Autor: Cubero, Antonio. 
 Rubén Cano, el autor del gol de una importante victoria. 
 Llegué a sentir miedo en San Mamés  :   
 Me llamaron indio durante todo el partido, pero no saben que soy tan español como ellos. 
 Informaciones.    16/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

«Llegué a sentir miedo en San Mames»

«ME LLAMARON INDIO DURANTE TODO EL PARTIDO, PERO NO SABEN QUE SOY

TAN ESPAÑOL COMO ELLOS»

Por Antonio CUBERO

MADRID, 16.

LLEGUE a sentir miedo por primera vez en los años que llevo como jugador de fútbol. No sé por qué

razón, desde la pasada temporada, cuando conseguí el gol del triunfo del Elche sobre el Athletic de

Bilbao, se ha creado un ambiente negativo y hostil contra mi.» Estas palabras corresponden a Rubén

Cano. Sabía que iba a costar trabajo saciárselas, porque citando un jugador como´ el delantero atlético se

confiesa todo un guerrero del fútbol, «al que le gusta la fuerza, pero no la mala intención», es porque

admite la regla del juego y, por tanto, no es amigo de denunciar a quienes como él procuran ganarse la

vida con el balón.

Sin embargo, Rubén Cano no pudo callar ante, la sorpresa que te produjo mi siguiente pregunta: ¿Es

calentó que había recibido amenazas pama que nio fuera a jugar a Bilbao? Y contestó:

—Sí, aunque no fueron amenazas por escrito; algunos jugadores bilbaínos me habían «advertido» que no

se me ocurriera jugar el partido dé vuelta en San Mamés. Y toctos pudimos vier cómo se pasaron un

poquito. Me guata el fútbol Jugado con fuerza, pero no con mala intención.

Dice que el lunes pudo comprobar por la «moviola» «cómo Escalza estuvo a punto de cazarme después

de habar logrado el gol y cuando me disponía a salir comiendo piara festejarlo con mis compañeros. El

arbitro reconoció después del pactado que debió enseñar más tarjetas, pero no lo hizo por la situación

tensa que se había opeado como consecuencia de la expulsión de Rojo».

Rubén Cano es un Jugador que tiene fama entre sus compañeros de ser un hombre tranquilo y callado en

su vida normal y todo un «coloso» en su lucha con los defensas contrarios. De ahí su constante pugna en

el área rival y su «estar» en los momentos oportunos sin retroceder un soto pateo de terreno. También, por

su condición die jugador llegado a España procedente del fútbol argentino, tiene que sufrir las

consecuencias del polémico cjjso de los f alisos oriundos, liin San Mames, el ariete rojáManeo tuvo a tos

aficio-nados de uñas.

—Me llamaron «indio» durante todo el paitado, con la intención, me imagino, de ofenderme, pero quizá

no sepan que soy tan español como ellos. Debo reconocer que vi bastante peligro, tal como se estaba

desarrollando el choque, sobre todo, cuando una botella cayó a muy pocos metros de mi.

Afirma que no estaba cerca de Rojo cuando el arbitro decretó su expulsión, «pero algo le tuvo que decir,

porque Guruceta es un hombre leal. Bebió emplearse con más energía en algunas entradas de los

Jugadores bilbaínos». Quiere olvidar cuanto antes este partido, porque lo principal es que el Atlético ya

ha pasado a ocupar el primer puesto de la dosificación. Rubén Cano, cuyos comienzos en el Atlético no

fueron todo lo brillante que de él se esperaba, es en la actualidad una de las piezas claves con que cuenta

Luis Aragonés para el ataque de su equipo.

—Ahora tengo más con-fianza que al principio del campeonato. Y más suerte, que es algo principal en la

carrera de un futbolista. Mi estilo sigue siendo el mismo, aunque juego con más movilidad hacia las

puntas.

Antes lo hacía de una forma estática, lo que facultaba mi mareaje a los defensas rivales.

Rubén Cano lleva contabilizados catorce golpes, uno menos que el barcelonista Clanes, al que espera

desbancar el próximo domingo haciendo algún gol al Español, «aunque esta no es mi obsesión, pues mi

máxima ilusión es que el Átlético "saiga campeón" de liga».

 

< Volver