Autor: Fontana, José María . 
 Voto contra el Estatuto y la Generalitat (I). 
 La historia de Cataluña     
 
 El Alcázar.    19/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Voto catalán contra el Estatuto y la "Generalitat"

I LA HISTORIA DE CATALUÑA

NO pienso, ni necesito, argumentar mi criterio en postulados unitarios ni en emociones de españolidad,

aunque comparta, naturalmente, estas últimas. Expongo mi posición como catalán, en defensa de los

catalanes y pensando y sientíendo a Cataluña Me tiene sin cuidado que los lopez y jiménez, prebostes y

tirteafueras, hoy, de lo catalán, me cuelguen la etiqueta de renegado, porque carecen de ejecutoria y,

además, ellos sí son renegados "per natura". Me dolerá; que lo digan mis paisanos, pero no, para evitarlo,

he de callar mis razones y mis verdades. No importa que sean muchos y hasta mayoría los que estén por

el Estatuto y la "Generalitat": ellos pueden estar equivocados y acertados los que piensan y sienten como

yo. La "diada" del pasado 11 de septiembre es un espectáculo habitual en la historia de Cataraña y dígalo,

por ejemplo, la "diada" de signo contrario, que pudimos presenciar en enero de 1939, en idéntico

escenario y con idénticas masas. Me desgarra el corazón verme obligado a decir que la historia catalana

no se caracteriza, a menudo, por los aciertos de sus militancias banderizas. Los catalanes solemos tener,

individualmente, un gran sentido común, el celebrado "Seny", pero nuestra colectividad estructurada,

hadó, casi siempre, todas las marcas de la insensatez y del error. Y esto hay que tener el valor, humilde,

de confesarlo, aunque sea más fácil y placentero el halago y el sumarse a la corriente, señor López Rodó...

La Historia de Cataluña fue, sistemáticamente, ocultada o falseada. Primero por los representantes y

servidores del centralismo y, luego, por la reacción cainita de los autóctonos. ¿Quién sabe que fueron

soldados catalanes, mandados por el capitán Rovira, quienes defendieron el madrileño Parque de

Monteleón el 2 de Mayo? ¿y quien, que Agustina de Aragón era catalana y se llamaba Domènech de

apellido ? ¿Y no estuvo escrita en catalán la primera literatura españolista, moderna, cuando España —

con soldados catalanes— se enfrenta a Francia, por el Rosellón...? Pues con igual tergiversación han

procedido los separatistas de allende el Ebro y, como botón de muestra, quiero evocar al "Hereu Riera".

Seguramente muchos conocéis la delicada, bellísima y amorosa sardana así titulada, gloria de la música

catalana. Pues bien, ¿sabéis quién fue el Hereu Riera"?: Pues uno de los asesinos y ladrones más

repugnantes de la historia de Cataluña, tintó en la sangre de sus familiares y paisanos, cuyo nombre y

tropelías producían horror hasta entre los que estuvieron en su facción, la de los oligarcas pro-franceses...

Asi se engañó siempre al pueblo catalán. ¡Las masas barcelonesas...! La opinión mayoritaria, los fervores

sentimentales, los héroes electorales, la llamada voz y voluntad de Cataluña, eligió casi siempre y exaltó a

los figurones más deleznables y menos valiosos. Ved una lista: Polavieja, Lerroux, Maciá, Castelar,

Comorera y Tarradellas. Y comparad con la de los líderes que jamás obtuvieron aquél asenso: Prim, Pi y

Margall, Cambó, Peiró, Prat de la Riba y Maurin. Sistemáticamente, la elección inicial favorece a Barra-

bás... aunque luego, ante las consecuencias palpables y monstruosas, vengan los arrepentimientos tardíos

y las rectificaciones lacrimosas. Quizá el ejemplo histórico más indiscutible y neto, lo constituya el error

de Cataluña al abrazar la causa del pretendiente austríaco en la gran guerra civil llamada de Sucesión, al

morir Carlos II. Los "austríacos" eran las derechas inmovilistas, los defensores del tradicionalismo más

ultra, los terratenientes y restos feudales de la nobleza con sus vasallos, las estructuras de un antiguo y

gastado régimen, mientras los "felipistas" borbónicos eran la ilustración y el progreso, las clases medias y

obreras, la industrialización y el comercio. Las viejas estructuras del Poder heredado de los Austrias

defendían, no los privilegios de Cataluña, sino sus fueros de predominio oligárquico y sus negocios

turbios parapetados en una "Generalitat" famosa por su corrupción. Y nadie tan representativo de la

anquilosis opresora de los nobles terratenientes y del cohecho, como Rafael de Casanovas, exaltado,

pintoresca y falsamente, como el héroe-símbolo de Cataluña, en la no menos lamentable "diada" del

pasado 11 de septiembre: Rafael de Casanovas hubiera sido, hoy, el jefe de la Triple A....

Durante algún tiempo, logró la oligarquía dominante en Cataluña, engañar y arrastrar al pueblo honrado o

ingenuo, pero unos años después, cuando el sitio y toma de Barcelona —donde fue herido Rafael de

Casanovas—, dentro de la ciudad había sólo mercenarios extranjeros, los oligarcas y sus vasallos con un

puñado de vinculados, mientras entre los asaltantes eran docenas las unidades y millares los mayoritarios

catalanes borbónicos. Al fin y al cabo, con tales episodios no se hizo más que reproducir la gran mentira

del movimiento pseudocatalanista del sector nobiliario y del "establecimiento" catalán, en favor del

desdichado Principe de Viana y contra su padre el Rey Juan. Nuestros errores, al elegir facción o

bandería, no siempre fueron culpa en exclusiva, pues —aparte la clara intervención extranjera— no puede

desconocerse la incitación, provocación o cooperación del Poder centralista. Y, muy en especial, en la

llamada guerra "dels segadors", donde uno no sabe si es más espeluznante la torpeza del Conde-duque de

Olivares y de Felipe IV o la (desastrosa para Cataluña y los catalanes) entrega a Francia, consumada por

el inconcebible Pan Claris y la consabida "Generalitat". El resultado fue; la mina de Cataluña y los

catalanes, los más horrendos atropellos de la soldadesca de los dos bandos, y el habitual "final de

gàngsters´; según juicio de Carlos Sentís sobre la Generalitat del 39, presidida por Companys, y de la que

era o había sido ministro el "honorable" Tarradellas...

José María FONTANA

 

< Volver