Autor: Soriano, Manuel. 
 Declaraciones de Pablo Castellano, con el pacto al fondo. 
 Los críticos del PSOE no se han entregado a Felipe     
 
 Diario 16.    30/06/1981.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

Declaraciones de Pablo Castellano, con el pacto al fondo ________

LOS «CRÍTICOS» DEL PSOE NO SE HAN ENTREGADO A FELIPE

«Hay que reconocer las corrientes socialista, socialdemócrata

lema, socialcristiana, nacionalista y trotskista»

«El pacto con UCD es un pacto con el franquismo residual»

NACIONAL

30-junio-81/DIARIO l6

Manuel SORIANO

- RECIENTEMENTE se ha hablado de un pacto entre la ejecutiva del PSOE y

la corriente izquierda socialista de cara al XXIX Congreso del partido. ¿Se ha

formalizado ya?

- No hay ninguna clase de pactos. Hay una reivindicación…, si tú quieres

hay unas conversaciones para

que, por parte de la dirección hegemónica del PSOE, se reconozca que hay

diferentes sensibilidades y

que podamos concurrir al próximo congreso con nuestra personalidad, y si

tenemos algún respaldo

electoral en la base, estando presente a través de la representación

proporcional, podamos participar en

la acción política del partido a través del voto.

- ¿Existen principios de acuerdo?

- En principio, Felipe González ha aceptado pro poner a la comisión ejecutiva y,

en su caso, al comité

federal del próximo 11 de julio que se reinterpreten los estatutos, que no hace

falta forzarlos para dar

representación a las corrientes.

Cinco corrientes

- ¿Se trata de un esfuerzo por dar satisfacción, con pequeñas concesiones, al

«molesto sector critico para

que la ejecutiva pueda dirigir más cómodamente?

- La simplificadora división del partido en «críticos» y «oficialistas» no es

real. Nuestras reivindicaciones favorecen a todas las corrientes. Porque en el

partido hay una seria corriente socialdemócrata

laica, que la pueden representar compañeros como Luís y Javier Solana, o el

propio Felipe y el

propio Guerra; hay una corriente social-católica muy importante, que la

representan hombres como el

compañero Peces-Barba, y los que como él proceden de la vieja democracia

cristiana.

También hay una corriente que pone mucho énfasis en el factor nacionalista y que

es el socialismo

catalán, el socialismo valenciano o el socialismo gallego. Y tampoco podemos

olvidar una corriente,

que nada tiene que ver con izquierda socialista, que es la de carácter

trotskista o izquierdoso.

Al final, hay que construir un partido que sea un equilibrio entre muchas

formas de pensar, que sea

capaz de culminar en una síntesis, siguiendo un poco el modelo francés, que los

hechos han demostrado

que era útil.

Felipe, receptivo

- Pero el mero reconocimiento de las corrientes, sin más. quizá sea un puro

formalismo, ¿no cree?

- Efectivamente, en el congreso extraordinario se reconocieron y se quedaron en

una pura proclamación

teórica. Después de reconocer las corrientes hay que reconocerles el derecho de

representación, el derecho

de voto, el derecho de presencia en los órganos de prensa del partido, el

derecho de presencia en los

órganos de dirección y, además, el derecho a participar en los fondos y en la

economía

del partido para llevar adelante su propio debate ideológico.

- ¿Tiene voluntad la ejecutiva de atender a estas reivindicaciones» que acaba de

enumerar?

- Si no expresamente, tal como yo las he enumerado, si hemos percibido una

receptividad en los

compañeros Felipe González, Alfonso Guerra y Carmen Garda. Ahora, también hemos

percibido la

reacción contraria en Cataluña, en Valencia, en Andalucía, donde una mayoría

procedente del PSOE

y de la UGT se encuentra en una situación de minusvaloración frente a una

mayoría procedente de

los sectores nacionalistas.

Y en Madrid hay una dirección que representa a un treinta o cuarenta por ciento

de la Federación

Socialista Madrileña. Mantienen una resistencia a que a través de la

representación proporcional pierdan

un alto porcentaje de su presencia política.

