Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
   Cataluña: satisfacción general por el restablecimiento de la Generalidad  :   
 Tarradellas regreará entre el 20 y el 25 de octubre. 
 Informaciones.    01/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Cataluña: Satisfacción general por el restablecimiento de la Generalidad

TARRADELLAS REGRESARA ENTRE EL 20 Y EL 25 DE OCTUBRE

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 1.

NO deja de ser paradójico que hoy, día 1 de octubre, jornada en la que durante tantos años se conmemoró

la fiesta de quien borró la Generalidad por decreto, los diputados y senadores catalanes se reúnen en

sesión plenària para apoyar unánimemente la institución restablecida. Con una moción que se redactó a

primeras horas de la noche de ayer, todas las fuerzas políticas representadas en la Asamblea de

Parlamentarios, así como las personalidades independientes, darán su voto afirmativo al contenido

político de este embrión de autogobierno, que podrá convertirse para el Gobierno de Madrid en

«experiencia piloto» para las negociaciones con representantes de otros pueblos de España.

El plenario deberá celebrarse, sin embargo, sin que la Generalidad haya sido puesta en vigor. La ausencia

de los decretos en el «Boletín Oficial del Estado», publicado hoy, debida a cuestiones técnicas —al

parecer— no pudieron ser presentados al Rey antes de las 10 de la noche, hora en que se cierra la edición

del «B.O.E.», retrasa probablemente hasta el lunes, su institueionalización oficial. No obstante, ello no

impide que los representantes de Cataluña se pronuncien, como siempre se había previsto, sobre el

importante acuerdo tripartito alcanzado el jueves en Perpiñán.

La satisfacción era visible ayer tarde entre los miembros de la Comisión Permanente de la Asamblea de

Parlamentarios, reunidos para ultimar los detalles del pleno. Felicitaciones y aplausos por parte de

centenares de barceloneses que acudieron a la plaza de San Jaime pusieron punto anal al encuentro, que

esta vez discurrió sin la habitual controversia. Esta satisfacción generalizada alcanza no sólo a los

políticos, sino también a los representantes de organizaciones cívicas, culturales, profesionales y

deportivas que han dado a conocer públicamente su contento, contento matizado ciertamente, en muchos

casos. En síntesis, la Generalidad restablecida está siendo valorada en función de las circunstancias

políticas del país, y éstas, así lo reconocen unos y otros, permitían el marco institucional del autogobierno

catalán con una capacidad: ejecutiva mínima, que se irá alcanzando gradualmente, a medida que las

comisiones paritarias para el traspaso de poderes del Estado y de las Diputaciones a la Generalidad lleven

a cabo las tareas previstas en el decreto-ley. Esta satisfacción se está viendo, también, reflejada en

ventanas y balcones, a los que ha vuelto a asomar la «senyera», que no desaparecerá hasta que regrese

don Josep Tarradellas. Para ese día la «Comisión pro retorno del presidente» ha convocado una gran

manifestación en la que el grito repetido podría ser el de «Visca Catalunya». Este grupo, fervientemente

tarradellista, propone asimismo que esa jornada, que podría, celebrarse entre el 20 y el 25 de octubre, se

convierta, en una fiesta nacional catalana.

Por otra parte, los «cabezas de fila» de los partidos políticos se disponen a desplazarse de nuevo a

Perpiñán para celebrar el lunes otra reunión con el presidente Tarradellas. Se trata, en esta ocasión, de

preparar la lista para la composición del Consell o Gobierno, como se sabe a los diputados y senadores les

cabe la posibilidad de pronunciarse sobre los nombramientos y ya han comenzado a aparecer relaciones

de personas que podrían estar vetadas. Así, según circulos próximos a los socialistas, las personalidades

que en un manifiesto apoyaron públicamente la destitución del senador don Josep Benet de la comisión

negociadora estarían todas ellas excluidas. Como se ve, el «affaire» Benet, felizmente superado en las

perspectivas de avanzar las negociaciones para la recuperación histórica de Cataluña, constituyó un

síntoma más, en esta ocasión muy polémico, de las distintas posturas que se dan sobre la forma de hacer

realidad la democracia en Cataluña.

 

< Volver