Lo que importa     
 
 Arriba.    04/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LO QUE IMPORTA

«Creemos que ha sido superada la crisis más grave que se ha producido desde que el

presidente Tarradellas emprendió con et Gobierno de Madrid las negociaciones para el

restablecimiento de la Generalitat y la re-instauración de la autonomía catalana. Es obvio

señalar que la conmoción vino determinada por la decisión del señor Tarradellas de destituir al

senador Josep Benet, elegido por «L´Entesa dels Catalans», de su calidad de miembro de la

comisión negociadora, como consecuencia de unas declaraciones de este último que,

verdaderamente, era inevitable que desencadenaran consecuencias. Dicho sea de paso, la

actitud del señor Benet no ha hecho otra cosa que culminar un antiguo proceso de «simpatías

personales y políticas perfectamente descriptibles entre el senador y el presidente.

Cuando se aquieten las aguas y las maniobras políticas pierdan algo de su tortuosidad actual,

habrá llegado el momento de intentar una clarificación del por qué se ha llegado a una situación

de tan nocivas consecuencias para la imagen del pueblo catalán como un todo homogéneo y

confiado en la capacidad política de sus líderes. La experiencia ha sido penosa —y con

antecedentes históricas que no debieran haberse olvidado—, sobre todo porque nuestro país

ha recibido estupefacto la impresión de que los intereses populares, tantas veces proclamados

como sacrosantos, quedaban subordinados a conveniencias partidistas y a meras apetencias

de poder. En este sentido no ha habido nadie que no haya jugado su carta oportunista, y no

sólo en Cataluña, sino también, y harto significativamente, en Madrid.

Una noticia de Madrid dice que e! acuerdo sobre la Generalitat provisional ha quedado

concretado entre ei presidente Tarradellas y el Gobierno Suárez: Una crónica de nuestro

corresponsal en París anuncia que el ilustre exiliado de Saint-Martin-Le-Beau espera regresar »

España, acompañado de su familia, hacia el día 20 de este mes. He aquí lo que importa, el fin

de una larga amargura. Si nuestros hombres públicos no lo tienen presente, cometerán un

grave error. Lo que de veras Cataluña quiere es paz y concordia en el logro de sus

aspiraciones, y jamás entenderá ni perdonará que éstas se malogren por apetencias apartadas

de aquella finalidad.»

"La Vanguardia"

 

< Volver