Necesidad de fuerzas políticas organizadas, debates públicos, información y publicidad responsable  :   
 Conferencia del exministro Fraga Iribarne sobre los técnicos y la tecnocracia. 
 ABC.    28/03/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DE MARZO DE 197 1 EDICIÓN DE LA NECESIDAD DE FUERZAS POLÍTICAS

ORGANIZADAS, DEBATES PUBLICOS, INFORMACIÓN Y PUBLICIDAD RESPONSABLES

Conferencia del ex ministro Fraga Iribarne sobre los técnicos y la tecnocracia

Don Manuel Fraga Iribarne. ex ministro de Información y Turismo, pronunció ayer una conferencia en la

Escuela Superior de Dirección de Empresas del Instituto Católico de Artes e Industrias (I. C. A. D. E.).

con motivo de la Asamblea anual de la Asociación de Graduados de dicho centro. El tema era «Técnicos

y tecnocracia».

Es claro—dijo entre otras cosas—eme la técnica puede y debe cooperar a plantear claramente los

problemas: a realizar estudios, investigaciones, etcétera, sobre el tema ya planteado, y producir modelos

que ayuden a la decisión. Pero ésta tiene que ser políticamente responsable. Al diálogo permanente entre

el responsable político y los expertos debe acompañar el permanente diálogo con las representaciones

legítimas de la comunidad.

Ello exige la presencia de fuerzas políticas reales, es decir, organizadas (derecho de asociación para la

acción política) : debates eficaces y públicos sobre soluciones alternativas, entre los problemas que exigen

decisión, y un sistema de información efectivo entre el Gobierno y esas fuerzas, y entre estas fuerzas y el

conjunto de los ciudadanos, en un clima de publicidad responsable.

Manifestó el señor Fraga que ello exige también un lenguaje serio y que la vida política, si lo es tal. debe

desvelar los problemas, impedir replegarse a los técnicos en cuadros cerrados de ideas, y en la

autosatisfacción de lo ya logrado: facilitar la corrección de los errores inevitables: estimular desde la base

(a la que todos los dirigentes deben volver de vez en cuando). Entre el inmovilismo. al que lleva una

combinación de integrismo intelectual y de tecnocracia administrativa, y el aventurismo de cierto tipo de

ideologías, está la necesidad de buscar un camino de verdadera acción política a la altura de las

necesidades de nuestro tiempo.

En definitiva—concluyó el conferenciante—la tecnocracia ha de ser evitada con una acción firme,

perseverante, apoyada en la opinión. hecha por hombres de Estado que unan al sentido de la

responsabilidad y de la proporción una capacidad de cesión y de inspiración.

 

< Volver