Los parlamentarios catalanes, muy satisfechos de su entrevista con Suárez  :   
 De todas formas, continúa la negociación para el restablecimiento de la Generalitat. 
 ABC.    10/09/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ABC. SÁBADO, 10 DE SEPTIEMBRE DE 1977. PAG. 11

VIDA POLÍTICA

LOS PARLAMENTARIOS CATALANES, MUY SATISFECHOS DE SU ENTREVISTA CON

SUAREZ

De todas formas, continúa la negociación para el restablecimiento de la Generalitat

Madrid. (De nuestra Redacción.) «Si fue positiva la impresión que obtuvimos el pasado miércoles al

término de nuestras conversaciones en el palacio de Castellana, 3, más positiva, es si cabe después de

nuestra entrevista de hoy con el presidente del Consejo» (por don Adolfo Suárez), manifestaba Joan

Reventos como portavoz de la Delegación de parlamentarios catalanes reunida en la sede presidencial de

la Moncloa.

Los parlamentarios recibidos por el señor Suárez, en número de nueve —señores Reventós. Sentís, Trías

Fargas, López Raimundo, Barrera, Triginer, Pujol, Verde Aldea y Canyellas— habían llegado a la

Moncloa alrededor de las siete de la tarde. Minutos después se incorporaban a la reunión el vicepresidente

para Asuntos Políticos, Abril Martorell; del Interior, Martín Villa; ministro adjunto para las Relaciones

con las Regiones, Clavero Arévalp, y el delegado presidencial, Sánchez Terán. El delegado para el

interior del presidente de la Generalitat. señor Rahola, no acudió a la cita, aunque en algunos círculos

informativos se había especulado con tal posibilidad. El encuentro entre parlamentarlos, .ministros y

presidente del Gobierno se prolongó algo más de dos horas. El señor Reventós, tras reafirmar el

optimismo unánime de sus acompañantes, cabezas de fila de los partidos políticos representados en la

Asamblea de Parlamentarlos, dijo que el presidente Suárez ha asumido los planteamientos formulados por

aquellos. Al ser preguntado si con esta última entrevista podrían darse por concluidas las negociaciones

para el restablecimiento definitivo de la Generalitat, Reventós contestó: «La negociación continúa», si

bien reconoció la convicción de los parlamentarios de que lo más arduo de las negociaciones ha quedado

atrás. Sin embargo, no precisó ni a qué nivel ni cuál será la fecha exacta para proseguir las

conversaciones. (Por de pronto ha sido convocada para mañana la Comisión Permanente de la Asamblea

de Parlamentarios de Cataluña. El presidente Tarradellas —cuya posición, lejos de debilitarse, sale ahora

reforzada, según declaraba a A B C Antón Canyellas— será informado personalmente del resultado de las

.conversaciones con el señor Suárez. Reventós insinuó, por su parte, a los informadores que se han

cargado demasiado las tintas sobre las presuntas disensiones entre el presidente histórico de la Generalitat

y los parlamentarios.)

LA «DIADA», UNA FIESTA.—«Podemos celebrar la «Diada» del domingo con alegría. El éxito de las

negociaciones da pie para que la jornada del 11 de septiembre se convierta en un día de fiesta para el

pueblo de Cataluña», dijo luego el señor Reventós. al tiempo que aseguraba que la «Diada» se inscribía

en el temario de la conversaciones. «En los resultados de estas negociaciones se ha manifestado la gran

solidaridad de todos los pueblos de España», añadió el portavoz de los delegados catalanes, quien, no

obstante, no pudo determinar los términos del calendario a seguir hasta la restauración del sistema

autonómico en Catalunya. «Es difícil concretar calendarios, pero las cosas siguen avanzando.»

Joan Reventós declaró asimismo que por el momento considera una indiscreción cuanto menos revelar a

la opinión pública el contenido puntual de la negociación. Aún así asintió a la pregunta de si el tema de la

Generalitat pasará por las Cortes Españolas. Según manifestación de otro de los parlamentarlos, durante

el encuentro de la Moncloa el caso de la autonomía catalana no fue confrontado con otros más o menos

afines (por ejemplo, el País Vasco), sino que se ha tratado abstracción hecha de cualquier otro supuesto

autonómico. En definitiva, la restitución —en un principio con carácter de provisionalidad— de las

instituciones políticas de Cataluña de no torcerse el proceso en marcha es prácticamente cosa hecha.

 

< Volver