Constituida la tendencia de izquierda del PSOE     
 
 El País.    14/11/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Constituida la tendencia de "izquierda" del PSOE

Luís Gómez Llórenle, Fernando Burgos, Alonso Puerta, Manuel Turrión y Pablo

Castellano son los

primeros firmantes del manifiesto de Izquierda Socialista, la corriente, critica

del PSOE. uno de cuyos

diecinueve puntos, a los que tuvo anoche acceso Europa Press, resume claramente

su ideología; «El

PSOE y, en su seno, la Izquierda Socialista, retomará como primordial objetivo

interno y externo la; lucha

ideológica y la formación´ ciudadana, consciente de que dicho esfuerzo, por

lento y difícil que sea,

fortalece la organización obrera».

La nueva «corriente de opinión en el seno del partido», como ellos mismos se

autodefinen, ve en el

«intento inocultable de la socialdemocratización y en los brotes inaceptables de

cultos a la personalidad»,

así como en la «aparición de los síntomas de una desnaturalización profunda, que

acarrea la desafiliación

y el apartamiento del cuerpo electoral», los principales males del PSOE. .

Su objetivo, pues, al «retomar la lucha ideológica», es impedir «el abuso de la

privatización de la

información y de la formación general al servicio de élites».

En otro apartado de! documento de difícil lectura, por lo intrincado de su

redacción, se dice: «Sin un

programa de serias y profundas transformaciones económicas, administrativas,

judiciales, etcétera, las

causas de los problemas permanecerán intocados y sólo se logrará paliar, si

cabe, sus efectos, por lo que

Izquierda Socialista del PSOE ha de rechazar todo intento de desvirtuación de su

lucha contra el poder

económico, como generador de dominación política y miseria intelectual de la

clase obrera, y su

sustitución por un catálogo de medidas arribistas de mera gestión, por pulcra

que esta sea, de los intereses

de la clase dominante».

Tras criticar duramente la «ausencia de democracia interna» en el partido

socialista y rechazar asimismo

la entrada en la OTAN, ya que consideran preciso «movilizar la acción popular,

en una contraofensiva,

para hacer frente al designio gubernamental de incluir a España en la

Organización del Atlántico Norte».

Izquierda Socialista tampoco acepta la fórmula de un hipotético Gobierno de

coalición UCD-PSOE. A

este respecto, afirman: «La resolución congresual referente a la constitución de

un amplio bloque de

clase, y extensión de la base de nuestra acción política en los sectores

marginados, impone la búsqueda de

una acción unitaria de izquierdas con los partidos de clase y lógicamente,

excluye las combinaciones

interclasistas o gobiernos de coalición con la derecha, forzados por el

voluntarismo de la mera

participación en el poder, que nunca puede sustituir la imperiosa obligación de

hacer partido y sindicato

con acciones coherentes y rigurosas, para así contribuir a la unidad de acción

de las clases populares».

 

< Volver