Vida política. Señor Fraga Iribarne. 
 Hay que producir ideas viables para una España en transición     
 
 Informaciones.    06/02/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

VIDA POLÍTICA

SEÑOR FRAGA IRIBARNE:

«HAY QUE PRODUCIR IDEAS VIABLES PARA UNA ESPAÑA EN TRANSICION»

MALAGA, 6. (Resumen de LOGOS.) — «Cuando Aristóteles define al hombre como "animal político"

quiere decir precisamente que la sociedad humana no es "natural", como la animal, sino en gran parte

"artificial", es decir, objeto de invención, de crítica y de reforma. El orden social, por ello, es una empresa

difícil. y no es sólo derecho, sino obligación de los hombres de todos los tiempos y lugares el procurar

mejorarlo, lo que lleva implícito un cierto carácter critico de las ciencias sociales», dijo ayer el profesor

don Manuel Fraga Iribarne, catedrático de la Universióad Complutense y miembro de número de la

Academia de Ciencias Morales y Políticas, en su conferencia sobre «La función de las Ciencias Sociales

en la sociedad actual», pronunciada en la Facultad de Ciencias Políticas de Málaga.

«La verdad es que hoy —continuó diciendo el profesor Fraga Iribarne— todo pensamiento social ha de ir

unido a la acción, del mismo modo que no hay una acción social digna de este nombre si no se apoya en

un repertorio de ideas actuales y contrastadas con la realidad. Y tampoco es hoy posible una política de

minorías; por tanto, la función más importante de las ciencias sociales es una clarificación de la compleja

vida pública de las sociedades contemporáneas.)»

Después de preguntarse si cabía una «vía del medio» entre las posiciones extremas del pensamiento

conservador y radical, don Manuel Fraga opinó que «debería buscarse en torno a una teoría general de la

reforma social, equidistante del mantenimiento puro y simple de lo ya establecido y de la búsqueda de un

modelo teórico de la revolución, y que sirviera de base a posiciones prácticas entre las corrientes

tecnocráticas y contestatarias que hoy envenenan la vida social y la vida universitaria en particular».

«A partir del siglo XVIII nos hemos pasado demasiado tiempo echando nuestras propias culpas a estos o

aquellos enemigos, con un pensamiento sin originalidad, con un casticismo en el fondo lastrado por un

complejo de inferioridad intelectual, con una tendencia ecléctica y enciclopédica que nace del socorrido

«Espasa», la mayor compilación del mundo de los diccionarios, y nos ha llevado a un exceso de

traducciones y de citas en nuestros libros científicos. Nuestro país se ha dedicado a producir nombres,

caracteres, como «El Empecinado» o «El Cordobés», mas que a alumbrar ideas y crear organizaciones.

Ha llegado un momento en que no es posible seguir así —finalizó el profesor Fraga Iribarne—. Nadie

puede salvarse ya solo ni comprar indulgencias. Hay que producir ideas viables para una España en

transición, a partir de nuestra propia realidad. Tal me parece ser la función verdadera de las ciencias

sociales en nuestra sociedad actual.»

 

< Volver