Autor: Orosa, José Luis. 
 Conversaciones positivas Gobierno-catalanes. 
 Reventós: estamos en la recta final  :   
 Esta año, la Diada debe ser una fiesta. 
 Informaciones.    10/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

CONVERSACIONES POSITIVAS GOBIERNO-CATALANES REVENTOS: "ESTAMOS EN LA

RECTA FINAL" «ESTE AÑO, LA DIADA DEBE SER UNA FIESTA»

MADRID, 10 (INFORMACIONES, por J. L. O.).

EL pueblo catalán puede celebrar con alegría la fiesta del domingo día 11, porque el restablecimiento

provisional de la Generalidad será pronto una realidad, manifestó don Joan Reventós, presidente de la

Asamblea de Parlamentarios de Cataluña, a la salida ayer noche de la residencia del jefe del Gobierno,

tras más de dos horas de conversaciones mantenidas entre la delegación de «números uno» de los partidos

políticos de Cataluña y representantes del Gobierno central, encabezados por el señor Suárez. «Estamos

en la recta final», subrayó.

Acompañaban al presidente del Gobierno los señores Abril Martorell (vicepresidente tercero), Martín

Villa (ministro del Interior), Clavero Arévalo (Regiones) y don Salvador Sánchez Terán, consejero del

presidente y negociador de los acuerdos con el señor Josep Tarradellas, presidente de la Generalidad en el

exilio, que ahora se tratan de ampliar. Por parte catalana asistieron a las conversaciones los mismos del

pasado miércoles, es decir, los señores Sentís (U.C.D.), Trías Fargas (Esquerra Democrática), López

Raimundo (P.S.U.C.), Reventos (P.S.C.), Barrera (Esquerra Republicana), Triginer (P.S.O.E.), Pujol

(Convergencia Democrática), Verde i Aldea (ex Reagrupamént) y Canyellas (Unión Democrática).

En relación con la actitud demostrada-el pasado miércoles, el señor Revenios, que actuó como portavoz

del grupo, se mostró algo más locuaz y optimista: «La reunión ha sido aún más positiva que la del otro

día. Salimos con la convicción de que el problema está en su recta línea. Las negociaciones prosiguen —

continuó el señor Revenios, que no quiso fijar un calendarlo—. El presidente Suárez ha asumido los

planteamientos y la filosofía política de los parlamentarios catalanes, y creo que podemos ser optimistas.»

El líder socialista, y presidente dé la Asamblea de parlamentarios catalanes, se negó repetidamente a

responder a preguntas concretas relativas al contenido de las conversaciones. Nada sobre si el próximo

Consejo de ministros podría ocuparse de dar luz verde al restablecimiento de la Generalidad. Nada sobre

el Parlamento provisional de Cataluña. Nada sobre la subsistencia de las Diputaciones «provinciales»

catalanas. Nada sobre la responsabilidad del Consell, temas todos ellos que se presumen son objeto de

discusión, en el sentido de ampliar los acuerdos Tarradellas - Sánchez Terán. «Una negociación —

matizó— es siempre un proceso complejo, en el que lo que importa es el resultado final.» En cambio, sí

puso especial énfasis el señor Reventós en declarar que «uno de los aspectos más positivos de la reunión

ha sido la expresión de solidaridad entre todos los pueblos de España que los parlamentarios catalanes

hemos transmitido al presidente Suárez».

MEJORAR LOS ACUERDOS GOBIERNO-TARRADELLAS

Después de las declaraciones de Joan Revenios y mientras éste atendía a Televisión Española, los

restantes dirigentes se reunieron en corros con los informadores, aunque poco añadieron a lo manifestado

anteriormente. Don Carlos Sentís respondió a algunas preguntas relativas al Parlamento provisional de

Cataluña, en el sentido de que era factible que la Asamblea de parlamentarios catalanes «podría ejercer

funciones de Parlamento». «Pero únicamente —añadió- funciones de control y vigilancia; nunca

funciones legislativas, porque no tiene competencia para ello.» Tanto el señor Verde i Aldea como el

señor Canyellas expusieron, con más o menos circunloquios, que era posible mejorar, «en lo posible», los

primitivos acuerdos del Gobierno con Tarradellas. También el señor Pujol y el señor Reventas utilizaron

circunloquios florentinos para no referirse a si habían existido o existen diferencias con el Gobierno

acerca de los diversos temas relativos al restablecimiento de la Generalidad. Así, Jordi Pujol manifestó:

