El embajador Fraga responde al Financial Times sobre Gibraltar. 
 El único deseo de España es recuperar su integridad territorial     
 
 Informaciones.    16/10/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EL EMBAJADOR FRAGA RESPONDE AL «FINANCIAL TIMES» SOBRE GIBRALTAR

>EL UNICO DESEO DE ESPAÑA ES RECUPERAR SU INTEGRIDAD TERRITORIAL>

LONDRES, 16. (EFE)—El embajador de España en Londres, don Manuel Fraga Iribarne, respondió ayer,

en una carta al diario «The Financial Times», a un comentario aparecido en dicho periódico el pasado 2

de octubre, de su corresponsal en Gibraltar, en el que se hacia un paralelo entre la descolonización de esa

colonia y la del Sahara español.

«No existe una contradicción, como parece apreciar su corresponsal, entre la condena por las Naciones

Unidas del referéndum sobre Gibraltar de 1967 y las instrucciones para el que se va a celebrar en el

Sahara español en 1975», escribe en su carta el señor Fraga Iribarne.

«Hace tiempo que las Naciones Unidas establecieron el derecho de todos los pueblos a la

autodeterminación (resolución 1.514 de 1960), y este es el caso del Sahara español. La misma resolución

establece también que este principio no se aplica cuando ofende la unidad nacional y la integridad

territorial de un país. Por esta razón condeno el referéndum de 1967 en Gibraltar —una opinión endorsada

por una amplia mayoría de la opinión internacional, como fue expresado en aquel foro internacional.»

«Su corresponsal parece, en su articulo, invitar a España a que reconozca las aspiraciones humanas

básicas de los gibraltareños al derecho a decidir por sí mismos, "aunque sea sólo dentro de las

generalmente aceptadas limitaciones de Utrecht" Pero la cuestión es que ni este tratado ni ningún otro

acuerdo les da ningún derecho a hacer eso y, consecuentemente, es difícil ver cómo podrían tomar una

decisión de este tipo respecto a un territorio que nunca les ha pertenecido y al cual sus antepasados fueron

llevados por la potencia ocupante para ayudar en las necesidades de una base militar.»

«España, sin embargo, es plenamente consciente de los problemas humanos que afectan a los

gibraltareños hoy, que no son culpa de ellos, y para ponerles fin ha accedido a respetar sus intereses y

ofrecerles un estatuto generoso, bajo garantías de las Naciones Unidas, en el cual se les prové de un

sistema judicial especial, administrativo y autonomía financiera, al mismo tiempo que conservan su

nacionalidad británica si así lo desean. El único deseo de España es recuperar su integridad territorial.

Tal aspiración no parece excesiva en estos tiempos», termina diciendo Fraga Iribarne en su carta que

publica hoy el «Financial Times».

 

< Volver