Federico Mañero, nuevo secretario general. 
 Felipe González clausurtó el XIV Congreso de las Juventudes socialistas     
 
 ABC.    24/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Federico Mañero, nuevo secretario general

Felipe González clausuró el XIV Congreso de las Juventudes Socialistas

MADRID. El secretario general del PSOE, Felipe González, clausuró a primeras

horas de la

noche del domingo el XIV Congreso de las Juventudes Socialistas, que ha venido

celebrándose

en Madrid durante este pasado fin de semana.

Previamente al discurso de Felipe González los compromisarios asistentes al

Congreso

eligieron a la nueva Comisión ejecutiva del partido, cuyo secretario general es

Federico

Mañero. Los demás miembros de la Ejecutiva de Juventudes Socialistas son: Javier

de Paz,

Rodrigo López, José Domingo, Manuel Corredera, Jesús Vaca, Magdi Martínez, José

María

Múgica y Ramón Vilar.

Por otra parte, los compromisarios aprobaron, casi por unanimidad, la nueva

ponencia política

de las Juventudes, que asume la declaración de principios del PSOE y establece

como

principios de acción del partido la defensa de las libertades civiles y

políticas, la lucha por la

paz, por la tolerancia y contra la violencia, la lucha por la solidaridad y la

lucha por cambiar la

vida.

En la ponencia aprobada se hace referencia, asimismo, a temas como el campo y la

juventud,

la convivencia y la paz en Euskadi, la libertad sexual, el rechazo a la entrada

de España en la

OTAN y a la existencia en territorio nacional de bases extranjeras, el servicio

militar, la

solidaridad con los países del Tercer Mundo y la defensa de los derechos de los

jóvenes en la

emigración.

DEMOCRATIZAR Y MODERNIZAR

El secretario general del PSOE, Felipe González, en el discurso de clausura del

Congreso

expresó su apoyo personal y el de toda la Ejecutiva del PSOE a las Juventudes

Socialistas y

rechazó las acusaciones de que la dirección de su partido se ha "acomodado».

«Estamos trabajando duramente — ha dicho— con plena conciencia de que, además,

dentro

del desarrollo histórico de España, y si éste es favorable para el asesoramiento

democrático, la

actual dirección del PSOE se va a quemar.»

El señor González ha dicho, como ya hiciera en el debate de investidura, que hay

que

democratizar y modernizar el aparato del Estado y que «hay que liberar a la

sociedad de la

hipoteca de los poderes ocultos que la controlan».

El secretario general del PSOE manifestó, por otra parte, que la transición no

se ha terminado,

como dijo Leopoldo Calvo-Sotelo en la presentación de su programa, sino que «se

inicia una

nueva etapa, en que se ha parado la transición».

«No es gratuito el hecho de que Calvo-Sotelo, en la tribuna del Congreso, haya

hablado de

política económica sin mencionar para nada la vertiente social ni que haya

planteado el

problema de nuestra entrada en la OTAN partiendo del maniqueísmo de buenos y

malos —ha

agregado — . UCD se ha quitado la máscara y está emergiendo ya sus auténticos

intereses y

los de la derecha.»

Felipe González ha concluido su intervención mostrando cierta preocupación «por

la cortina de

humo que supone la ofensiva de Calvo-Sotelo y de UCD promoviendo la entrada de

España en

la OTAN con el fin de desviar la atención de la opinión pública de los graves

problemas

internos, que no han sido resueltos por el partido del Gobierno».

 

< Volver