«En una negociación siempre se cede y puede uno quedarse a mitad de camino, pero los resultados

pueden ser apreciables igualmente.» Joan Reventós, tras señalar que las diferencias se verian al final y

según los resultados, dijo: «Si se establece (la Generalidad) de acuerdo con todos, no se podrá decir que

hubo diferencias, y si algunos no están satisfechos, estos habrán existido.» El comunista López Raimundo

prefirió decir simplemente que «los temas que nos preocupan han encontrado la comprensión del

presidente Suárez». Con mucha prisa, los dirigentes políticos catalanes abandonaron la Moncloa, a fin de

tomar el avión hacia Barcelona; para hoy está convocada la Comisión ´Permanente de Parlamentarios, con

el fin de tratar sobre las conversaciones de ayer. Es posible que se informe inmediatamente al señor

Tarradellas o bien se espere a tener resultados definitivos. En cualquier caso —según se dijo ayer—, la

Diada nacional de Cataluña se inscribirá en el marco de estas negociaciones, que probablemente

continuarán después del día 11.

TRES PUNTOS DE DISCUSIÓN

En medios catalanes bien informados se señala que tres son los temas que preocupan a la Comisión

Permanente de Parlamentarios catalanes —sobre los que existe consenso, aunque no se hayan sometido a

votación—, de los cuales se habló, al parecer, en la reunión de ayer con el presidente del Gobierno. El

primer tema se refiere a que en el Consell (Gobierno) provisional de la Generalidad de Cataluña no

figuren los presidentes de las Diputaciones Provinciales (cuatro, contando al señor Tarradellas como

eventual presidente de la Diputación de Barcelona). Se estima que la subsistencia de las Diputaciones

«provinciales» significa de algún modo la pervivencia del «antiguo régimen». Según parece, en el primer

acuerdo Tarradellas-Sánchez Terán se prevé la designación automática de los titulares de estos cargos.

Esta primera cuestión va ligada directamente a la segunda, en el sentido de que el Consell debe responder

democráticamente ante la Asamblea de Parlamentarios catalanes, aún antes de que se elija un Parlamento

catalán, formado por diputados incompatibles con el acta parlamentaria nacional. Otro caballo de batalla

que está en el fondo de la cuestión es el de la composición del Consell, en el sentido de si debe reflejar e]

resultado de las elecciones pasadas en Cataluña —con la victoria socialista-comunista— o formarse como

Gobierno de concentración de todas las fuerzas catalanas con escaño. La tesis del señor Josep Tarradellas

—ya lo ha manifestado en INFORMACIONES— es que debe ser un Gobierno «de todos». En este

camino, conseguir que los presidentes de Diputación —si éstas subsisten— no sean miembros natos del

Consell, significaría la disponibilidad de cuatro «plazas» más para conseguir una. cierta proporcionalidad

entre los doce miembros del Gobierno catalán. No es necesario precisar que esto interesa especialmente a

los socialistas. Finalmente —sin ser una cuestión intrascendente—, los dirigentes políticos catalanes

plantearon, al parecer, al señor Suárez que en el decreto-ley —si esta es la fórmula definitiva— que

restablezca la Generalidad provisional, se mencione a la Asamblea de parlamentarios catalanes a modo de

Parlamento provisional, aunque sus atribuciones no queden determinadas concretamente, a falta de lo que

se establezca en el Reglamento interior de la Generalidad. Se estima que tales atribuciones —como

manifestó ayer el señor Sentís— se limitarán a las representativas y fiscalizadoras, pero no a las

legislativas. Según refiere la agencia Cifra, en medios políticos catalanes se considera que la aceptación

de la primera parte de las peticiones por el Gobierno central podría colaborar definitivamente a ultimar las

negociaciones. En ese caso, se establecerán conversaciones con el presidente Tarradellas a fin de pactar

las disposiciones del Reglamento interior de la Generalidad, que debe ser autoestablecido en Cataluña y

del que ya se ha tratado, según parece, en la última reunión de la Comisión Permanente de Parlamentarios

catalanes.

INFORMACIONES

10 de septiembre de 1977

 

< Volver