Según Felipe González. 
 España debe ser observador permanente en los no alineados     
 
 Diario 16.    30/06/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Diario16/30-junio-80

Según Felipe González

España debe ser observador permanente en los no alineados

El secretario general del PSOE, Felipe González, afirmó en unas declaraciones a

«El País» que España

debe participar como observador permanente en el Movimiento de los No Alineados,

y trazó la

perspectiva de una integración plena.

Madrid Felipe González, secretario general del PSOE, manifestó en la entrevista

publicada ayer, que

España debe participar como observador permanente en el Movimiento de los No

Alineados, con la

perspectiva adicional de una posible y futura integración plena.

«Creo, dijo Felipe González, que España debe participar en la organización de

los no alineados como

observador permanente. No podríamos hacerlo como miembro de pleno derecho, por

impedimento

jurídico de los estatutos de la organización.»

Y tras razonar las consecuencias beneficiosas de su propuesta para el país, que

no perdería «su perfil

europeo y occidental», el líder socialista añadió: «En todo caso, la

incorporación de España a los trabajos

de los no alineados, como observador permanente, lo que podría permitirnos más

adelante, proponer un

cambio de estatutos, si fuera necesario, está en contra de la entrada en la

OTAN.»

Una gran parte de las extensas declaraciones del secretario del PSOE estuvieron

centradas, precisamente,

en el proyecto de calendario para el ingreso en la OTAN expuesto, hace una

semana, por el ministro de

Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, al mismo diario.

La OTAN, punto de ruptura

«El ingreso de España en la OTAN constituye el punto central de ruptura entre la

política exterior de

UCD y del PSOE», afirmó Felipe González, para lamentar, a continuación, «esta

ruptura pro OTAN del

Gobierno, porque ello afectará dura mente a la unidad de acción exterior».

En este sentido, el líder socialista se refirió a tres temas concretos: la

adhesión española a la CEE, la

cuestión de Gibraltar y la renegociación del tratado bilateral hispano-

norteamericano, en los que, afirmó,

el PSOE no apoyará al Gobierno, pese a la coincidencia de posiciones iniciales,

si éste persiste en

relacionarlos con un eventual ingreso en la Alianza.

Tras afirmar que el tema de la Comunidad Europea ha sido llevado con

precipitación y objetivos

electoralistas, González consideró que «el hecho de que este tema haya sido

ligado ahora

a la cuestión OTAN constituye otra actitud de complejo y debilidad del Gobierno

ante Europa, un

comportamiento que, mientras permanezca vigente, impedirá que nosotros apoyemos

este procedimiento

de caminar hacia la CEE de la mano de la OTAN».

En relación con Gibraltar, afirmó: «Insisto en que me parece un grave error

ligar esta cuestión al tema de

la OTAN. Nosotros no vamos a apoyar esta política, aunque seguiremos actuando en

favor de la

recuperación de la soberanía de Gibraltar.» Y reiteró: «No puede cambiarse la

soberanía sobre nuestro

territorio por el ingreso en la OTAN.»

No defenderán las bases U.S.A.

Refiriéndose a los tratados hispano-norteamericanos, Felipe González dijo: «De

momento parece claro,

por parte del Gobierno, que desean mantener las dos relaciones, la multilateral

y la bilateral», e insinuó

que el desarrollo de la primera podría perjudicar a la segunda, en la medida en

que las declaraciones que

el presidente Suárez hizo en Bruselas en apoyo de la nuclearización de la Europa

atlántica contradicen,

según el líder socialista, el reciente proceso de desnuclearización española.

Tras afirmar que el acuerdo vigente puede mejorarse, González añadió: «Ahora

bien, si este acuerdo se

liga, como ha hecho el Gobierno, a la cuestión OTAN, se fomenta una conciencia

popular en la que la

primera deducción que se obtiene es que ambos temas están ligados y que deben

caminar juntos. Y ello

puede desencadenar una dinámica que cuestione el tratado bilateral y,

naturalmente, sí ello ocurre, no

serán los socialistas los que van a defender bases extranjeras en España.»

El secretario del PSOE ratificó la posición ya expuesta en el Congreso por el

grupo socialista, en el

sentido de que «si entramos en la OTAN por mayoría simple del Parlamento,

saldremos de la OTAN por

una decisión de mayoría simple del Parlamento».

Por otro lado afirmó que las últimas declaraciones de Oreja tienden a desviar la

atención de los graves

problemas internos. El país, dijo también, no se divide ahora entre aliancistas

y no aliancistas, sino,

«dicho con mayor crudeza», entre los que están o no están de acuerdo «con que se

sitúe un cohete nuclear

a cien kilómetros de Madrid, a sabiendas de que un SS-20 soviético puede

instalarse a la misma distancia

de Moscú, pero apuntando a España».

 

< Volver