Homenaje a Ramiro de Maeztu en Vitoria, su ciudad natal  :   
 Fraga Iribarne intervino en un acto académico en honor del ilustre escritor. 
   21/03/1962.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

HOMENAJE A RAMIRO DE MAEZTU

EN VITORIA, SU CUIDAD NATAL

Fraga Iribarne intervino en un acto académico en honor del ilustre escritor

VITORIA.—La ciudad ha rendido un cariñoso homenaje a su preclaro hijo Ramiro de Maeztu, que

comenzó con el rescubrimiento de una lápida en la casa, en que nació. Asistieron el Ayuntamiento y la

Diputación en cuerpo de comunidad y también todas las primeras autoridades y r e presentaciones,

congregándose en los alrededores gran número de vitorianos.

El alcalde pronunció unas palabras recordando el nacimiento de Maeztu, sus primeros años en esta capital

y una serie de hechos que justifican el enaltecimiento de su figura. Seguidamente, a los acordes del himno

nacional, interpretado por las bandas de "chistularis" de la Diputación y el Ayuntamiento, el gobernador

civil descubrió la lápida en la que, después del nombre de Maeztu, se lee: "paladín de la Hispanidad,

precursor y mártir de la España eterna, la ciudad de Vitoria le dedica este recuerdo para perpetuar su

memoria." A continuación las corporaciones y autoridades desfilaron por los principales calles,

dirigiéndose a la Jefatura Provincial del Movimiento, donde se celebró un acto académico que fue

presidido por las primeras autoridades vitorianas.

En primer lugar, el presidente de la Diputación pronunció un discurso en el que hizo un somero estudio

del pensamiento de Maeztu. de su autorizada defensa de la Hispanidad y que fue enviado a la muerte

porque conocía a sus enemigos. Abordó después varias facetas de la vida de Maeztu y, especialmente, en

lo que se refiere a su clara visión del futuro al advertir el peligro del comunismo en Hispanoamérica.

A continuación, el señor Fraga Iribarne, director del Instituto de Estudios Políticos, desarrolló el tema

"Maeztu y Santayana, dos españoles ante el mundo", en el que examinó el paralelismo entre estos dos

hombres a quienes les tocó vivir la crisis de España desde sus puestos extraordinarios.

Habló finalmente el gobernador civil de Álava, quien se refirió al vitorianismo de Maeztu, basándose en

los escritos en revistas y libros y su visión del porvenir. Siempre quería volver a esta capital, donde nació,

al igual que el árbol, que muere donde nace. Pero su deseo se vio truncado y con él todo un pensamiento.

Se refirió después a los fundadores, como José Antonio, Maeztu, Ramiro Ledesma Ramos y otros, y

terminó diciendo que Vitoria rendía el homenaje a un hidalgo y a un gran vitoriano como Ramiro de

Maeztu lo era. (Cifra.)

 

< Volver