Los problemas de los partidos, según Gómez Llorente     
 
 El País.    22/12/1981.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Los problemas de los partidos, según Gómez Llorente

En su discurso sobre la representación proporcional, el diputado Gómez Llorente

examinó más

ampliamente los problemas de la democracia de partidos. Estas son algunas de las

ideas expuestas:

- La Constitución del Estado considera a los partidos como cauce de la

participación política de los

ciudadanos, y a tal efecto añade que su estructura interna y funcionamiento

deberán ser democráticos.

«La Constitución se consolida practicándola, y eso empieza por la propia casa;

si los partidos se

oligarquizan y tecnocratizan, y si pierden su nervio ideológico, la democracia

española quedará

huérfana de alternativas de cambio».

- En España hay elementos que presionan para que los partidos se deslicen por un

proceso de

oligarquización. El sistema electoral otorga todo el protagonismo a los partidos

y no a los candidatos,

hasta el extremo de que los ciudadanos no se explican un escándalo como el del

Ayuntamiento de

Madrid, en que la crisis de un partido «próximo a nosotros» —evidente

alusión al PCE—

provoca la destitución de concejales por motivos absolutamente ajenos a su

gestión municipal.

- El hecho de que no haya una franja entre la derecha y la izquierda hace que

cada vez se aproximen

más las personas, el lenguaje, los gestos, y como la franja que decide el

resultado electoral es

pequeñísima, los dos principales partidos de este país se dirigen continuamente

a ella, diluyendo su

mensaje y su programa.

— El que crea que los partidos viven de las cuotas de sus afiliados está en el

mejor de los mundos. Es un

problema resuelto a través de subvenciones, créditos y retribuciones a los

cargos públicos: «Miles de

personas en los partidos están relacionadas con esa forma de financiación; que

es limpia y correcta,

pero a nadie se le escapa que esa situación puede tender hacia cierta

funcionarización de la política.

Y el día que los partidos lleguen a ser sindicatos de políticos se producirá una

catástrofe, porque el

principal objetivo de todo sindicato es el mantenimiento del empleo».

— En un partido obrero también se puede dar una política cesarista o una

política de equilibrio. Y un

factor corrector, de equilibrio, es la representación proporcional.

 

< Volver