políticas van a formar parte de la vida del país y contribuir a su desarrollo.

Y con ello me conformo. Ya en 1969 dije que consideraba un error no comenzar las reformas

institucionales con aquel primer proyecto de asociacionismo político.»

REGIONALISMO, DENTRO DE UN ESTADO UNITARIO

Ante las preguntas sobre la problemática catalana, el catedrático de Ciencias Políticas respondió que creía

en el hecho regional, sociológicamente importante, que no se puede negar, «No soy, sin embargo,

partidario de estructuras federalistas, sino partidario del Estado unitario. Pero creo que en él caben

fórmulas regionalistas. Porque, por otra parte, el tratamiento indiscriminado del problema regionalista

puede producir graves trastornos en el país, como ya ocurrió en los momentos previos a la guerra civil.»

Refiriéndose a la imagen de España en Inglaterra, el embajador Fraga señaló que, por lo general, la

Prensa inglesa había sido bastante objetiva en el tratamiento y desarrollo de los últimos acontecimientos

políticos españoles. Sobre Gibraltar precisó que «se ha logrado romper la barrera del silencio, que era lo

más difícil». Y. en general, señaló que la imagen de España en Europa comienza a mejorar.

Encadenando estas preguntas con el fenómeno de la Quiebra de los «tours operators» británicos, el

embajador dijo que éste había sido el peor momento de su trabajo en Londres. «Como consecuencia de

ello —añadió— se está modificando toda la legislación sobre este sector turístico. En este asunto, ni

mucho menos, la imagen de España ha salido desprestigiada.»

Por último, se trató del motivo concreto de la estancia del señor Fraga Iribarne en Barcelona, los Premios

de Periodismo que llevan su nombre, y que el propio Fraga Iribarne calificó como «una buena manera de

contribuir al desarrolló del país».

Previamente a la rueda de Prensa, el señor Fraga se entrevistó con el cardenal Jubany, en el Palacio

Arzobispal. Esta tarde, firmará sus libros en un establecimiento barcelonés y mañana por la mañana

visitará el Monasterio de Montserrat.

La entrega de los premios se efectuará en el transcurso de una cena el lunes por la noche, aunque el fallo

del jurado calificador se dará a conocer a media tarde del mismo día, en acto que se ecelebrará en la

Asociación de la Prensa.—Cifra

 

< Volver