Autor: Bueno Vicente, José Miguel. 
   La utilización del poder     
 
 Diario 16.    03/08/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

JOSE MIGUEL BUENO!

Diputado del PSOE por Salamanca

La utilización del poder

La polémica suscitada entre el socialista Bueno y el centrista Sánchez Terán,

ambos diputados

salmantinos, tiene hoy un tercer capítulo: «Quisiera que mi interlocutor supiera

distinguir para evitar

tergiversaciones posteriores.»

Dice el diputado de UCD que los socialistas disponemos de poder —y apostilla

«con los comunistas, por

supuesto»— en los Ayuntamientos y demás órganos periféricos del Estado. Sí, es

cierto, pero es un poder

tremendamente amordazado —en perjuicio del pueblo— por la acción del Gobierno

central que UCD

gestiona. Dígame, sino, de qué márgenes de funcionamiento disponen los

Ayuntamientos democráticos, si

constantemente desde el Estado se impide la necesaria financiación municipal.

Y, ¿no le parece vergonzoso que a estas alturas el Gobierno de UCD todavía no

nos haya enviado al

Congreso la siempre prometida y urgente ley de Régimen Local? Son sólo dos

ejemplos. Si a ellos se le

añade el frenazo propiciado por UCD a la reforma de la Administración, a la

descentralización y al

traspaso de competencias, estará el diputado conmigo en que .desde la cúpula del

Estado, ustedes los que

tienen categoría y sentido de la responsabilidad mantienen neutralizada nuestra

cuota de poder en la

periferia del Estado, o al menos tratan de hacerlo con la tergiversada forma de

utilizar el poder.

Otorga el presidente de Telefónica otra cuota de poder a la patronal en su línea

de diluir el monopolio de

aquél. Lo que ocurre es que a esa cuota la gestionan muchos de los hombres de

UCD. La patronal y la

Administración han sido dos importantes puntos de reclutamiento del centrismo.

¿Quiere el diputado que

le proporcione la lista de parlamentarios o de miembros de UCD que son

presidentes o consejeros de

grandes empresas? Bueno, sin ir más lejos, usted es uno de ellos.

Y, ¿quiere que describa aquí cómo utilizan muchos de ustedes en beneficio propio

o en el de su partido

las empresas que dirigen? No me haga que le recuerde que su fotografía está

apareciendo últimamente en

diarios y revistas —de información general— al lado de los resultados económicos

de Telefónica en el

pasado ejercicio.

También le otorga el diputado una cuota de poder a las centrales sindicales. ¿De

verdad cree el ex

ministro de Trabajo que las centrales españolas tienen un poder similar a sus

hermanas europeas? Sin

duda podrían tenerlo si UCD hubiese propiciado ya la completa devolución del

patrimonio, tanto el

histórico como el acumulado y si hubieran recibido desde el poder que ustedes

utilizan el apoyo que en

toda democracia merece el movimiento obrero. Pero no ha sido así.

Normas electorales

En cuanto al poder judicial, yo pienso que camina hacia la independencia, como

debe ser. Al menos en

esa línea trabajamos todos desde las Cortes Generales para adecuarlo a la

democracia. Sin embargo, ¿qué

ocurre con los mecanismos que originan las mayorías en el Congreso y que a su

vez dan lugar al

Gobierno de la nación? ¿Cree el diputado que la normativa electoral vigente —

propiciada

por UCD— recoge fielmente el pulso popular?

Fíjese, Salamanca (provincia agraria) tiene cuatro diputados, uno por cada

62.326 electores, mientras que

Barcelona (provincia industrial) tiene tan sólo 33, uno por cada 107.135

electores. ¿Es esto

proporcionalidad? Pero no acaba ahí el tema. Aún más parcial es el modelo que

ustedes han creado para

controlar a tope las Diputaciones Provinciales de la gran mayoría de las

circunscripciones de la España

del interior.

Y pretenden sancionar modelos similares para las autonomías menos concienciadas,

como en el caso que

a usted y a mí nos concierne: Castilla y León. Es sólo así, con el concurso de

los medios de comunicación

del Estado y con el voto del miedo, como han conseguido ganar las pasadas

elecciones. No trate de

confundirnos, señor Sánchez Terán.

El epílogo es sencillo. Existe monopolio del poder en España y en este sentido

ustedes no han hecho más

que darle continuidad. El pueblo lo sabe y desea que desaparezca y que el poder

se reparta real y

visiblemente. Sólo cuando esto ocurra habremos dado fin a la transición.

Ustedes, hasta ahora, no han

cumplido con el papel que sus correligionarios europeos ya han desempeñado:

consolidar de hecho y

firmemente la democracia en sus países. De ahí que yo dijera en mi artículo

anterior que España necesita

de una derecha convencidamente democrática, a lo que ahora añado: y también un

auténtico centro

democrático.

 

< Volver