Unidad

- ¿Qué actitud mantendrá izquierda socialista si fracasan sus reivindicaciones?

- Nadie va a romper la unidad del partido. Estas reivindicaciones las que remos

desarrollar en el partido

y para el partido.

Ni fuera del partido, ni contra el partido. Si fracasamos, seguiremos

trabajando para convencer a los

compañeros.

Discrepancias

- ¿Se han reducido las diferencias ideológicas y estratégicas con la ejecutiva a

través de las negociaciones

que vienen manteniendo?

- No. Las discrepancias son muy serias y, por eso, no se puede hablar de pactos.

Desde los pactos de la

Moncloa a la política de concertación, que rechazamos, la estrategia de la

ejecutiva no ha servido para

profundizar en la democracia, sino que la ha debilitado, estableciendo una zona

confusa entre la UCD y el

PSOE que nos hubiera gustado ver clarificada.

Hay quien ha reducido la acción del partido a una presencia institucional en las

Cortes, en las Juntas

regionales, en los Municipios, pero ha olvidado la lucha en la calle. Y la lucha

en la calle no es la

manifestación ni la algarada, no es la barricada ni la subversión. La lucha en

la calle significa la

concienciación, para que cada militante, cada ciudadano participe en la

democracia activamente, no de

una manera pasiva sólo el día de la votación.

- Y en cuanto a la organización interna del partido, ¿cuáles son las

discrepancias?

- Hay quien pretende hacer del PSOE un partido de cuadros políticos paga dos por

el Estado, que casi

sustituyan a la clase obrera. Y nosotros pretendemos hacer del partido una gran

organización de masas, en

la que los que tenemos cierta representación política estemos siempre

representando algo.

Porque si luego en el pueblo sólo hay abstención, apatía y desencanto, ¿qué coño

pintamos?

- ¿Qué opina del reciente documento «El PSOE ante la situación política»?

- No hace un análisis político desde una perspectiva de clase y es insuficiente

en cuanto a las medidas que

propone. Por ejemplo, no se puede admitir desde posiciones socialistas que la

economía libre de mercado

nos va a sacar de la crisis.

El Estado no puede ser arbitro en una situación de desigualdad entre dos

contendientes: la clase obrera,

machacada durante cuarenta años, y una burguesía requeteprivilegiada desde el

régimen anterior. Hace

falta una economía intervenida, planificada democráticamente.

Por tanto, ese proyecto no lo califico ya de social demócrata, sino de

pseudoliberal. lo cual no sirve

porque privilegia a las clases ya privilegiadas.

Franquismo residual

- ¿Por qué no comparten las tesis del Gobierno de coalición UCD-PSOE defendido

por la ejecutiva de su partido?

- Las alianzas hacia la derecha y el Gobierno de coalición son un profundísimo

error. Si, efectivamente,

este país no ha hecho la revolución burguesa y democrática, por que no hay

burguesía democrática, ¿con

quién se va a pactar? Se pacta con el franquismo residual. Eso es muy grave. Si

por el contrario, hay una

burguesía liberal, democrática, que puede hacer avanzar al país, pues que lo

haga avanzar sin complicar al

Partido Socialista Obrero en este tema. No hay ninguna posibilidad de imbricar

las necesidades que tiene

la Banca, a la que representa Calvo-Sotelo, con su necesidad de reacumulación de

capi tal, con los

intereses de la clase obrera, que está soportando el paro, la carestía de la

vida y todo lo demás.

Pablo Castellano, diputado del PSOE por Cáceres, es uno de los más cualificados

representantes de la

conciencia crítica del PSOE y afirma que la corriente izquierda socialista

quieren enterrar la

denominación de «críticos» no se ha entregado a Felipe González de cara al XXIX

Congreso. Hay un

principio de compromiso por parte del secretario general de reconocerles

representación proporcional.

Pero las discrepancias ideológicas y estratégicas con la dirección siguen en

pie. No obstante, Pablo

Castellano asegura que nadie va a romper el partido.

«Las discrepancias son muy serias y no se puede hablar de pactos.»

«Nadie va a romper la unidad del partido.»

 

< Volver