Autor: Martínez, Francisco. 
 Tarradellas en Madrid. 
 Es un triunfo de todos     
 
 Pueblo.    21/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Tarradellas, en Madrid

ES UN TRUIMFO DE TODOS

"Soy el presidente de todos los catalanes y de los no catalanes que están en Cataluña"

"Me doy cuenta de que en España existe ya una democracia"

Durante los dos próximos días se entrevistará con el Rey, el presidente del Gobierno y varios ministros

MADRID. (PUEBLO, por Francisco MARTÍNEZ.)

«Soy el presidente de todos los catalanes, y de los no catalanes que están en Cataluña. Porque lo más

importante que he oído en España ha sido la unanimidad de los catalanes y de los no catalanes. No se ha

roto la comunidad de unos y otros, y esto creo que es el gran ejemplo no solamente para nosotros, sino

para todos los pueblos de España.» De esta forma se definió Josep Tarraaellas a su llegada al aeropuerto

de Barajas, ante unos cincuenta periodistas, los miembros de la comisión permanente de la Asamblea de

Parlamentarios Catalanes, el ministro de Trabajo, señor Jiménez de Parga; el consejero del presidente

Suárez, señor Sánchez Terán, y un. numero de catalanes que habían ido a recibir, despues, de treinta y

ocho años de exilio, al primer presidente de un gobierna autonómico desde la República: el presidente de

la Generalidad de Cataluña. Estas palabras del señor Tarradellas fueron acogidas por los parlamentarios

catalanes con aplausos, haciendo saltar a uno de los asistentes, diciendo «¡Visca Tarradellas!., mientras al

diputado Antón Canyellas se le saltaban las lagrimas.

A las seis y media de la tardé de ayer, Josep Tarradellas llegó a bordo de un, reactor de una compañía

privada, procedente de Tours (Francia), acompañado de su esposa, de su hija y de un secretario. En la

escalerilla te recibieron toa Jefes de los partidos políticos catalanes y parlamentarios. En nombra del

Gobierno fue saludado por el ministra de Trabajo, señor Jiménez de Parga, y por el asesor presidencial,

señor Sánchez-Terán, con quien el presidente Tarradellas ha llevado a cabo una gran parte de las

negociaciones qué condujeron si restablecimiento d* la Generalidad. «Siento una gran alegría por este

recibimiento; me doy cuenta de que en España existo ya una democracia, que es un hecho que tememos

que agradecer al Rey y al Gobierno», manifestó Tarradellas mientras se dirigia a la sala de autoridades del

aeropuerto, a la vez que una nube de fotógrafos hacían funcionar su flash cuando el presidenta de la

Generalidad saludaba con la mano al nú-mero de catalanes que le vitoreó desde la terraza del aeropuerto.

Ya en la sala de autoridades —raras veces abierta, -salvo cuando llegan jefes de Estado o presidentes de

Gobierno—, que fue gestionado por los señores Jiménez de Parga y Sentís, saludó el resto de los

parlamentarios miembros de la comisión permanente de la Asamblea de Cataluña, a excepción del

senador Portabella, que se encuentra en Barcelona preparando los actos de recepción al presidente

Tarradellas. Los flash de los fotógrafos se dirigieron en especial al abrazo entre el señor Tarradellas y el

senador Benet, que, como sa sabe, tuvieron ciertos en-frentaminetos. También recibieron al presidente, de

la Generalidad los jefes de los gabinetes de los presidentes de las Cortes, Congreso y Senado, en

representación de los respectivos titulares. Un par de senyeras ondeaban.

«DECIDIREMOS LOS PARLAMENTARIOS Y YO»

El presidente" d!e la Generalidad ofreció una rueda de Prensa nada más llegar, y en la misma empezó

manifestando que, «francamente, no esperaba un recibimiento asi, y me produce una gran emoción. Esto

quiere decir que en Madrid como en Barcelona o en cualquier punto de España hay «n gran deseo de

resolver nuestro problema y,una gran compren--«ion para ellos. Por tanto, mi emoción y agradecimiento

es profundo». Sobre si ahora era más facíl que nunca resolver estos problemas, Tarradellas respondió que

«todos son difíciles de resolver. Nosotros los vamos a resolver porque tenemos fe en nuestro pueblo».

Tarradelias manifestó sonriente que se imaginaba cómo será el recibimiento que tendrá en Barcelona y

que le emocionaba el pensarlo. El presidente de la Generalidad indicó a continuación que lo -primero que

hará será hablar con los partidos políticos de Cataluña sotare cuestiones económicas y sociales y después

sobre cuestiones políticas, y que cuando llegue a Barcelona decidirá el nombrarrniento de las comisiones

mixtas que están pevistas en la Generalidad. «No tengo prevista cuál será mi agenda de trabajo durante

los primeros días en Barcelona —dijo Tarradellas—; todo depende de los resultados de las reuniones.

Entonces decidiremos ellos, y yo lo que se hará.» Sobre la especulación en el sentido de que es posible

que presentara su dimisión en breves días, Tarradellas dijo evasivamente: «Dimisión, de qué.»

El señor Sánchez-Terán aclaró que el Rey no estará presente en la toma de posesión del presidente de la

Generalidad, puesto que Su Majestad viajará el do-mingo a. Arabia Saudita. El señor Tarradellas dijo por

su parte que no tenía ni que invitar al Rey al acto. «Don Juan Carlos siempre está invitado», añadió. En

cuanto a la presencia en dicho acto del presidente Suárez, esto se decidirá en !a entrevista que mantendrá

mañana Tarradellas y Suárez.

