Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
   Expectación política ante la visita del embajador Fraga     
 
 Informaciones.    07/12/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Expectación política ante la visita del embajador Fraga

Por Enrique SOPENA

BARCELONA, 7. — Como en sus mejores tiempos de ministro. La estancia del señor Fraga Iribarne en

la Ciudad Condal está siendo rodeada de una expectación que rebasa con mucho lo que podría ser

habitual tratándose de un «ex». Don Manuel Fraga Iribarne llegó a primeras horas de la noche de ayer a

Barcelona y aquí permanecerá hasta el martes. A través de un apretado programa de visitas y actos se

recuerda, como se ha dicho, el dinamismo de sus viajes ministeriales. Sin duda alguna, afirman círculos

políticos de la capital catalana, ésta estancia en Barcelona supone un autént ico relanzamiento del

promotor de la actual ley de Prensa.

El embajador de España en Londres —este es el motivo oficial del viaje— presidirá el lunes por la noche

la entrega de los premios periodísticos que llevan su nombre, asi como los premios sobre temas de

desarrollo político-social y económico. El Jurado de cada uno de los premios es el siguiente:

Periodismo: don Manuel Aznar Zubigaray, don Horacio Sáenz Guerrero, don Guillermo Luca de Tena,

don Jesús de la Serna y don Carlos Mendo. Desarrollo: don José María de Areilza. don Francisco

Fernández de Villavicencio, don Ramón Tamames, don Ricardo de la Cierva y don Luis González Seara.

A la cena de gala, que se celebrará el lunes por la noche en el palacio nacional de Montjüich, los

organizadores aseguran una asisten c i a de más de mil quinientas personas. Incluso anuncian vuelos

«charter» procedentes de Madrid y de Galicia. Por otra parte, a la solemne ceremonia asistirán tres

ministros: el de Información y Turismo, el ministro de la Presidencia y el de Educación y Ciencia. El

mayor interés está centrado en los discursos que pronunciarán el alcalde, señor Maso; el señor Areilza, el

señor Herrera Esteban y el propio señor Fraga Iribarne. El rumor insiste en la posibilidad de que el

parlamento del señor Fraga Iribarne sea una declaración política que delimite claramente su posición en la

coyuntura española actual.

A primeras horas de hoy, el embajador en Londres se ha entrevistado, en visita de cortesía —según el

programa oficial de la estancia — con monseñor Jubany, arzobispo-cardenal de Barcelona. A mediodía, el

señor Fraga tiene prevista una rueda de Prensa con los periodistas barceloneses. Por la tarde firmará

ejemplares de su último libro, «La República».

Mañana domingo, el ex ministro se trasladará a Montserrat, donde visitará el monasterio y cambiará

impresiones con el abad, padre Just. Parece obvio hacer hincapié en el simbolismo catalán de Montserrat

y en la línea democrática seguida por la comunidad desde hace muchos años. Por la noche le será ofrecida

una cena en la Diputación Provincial.

El lunes será el alcalde quien en el marco del palacete Albéniz ofrecerá un almuerzo al señor Fraga y a los

miembros del Jurado. A las seis de la tarde se harán públicos los premios Fraga Iribarne en acto que se

desarrollará en la Asociación de la Prensa.

Esta relación ha sido entresacada del programa enviado a los medios informativos. Pero el citado

programa añade que el señor Fraga Iribarne sostendrá contactos con «diversas personalidades del mundo

político, intelectual, financiero, etc., de Cataluña». Por ahora se desconoce el alcance de tales contactos.

Sin embargo, y según publica esta semana un matutino barcelonés, parece ser que este mediodía el

embajador se habrá reunido con lo más graneado de las finanzas catalanas. El almuerzo tiene lugar en la

residencia del industrial señor Santacréu, cuyos lazos con el ex ministro son bien conocidos.

Al almuerzo, entre otras personas, asistirán don Eduardo Tarragona, don Jordi Pujol (Banca Catalana) y

don Jaime Castell (Banco de Madrid, copropietario de «Tele/Exprés»). Se recuerda aquí a este resp e c t o

que según «Cambio 16» una corriente cristianodemócrata recientemente reagrupada estaría encabezada

por el joyero barcelonés don Antón Canyellas (uno de los detenidos el pasado día 26) y en la misma

figuraría el señor Pujol y el señor Duran Farrell, con relaciones profundas en sectores bancarios, eclesiá s

t i c o s y fraguistas.

La gran incógnita de los días barceloneses del señor Fraga Iribarne continúa estando en el hecho de si

revelará sin ambages su posición ante las asociaciones. Es más, si incluso a lo largo de sus palabras —ya

sea ante los periodistas, ya sea en el discurso del lunes— anunciará la formación de una asociación,

dentro del encuadre recientemente anunciado por el presidente del Gobierno.

 

< Volver