Autor: Cuco, Alfonso. 
 Valencia: en busca de la Generalitat perdida. 
 Protagonismo de nuestro pueblo     
 
 Diario 16.    08/10/1977.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Protagonismo de nuestro pueblo

Alfonso Cuco (Del Comité Ejecutivo del Partit Socialista del País Valencia, PSPV)

Parece que este año los valencianos podremos celebrar el 9 de octubre —día nacional del País Valencia—

en unas condiciones diferentes a las habituales en los últimos cuarenta años. Por primera vez en mucho

tiempo recuperamos el derecho a hacer oír libremente nuestra voz y podremos ondear públicamente nues-

tras banderas. Los viejos gritos, sin embargo, no han perdido todavía vigencia. En primer lugar, no hemos

conseguido una amnistía completa para muchos luchadores antifascistas. La autonomía de nuestro país es

—todavía— un camino lleno de dificultades y esperanzas. Conviene decir, ahora más qué nunca, que la

democracia no es para nosotros —solamente— un conjunto de garantías individuales, sino muchas cosas

más. En primer lugar, representa la consecución de nuestra normalidad como pueblo; Y esto quiere decir,

para empezar, nuestro derecho a autogobernarnos. Los socialistas valencianos pensamos que el

reconocimiento de este elemental derecho es un requisito esencial para considerar instaurada en el País

Valencia una democracia plena. Solamente con la existencia de un poder valenciano —que consideramos

conciliable y solidario con los deseos autonómicos de los otros pueblos del Estado— podremos garantizar

nuestra respuesta concreta a los millares de problemas que, cada día, nos plantea nuestra realidad

económica y social, y añadir, además, la completa normalización de nuestra vida cultural.

La autonomía es por otra parte, la única forma de reafirmar el protagonismo de nuestro pueblo. No

podemos olvidar que la pérdida de nuestras libertades autonómicas fue posible no, sólo por las constantes

imposiciones exteriores —agravadas dramáticamente durante la pasada dictadura—, sino también por el

triste papel colaboracionista que han desempeñado las clases dominantes de nuestro propio país.

La derrota, de las Germanies, Almansa y la Nova Planta y la victoria del fascismo han sido, al mismo

tiempo para el País Valencia, derrotas —inseparablemente— populares y nacionales. Por cl contrario, la

recuperación de nuestra conciencia como pueblo, la afirmación de nuestras señas de identidad colectivas,

sólo tienen sentido desde una óptica popular y de izquierda, desde una perspectiva socialista.

Para el Partit Socialista-del País Valencia, este 9 de octubre ha de ser una muestra inequívoca de afirma-

ción nacional. El año pasado no pudimos —todavía—celebrado como hubiera sido necesario, porque una

oleada —¿la última?—, de violencia autoritaria impidió que nuestras gentes se reunieran en la ermita de

Santa Ana, en Albal, en las calles de Valencia, en cualquier rincón del país. De esta manera culminaba

una época de represión que tiene hitos importantes en los últimos tiempos, desde los abortados "aplecs"

de Bocairent de 1963, hasta las violencias ejercidas durante tantos años en el Puig. Este 9 de octubre

empezamos una nueva etapa. Iniciamos la recuperación de toda una trayectoria histórica que - nos fue

arrebatada en los campos de Almansa. Todo el pueblo valenciano debe volver a asumirla. Sin duda, la

gran manifestación de la tarde del propio día 9 será, por ella misma, el memorable plebiscito que el País

Valencia ofrecerá a quien quiera observarlo. Por su parte, corresponde a nuestros representantes el honor

y la responsabilidad de ir consiguiendo los mecanismos políticos adecuados, que desemboquen en la

moderna Generalitat de los valencianos. Nosotros, socialistas, continuaremos conduciendo este doble e

inseparable combate por la construcción del país y la construcción del socialismo. Apoyados por la lucha

solidaria de otros compañeros y compañeras. Apoyados, en definitiva, por la inmensa mayoría de nuestro

pueblo: El "Volem l´estatut"´ de hoy será, sin duda, el inicio de un próximo futuro socialista.

 

< Volver