TARRADELLAS . LLORÓ AL OÍR «ELS SEGADORS»

¿Qué. diría usted a esos españoles que consideran´ incompatible la unidad de España con , las autono-

mías?, se le preguntó a Tarradelias, quien . respondió que: «No pgtán bien enterados. Que se informen y

verán que no es así.» Rés-pecto a si existe una total . identificación suya con los parlamentarios catalanes,

el presidente dijo que: «Absoluta, siempre hemos estado de acuerdó- y los acuerdos se han tomado por

unanimidad. Ha habido quisa alguna divergencia, pero es natural, porque somos demócratas y los

catalanes muy tolerantes y muy ´pragmáticos, pero en problemas de fondo estamos de, acuerdo siempre.»

Añadió que no había sido impuesto por nadie y, por. tanto, que no había sido impuesto por el presidente

Suárez. Pero, ¿de quién es eï triunfo?-, se le .preguntó. «Del Rey, del presidente Suárez, de los parlamen-

tarios, del pueblo catalán, de todos», respondió. ´ Sobre si se hablaba de que él no estaba contento con esta

Generalidad .Tarradellas replicó que «naturalmente, y e! presidente Suárez tampoco lo está. .Porque él

considera que es demasiado, y yo considero que es demasiado poco». Ante su abierta declaración de

republicano, el presidente de la Generalidad dijo qué, ya había aceptado la Monarquía, pero que si se

sometiera a referéndum que, entonces, lo vería. Por último, el señor Tarradellas manifestó que no habrá

problemas. entre su legitimidad histórica- y la legitimidad emanada de las elecciones generales. «La

prueba está —dijo— en que los paríamentarios de las elecciones están de acuerdo no conmigo, sino yo

con ellos». Seguidamente, el señor Sánchez-Terán, junto con el señor Jiménez de Parga, dieron por

finalizada -la rueda de Prensa, y acompañando al señor Tarradellas sé dirigieron hacia ^el ¡ coche oficial,

mientras va--rias personas gritaron: «Visca Catalunya.» En. el momento de subir al automóvil, un grupo

de jóvenes, entre ellos un soldado que saludó militarmente al presidente de la Generalidad, al tiempo que

ondearon una bandera catalana, cantaron «Els segadors», que. fue seguido también por los

parlamentarios, lo que produjo gran emoción en el señor Tarradellas, a quien se vio llorar en el interior

del vehículo

DOS DÍAS EN MADRID

-Josep .Tarradeilas visitará hoy al vicepresidente primero para Asuntos de la Defensa, teniente

general Gutiérrez Mellado, en el palacio de .la, Moncloa. A continuación visitará al presidente del

Tribunal Supremo de Justicia, y luego asistirá a un almuerzo, en Castellana, número 3, con el

vicepresidente tercero del Gobierno, Fernando Abril, y otros miembros del Gobierno. Estarán presentes

también parlamentarlos. A las seis de la tarde, el presidente de la Generalidad visitará el palacio de las

Cortes y mantendrá una reunión con miembros de la comisión dé urgencia legislativa, que apreció la

urgencia, por unanimidad , del decreto-ley por el que se restableció la Generalidad. Mañana, el señor

Tarradellas será recibido en audiencia por el presidente Suárez y por el Rey Juan Carlos. Por la tarde ofre-

cerá un coctel en el hotel Palace, donde se hospeda. El honorable Tarradellas viajará a Barcelona el do

mingo, a las seis de la tarde, donde se espera tendrá un gran recibimiento por la población catalana, a la

vuelta de su presidente, tras treinta y ocho años de exilio y con .el restablecimiento´ de las instituciones

autonómicas. Por su parte, el arzobispo de Tarragona, ha dirigido una circular. en la que ordena que el

domingo se digan tres plegarias, donde se patentiza la satisfacción de la Iglesia por este acontecimtento.

Numerosos autocares están siendo fletados para viajar el domingo a la Ciudad Condal. Por su parte, la

Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona ha hecho público un respetuoso saludo al señor

Tarradellas, pide que sé cuelguen senyeras en los balcones y .que los ciudadanos den su bienvenida al

presidente de la Generalidad. El próximo lunes, a las doce de la mañana,, el presidente de la Generalidad

de Cataluña tomará posesión de su cargo, aunque se desconoce las personalidades que asistirán. Él jueves,

día 27, Tarradellas presidirá la, apertura ofícial del curso universitario en Barcelona.

HABLAN LOS PARLAMENTARIOS

El senador catalán señor Benet, preguntado por ,,el regreso de Josep Tarradellas, manifiesta que significà

una etapa histórica nueva. Dijo también que no será necesario exigirle al presidente una actitud rápida

para organizar la Generalidad, «ya que él es el primer interesado en ponerla en marcha»,;añadió. . Por su

parte, el diputado del PSUC Antón Gutiérrez manifestó que lo referente a Justicia, Asuntos Exteriores,

Ejército, orden público e Iglesia no serán cuestiones que trate el futuro Consell de la Generalidad, sino

que seguirán siendo tratados a nivel, de Estado. Para el diputado del PSUC. los problemas planteados en

Cataluña son la enseñanza, paro, infraestructura industrial, etcétera.

 

< Volver