Me preocupa mucho la situación del país. 
 Felipe gonzález: No hablo con Suárez desde noviembre     
 
 La Vanguardia.    18/03/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

«Me preocupa mucho la situación del país»

Felipe González: «No hablo con Suárez desde noviembre»

Felipe González, en el curso de unas declaraciones, ha manifestado su enorme

preocupación por la

situación del país. El secretario general del PSOE ha señalado que su

distanciamiento con Suárez es cada

vez mayor y no ha hablado con él desde el mes de noviembre. Para Felipe González

la crisis de poder y

de credibilidad es cada vez más acuciante y el resultado es que el pueblo sufre

un desencanto. Añade que

él se niega a participar en la ceremonia de la confusión y acusa a la UCD de

provocar la actual crisis

política y económica que está atravesando España.

Madrid, 17. — «Mi distanciamiento y mi falta de comunicación con Suárez son cada

vez mayores, no

hablo con él desde el mes de noviembre», ha manifestado a Efe Felipe González al

comentar la relación

entre los dirigentes de los dos partidos mayoritarios de España.

El secretario general del PSOE ha puesto de relieve también su preocupación

sobre la situación por la que

atraviesa España. «Por primera vez desde que se inició la transición hacia la

democracia —ha dicho—

estoy seriamente preocupado. Me preocupa enormemente la situación del país,

porque no le veo salida a

la crisis económica y política en que UCD ha hecho desembocar a los españoles.»

«La crisis de poder y de credibilidad es también cada vez más acuciante —

continuó—. No existe

planificación, no existe visión da futuro, y todo se ve sometido a una política

de parcheo que sólo sirve

para ir tirando.»

Respecto al posible desencanto que puede sufrir ahora el votante español,

aseguró que efectivamente el

pueblo sufre desencanto o decepción porque sólo se le piden sacrificios y no

recibe demasiado a cambio.

«Ahora —dijo— que se están negociando la mayoría de los convenios colectivos,

los trabajadores

estarían dispuestos a ceder algunos puntos en sus salarlos, pero que a cambio el

Gobierno lee dé lo que en

otros países se conoce como "salario diferido", con contrapartidas de viviendas

financiadas a largo plazo,

con buenas instalaciones hospitalarias; en una palabra, compensaciones. Porque

el sacar adelante este país

es empresa de todos. No podemos tener millones de dólares de reserves y más de

millón y medio de

parados. Ese dinero hay que moverlo y hacerlo producir.»

«Yo no me canso de repetir que no se pueden parar empresas, pero tampoco dejo de

decir que no se puede

Ir a la huelga por la huelga, porque vamos a la ruina todos, trabajadores y

empresarios.»

Preguntado sobre la parte de culpa de los socialistas en esta situación dijo:

«La política de consenso se

acabó con la Constitución, a veces hay que ceder en algunos puntos por el bien

del país, pero lo triste es

que nos pide negociar sólo en lo que interesa al Gobierno, y se nos niega en lo

que nos puede interesar a

nosotros. Y desde luego, ya no vamos a tolerar el subterfugio de que continúa el

consenso y todos somos

culpables. Los socialistas no estamos en el Gobierno, por lo tanto, no tenemos

decisión. Y en las Cortes

tampoco tenemos mayoría..., me niego a participar en la ceremonia de la

confusión».

Por último, se refirió al planteamiento autonómico del Gobierno y dijo que no se

puede dar a unos lo que

se niega e otros, porque esta actitud irrita al pueblo. «De todas formas —

comentó—, es bueno que se

reconozcan los errores, aunque sea tarde, es una prueba de humildad a la que no

se nos tiene muy

acostumbrados...» — Efe.

 

< Volver