Sobre los pactos PSOE-PCUS, que le atribuye la UCD. 
 Alfonso Guerra pide un desmentido del Gobierno     
 
 ABC.    13/09/1981.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

NACIONAL

ABC/5

Sobre los pactos PSOE-PCUS, que le atribuye UCD

Alfonso Guerra pide un desmentido del Gobierno

MADRID. El vicepresidente general del PSOE, Alfonso Guerra, ha desmentido

categóricamente la

existencia de un pacto secreto entre su partido y el Partido Comunista de la

Unión Soviética, al tiempo

que ha arremetido con contundencia contra la UCD, cuya Secretaría de

organización había distribuido la

Información en un Informe confidencial para los directivos del partido.

Guerra ha pedido al Gobierno, a través de la Cadena SER, un desmentido sobre el

tema —«que venga del

Gobierno, porque a UCD ni se le cree para decirlo ni para desmentirlo»—

amenazando, si no se produce

esta reacción, con proponer a la dirección del Partido Socialista «que cortemos

cualquier tipo de relación,

por mínima qué sea, con un Gobierno que es capaz de ese tipo de inmoralidad. Y

eso no está en

contradicción con afirmar los acuerdos autonómicos».

El vicesecretario general del PSOE ha involucrado en la información al ministro

de Asuntos Exteriores, el

responsable de temas internacionales del partido y el responsable de UCD en el

Parlamento para temas

internacionales. Las insinuaciones de Guerra han tenido una inmediata respuesta

del ministro de Asuntos-

Exteriores, José Pedro Pérez-Llorca, quien a su llegada ayer a Mallorca para

despachar con el Rey

desmintió categóricamente conocer nada sobre el pacto: «Yo, de ese pacto no se

nada.» Al tiempo

menospreciaba las declaraciones de Guerra: «Alfonso Guerra tiene mucha

imaginación. Yo tengo muchas

cosas que hacer, tengo muchas preocupaciones y no tengo tiempo para meterme en

estas cuestiones, de

manera que puede estar tranquilo Alfonso Guerra, si puede.»

La información en cuestión, incluida en un informe interno de la Secretaría de

organización centrista, bajo

el título «Proyecto Igalso», señala que cuando una Delegación del PSOE visitó la

Unión Soviética en

1977, con su secretario general, Felipe González, al frente, los socialistas y

el PCUS suscribieron unos

pactos secretos, fuera del comunicado conjunto que fue hecho público en aquella

ocasión. En ellos se

estipulaba que el PCUS apoyaría a los socialistas para que llegaran cuanto antes

al Poder en España, a

cambio de la beligerancia del partido español en contra de la entrada de nuestro

país en la OTAN.

La virulencia en el desmentido de Guerra, habitual por otra parte en sus

críticas a los centristas, ha

provocado otras declaraciones del secretario de organización de UCD, José Ramón

Caso, en las que

señala que se alegra «como español, que el señor Guerra desmienta el contenido

de la información».

«UNA CALUMNIA»

El vicesecretario general del PSOE considera que lo difundido por UCD es una

calumnia y alude a sus

dirigentes con el calificativo «panda de sinvergüenzas».

«UCD tiene tal descrédito—señala—, se cree tan poco en ella, tiene tal follón

interno, tiene tal pelea por

distribuirse los pesebres, a ver quien se lleva el pesebre más rico, que nadie

cree en esta serpiente de

verano que inventan los señores de UCD y los ministros del Gobierno.»

Sobre la repercusión del tema en los pactos UCD-PSOE, Guerra señala:

«Hemos firmado el acuerdo autonómico por sentido de responsabilidad, porque es

necesario para este

país, y la verdad es que nosotros no vamos a dejar de cumplir ese acuerdo

autonómico. Lo que ocurre es

que si no hay un desmentido del Gobierno sobre este tema, que venga del

Gobierno, por que esa es una

pandilla en la que no cree nadie. Yo, personalmente, voy a proponer a la

dirección del Partido Socialista

que cortemos cualquier tipo de relación, por mínima que sea, con un Gobierno que

es capaz, a ese tipo de

inmoralidad. Y eso no está en contradicción con firmar los acuerdos

autonómicos.»

Finalmente, el dirigente socialista critica duramente a los centristas y

explica, en cierto modo, la

actuación de su partido: «El Gobierno de UCD es un edificio en ruinas, que es

preciso apuntalar por una

razón: porque si cae el edificio le coge a todo el pueblo español debajo, y

significa que hay gente deseosa

de dar golpes militares, golpes de Estado, y hay que apuntalar en aquello en los

que uno no cree. La

desgracia de este pueblo es que, después de cuarenta años de dictadura, al

llegar a la democracia, resulta

que estos señores que estaban en la dictadura recogen el Poder, y hay la misma

gente, y ni siquiera les han

quitado los collares.»

Alfonso Guerra desmintió, por otra parte, que existiera un acuerdo entre el PSOE

y UCD para retrasar la

implantación de la televisión privada, aunque precisó que creía en la televisión

pública.

 

< Volver