Autor: Ribó, Rafael. 
   Catalunya: voluntad de autogobierno     
 
 Diario 16.    09/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Catalunya: Voluntad de autogobierno

Rafael Ribo PSUC (comunistas catatanes)

El pasado día 15 de Junio triunfaron en Catalunya las candidaturas que defendían las libertades nacionales

y el derecho al autogobierno del pueblo catalán. Aproximadamente, más del 80 por 100 de votos fueron,

la prueba más evidente del apoyo a unos programas, de la voluntad de una comunidad para recuperar sus

instituciones Se autogobierno. Hoy nos estamos acercando al punto culminante de unas negociaciones

entre el Gobierno y el presidente de la Generalitat conjuntamente con los parlamentarios catalanes,

negociaciones encaminadas al restableci-miento de la Generalitat provisional, o sea de un organismo

político que represente la unidad territorial e institucional de Catalunya y que prepara la futura autonomía.

A lo largo de los últimos cuarenta años, el pueblo catalán se ha expresado innumerables veces a favor de

las autonomia y de sus derechos que le fueron arrebatados en 1939. Ha sido una larga, pero creciente

marcha reivindicativa para exigir usos organismos políticos y el derecho a una lengua y a una cultura,

ambas perseguidas en todos los ámbitos de la vida publica, y aun hoy toleradas bajo actitudes a veces

vergonzantes. Es imposible separar, en esta larga etapa de recuperación de la identidad colectiva del

pueblo de Catalunya, la lucha de la autonomía de la lucha de la democracia. Son dos caras de la misma

bandera, y esta bandera ha estado realmente en manos del pueblo, sin distinción de origen ni de lengua.

La Entesa

Las clases populares catalanas comprendieron la necesidad de fundir la reivindicación de las libertades

individuales y de las colectivas.

Fue precisamente el PSUC el que en su segundo congreso, celebrado en 1965, ofreció a todas las otras

fuerzas políticas catalanas la fórmula sintética, de reivindicación, de las libertades nacionales bajo "el

restablecimiento provisional de las instituciones y principios del Estatuto de 1932" y 3a constitución de

na Consell Provisional de la Generalitat. Esta fórmida fue adop-tada por todas las fuerzas políticas

catalanas (la referencia al Estatuto de 1932) en los acuerdos unitarios que llevaron a la creación, de la

Assemblea de Catalunya y del Consell de Forces Polítiques de Catalunya. Asimismo, la práctica totalidad

de las fuerzas catalanas se presentaron a las elecciones basadas en esta formulación. Cabe señalar en este

senado el gran éxito obtenido por la coalición para el Senado, Entesa dels Catalan, auspiciadas por 01

ERC, PSO, PSOE, PSUC y Estat Català, junto con hombres independientes miembros de la Assemblea de

Catalunya, y que obtuvo millones de votos y consiguió colocar en la Cámara Alta a todos sus candidatos

en las cuatro circunscripciones de Catalunya.

Para nosotros reivindicar el estatuto de autonomia es sinónimo de democracia, de intereses de un pueblo,

de solidaridad con los otros pueblos del Estado español. En primer lugar es inseparable la autonomía de la

democracia. Lo ha sido durante los años de lucha contra la dictadura y lo es hoy y mañana ea al proceso

constituyente De la misma forma que se reconcce las derechos individuales se deben reconocer los

colectivos en el marco más amplio posible.

La autonomía significa poner en manos de un pueblo los resorbes necesarios para que pueda solucionarse,

en su propio ámbito, sus problemas. Y si biea era cierto que no se podía pensar en autonomía sin la

existencia, de un marco democrático en el Estado español, tampoco cabe imaginar una democracia que no

respete las aspiraciones autonómicas.

En segundo lugar la autonomía permite aproximar los centros de decisión política a los principales

interesados. Así se logra un control más eficiente de la administración pública y una. mayor atención por

los intereses populares.

En tercer Íngar la autonomía no sólo no es ningún privilegio para-nadie sino £¡ue es una expresión de

solidaridad entre los pueblos.

Catalunya pionera

Una constitución democratica que recoja y garantice las aspiraciones atonómicas será el cuadro idóneo de

referencia para que cualquier nacionalidad o región del Estado español pueda llegar a alcanzar su

autogobierno sin privilegios de ningún tipo. Ademas el ejercicio colectivo de la autonomía permitirá

decidir democráticamente sin coacción.

Catalunya, reclamando su autogobierno, se siente pionera en el camino de avance de todos los pueblos del

Estado español hacia su propia autonomía y a su vez se dispone a contribuir democráticamente a la

elaboración de una política económica qué acabe en un futuro con esta injusticia que obliga a muchos

ciudadanos a abandonar sus tierras y emigrar. Y es curioso observar cómo a menudo aquellos que

propagan ideas en contra de la autonomía de Catalunya acusándola de egoísmo son los mismos que se

benefician de un sistema económico hoy vigente que comporta la esploiacíón de unas regiones cada vez

más pobres y la emigración de sus habitantes.

 

< Volver