Secuelas de la sanción a Cruyff. 
 La prensa de Barcelona culpa a Porta y Plaza     
 
 Arriba.    16/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA PRENSA DE BARCELONA CULPA A PORTA Y PLAZA

BARCELONA. (Alfil.)—La sanción de tres partidos impuesta a Johan Cruyff ha vuelto a centrar la

atención de la Prensa barcelonesa sobre el tema, y no sólo en los diarios deportivos, sino también los de

información .general dedican amplio espacio y comentarios muy duros a ¡a acción de la Federación

Española.

En «4-2-4» titula a toda página «el fútbol español se les va de las manos» y en un comentario editorial

que firma su director, Carlos Pardo, se carga toda la responsabilidad de lo ocurrido con el Málaga y el

pasado domingo en Bilbao, sobre las espaldas de! presidente de la Federación y del Colegio de Arbitros.

«Porta y Plaza y algún otro acólito —dice el comentarista— no pueden seguir en el fútbol. O dimiten o lo

hunden. Esto escribíamos a principios de la pasada semana, y todo lo sucedido luego, corrobra nuestra

opinión.

«Para mí sólo hay una salida y ya de emergencia: que sean dimitidos o cesados. No serían los primeros y

no se pueden tener consideraciones contra manipuladores de este tipo, ampliamente rechazados por la

opinión pública.»

Por su parte, «Diario de Barcelona» publica en primera página una fotografía de Gu rúcela, con el título

de «Gurucetada» a dos bandas, y un comentario en que se dice que «lo que sembró Melero hace una

semana en el Nou Camp fructificó el domingo. El Barga, sin Cruyff, jugó mal y fue derrotado en el

campo del Salamanca, mientras el Atlético de Madrid jugó mal y consiguió e! liderato al vencer en Bilbao

gracias a Guruceta, un viejo conocido de todos los catalanes. La «gurucetada» de San Mames, que

perjudica al Barcelona por bandas, indirectamente, tuvo como consecuencia carreras e incidentes junto a

las puertas del campo de San Mames.»

«El Correo Catalán» comenta también ampliamente los Incidentes de San Mames, con la actuación de

Guruceta, y al recoger la noticia de la sanción a Cruyff, dice que «la justicia futbolística está montada a la

conveniencia de determinadas instituciones oficiales, y sujeta al influjo de un corto número de personajes.

Que el arbitraje es^ pañol está mal, es indudable, pero no precisamente por ellos mismos cuando llegaron

al arbitraje, sino por quienes —o quien—, los escogió, con el visto bueno de la FE. Porque se tía puesto

en evidencia que no están «pitando» los mejores, sino los que mejor se dispusieron a servir... y el acta de

Melero, con toda su demostrada Incompetencia, ha sido tenida en cuenta por encima de todo.»

Por su parte, «La Vanguardia» publica íntegra el acta del Comité de Competición sancionando a Cruyff

sin añadir otro comentario. Pero en su columna editorial dedica un apartado al tema de «despolitizar el

deporte», en el que sestee que «con la normalización de la vida ciudadana, con la reaparición de unos

cauces políticos pluralistas, creemos que va siendo llegada la hora de normalizar el deporte. De

despolitizarlo, empezando por sus máximos responsables. Si de verdad sienten vocación por la educación

física y el deporte, que empiecen por imponer lo primero: la educación. Ponerle vallas v fosos a los

terrenos de Juego es una solución da emergencia. Juego limpio en ´a elección da cargos, en la selección de

arbitros v, por supuesto, en la competición, es lo que pide el deporte. Y vallas a la política.»

 

< Volver