Cruyff. 
 Partidos políticos catalanes opinan sobre el caso Cruyff     
 
 Informaciones.    17/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Cruyff

Partidos políticos catalanes opinan sobre el «caso Cruyff»

BARCELONA, 17 (EUROPA PRESS).

OCHO partidos políticos catalanes comentan en el último número de la revista «Mundo» el escándalo

surgido, a raíz del arbitraje del señor Melero Guasa en el partido de fútbol Barcelóna-Málága, la sanción a

Johan Cruyff y la estructura deportiva que existe actualmente en España.

Para el Partit Socialista de Catalunya, la solución que se impone es la de una organización auténticamente

descentralizada y democrática, al tiempo que «condena enérgicamente la actuación arbitral» del señor

Melero Guaza.

«Hay que limpiar el «bunker» deportivo y dejar de poner parches al problema», manifiesta, por su parte,

un portavoz del Partido del Trabajó de España, señalando que «el sistema arbitrario, irracional y parcial

conduce a los actos que han venido produciéndose».

La Organización Comunista de España (Bandera Roja) dice que «se han de exigir las dimisiones de Porta

y Plaza y, por otra parte, la más amplia democratización de las estructuras futbolísticas», y que la

respuesta de las gradas «es la respuesta popular a una situación de discriminación mantenida durante

años», afirmando que el «Barça» «viene significando una actitud política ligada a las reivindicaciones de

las libertades nacionales».

En cuanto a los partidos políticos no marxistas, para el Partido Popular está claro que,

«independientemente de la salvajada que supuso la agresión a Melero, su mala actuación fue la gota que

colmó el vaso». Matiza también el P.P. que «la gente relaciona arbitros - Madrid - TVE., y eso es poco

conveniente, porque son asuntos que no deben mezclarse».

La Lliga de Catalunya condena enérgicamente «los actos vandálicos» y señala que «se deberían tomar

medidas contra los que los llevaron a término».

Convergencia Democrática de Catalunya estima que «actos como los vividos no nos ayudan en nada»,

significando, no obstante, que «la dictadura contagia sus vicios a todas las manifestaciones sociales y

políticas del país» y que «el público tiene el sentimiento de ser victima del centralismo opresor».

El Centre Cátala, por su parte, y en boca del propio vicepresidente blaugrana, Joan Mas Canti, militante

de este partido, advierte que «no debemos mezclar la política con el fútbol».

Por último, el Movement Comunista de Catalunya, otro partido marxista, manifiesta: «Estamos

asistiendo, a través del fútbol, a algunos problemas políticos muy importantes.»

 

< Volver