Felipe González descarta un Gobierno de coalición UCD-PSOE. 
 Doce diputados socialistas piden mayor participación en su grupo parlamentario     
 
 El País.    12/11/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

EL PAÍS, miércoles 12 de noviembre de 1980

NACIONAL

Felipe González descarta un Gobierno de coalición UCD-PSOE

Doce diputados socialistas piden mayor participación en su grupo parlamentario

(Viene de primera página)

«El PSOE, por el contrario», prosigue la circular de Felipe González, continuará

su estrategia de oposición responsable al actual Gobierno y encarará las

próximas elecciones con la

confianza de que los trabajadores y otros sectores ciudadanos apoyen

mayoritariamente al partido».

«La situación es difícil, el partido necesita aunar esfuerzos para fortalecer la

estrategia socioeconómica y

política que venimos desarrollando en todos los frentes».

«Los responsables del comité federal deberán informar sobre los debates y La

resolución de la reunión de

los días 18 y 19 de octubre para evitar que se propague un clima de confusión».

«Saludos socialistas. Felipe González, secretario general».

Reunión del grupo parlamentario

Paralelamente, el Grupo Parlamentario Socialista reeligió ayer a su comité

permanente. El presidente del

mismo, Alfonso Guerra, defendió la gestión del comité, que fue aprobada con 57

votos a favor; en contra

votaron Pablo Castellanos, Luís Gómez Llorente y Joaquín Navarro; se abstuvieron

catorce diputados,

entre ellos algunos de los firmantes del escrito antes mencionado. .

Posteriormente se procedió a la

votación para elegir el comité permanente, para lo que se había presentado una

sola candidatura, integrada

por los que habían ocupado hasta entonces la dirección del organismo.

Del total de 87 votos emitidos, 16 lo fueron en blanco, atribuibles al «sector

crítico», El resto de los

resultados es el siguiente: Alfonso Guerra, presidente, 72 votos;

Gregorio Peces-Barba, secretario general, 61; Virgilio Zapatero, secretario

adjunto, 62. Vocales: Enrique

Barón, 59; Félix Pons, 55: José Vida Soria, 60, y Antonio Sotillo.50.

El comité de disciplina ha quedado integrado por; Máximo Rodríguez, que obtuvo

59 votos;

Miguel Ángel Martínez, con 57, y Francisco Ramos Molins, con 57. Los tres son

también reelegidos.

En el transcurso de la reunión, doce diputados, entre los que figuran Luís

Solana, Felipe Guardiola, José

Miguel Bueno, José Luís Rodríguez Pardo, Joan Lerma y Pablo Pardo, sometieron a

la consideración de

sus compañeros un documento en el que proponen una mayor participación y

transparencia, de tal forma

que el Parlamento sincronice mejor con la sociedad española.

«El Parlamento», señala el escrito, «puede afirmarse que no expresa hoy de

manera suficiente las

tensiones y los problemas que tiene la sociedad española. Si en el interior de

los grupos parlamentarios no

se genera una verdadera dinámica política, una tensión permanente de reflexión y

debate, difícilmente

estaremos en condiciones de recibir y de emitir un mensaje político vivo y

actual. La revitalización del

Parlamento pasa en buena medida por la revitalización de los grupos

parlamentarios y por la participación

en ellos de todas y cada ´uno de los miembros que los componen. El Grupo

Parlamentario Socialista tiene

en este tema, como en tantos otros, la responsabilidad de marcar la pauta».

"Ni recelo, ni disciplina ciega"

El documento señala también que en el interior del grupo parlamentario debe

desarrollarse un profundo

debate político en relación con las cuestiones legislativas o fenómenos

políticos que resulten de mayor

importancia. A este respecto se indica que «la eficacia del trabajo

parlamentario pasa por la recuperación

de la palabra del parlamentario a todos los niveles, pero esa palabra debe ser

la expresión también del

trabajo y del estudio. La gran plataforma pública que para el partido significa

su grupo parlamentario no

puede llevar ni a recelos ni a disciplina ciega. En lo que no precise de

acuerdos orgánicos habrá de

trabajarse a corto plazo para que la dirección y el grupo tengan claros sus

papeles en la lucha global por el

socialismo»,

El escrito contiene un análisis de la política parlamentaria que ha desarrollado

el Grupo Socialista. Tras

afirmar que «solamente con ocasión de los grandes debates logramos transmitir la

alternativa socialista»,

se exponen como razones de la situación denunciada:

a) desviaciones técnicas que oscurecen las diferencias políticas entre los

distintos partidos; b) aceptación

de la iniciativa legislativa gubernamental, y c) falta de seguimiento constante

de las iniciativas

parlamentarias socialistas y de los compromisos del Gobierno. Para corregir esta

situación, los firmantes

del documento proponen, entre otras cosas, que los debates en el Pleno deberán

ser eminentemente

políticos, «buscando la apoyatura que permita tener una discusión sobre los

contenidos políticos de cada

ley de forma nítida y comprensible».

Al abordar la participación en el interior del Grupo Parlamentario Socialista,

se estima que «no es preciso

detenerse mucho en un tema en el que —por las razones que sean, difícilmente

imputables a nadie en

concreto - hay una coincidencia generalizada y unos deseos ampliamente

compartidos de mejorar la actual

situación».

Las medidas que se postulan para modificar esto son:

a) Celebración de un pleno semanal del grupo parlamentario en la mañana del

martes, durante el que se

producirían al menos dos debates distintos: uno sobre las actividades

legislativas previstas y otro,

sobre los problemas políticos y económicos que se consideren de mayor

importancia y actualidad, y

sobre los que el grupo debería fijar posiciones.

b) Incremento del papel del parlamentario en las ponencias y comisiones,

c) Formulación de un sistema orgánico dentro del grupo que permita a todas las

regiones y

nacionalidades tener su propia voz en el grupo y en la Cámara.

Por último, en cuanto a las relaciones entre el grupo parlamentario y la

dirección del PSOE, el documento

precisa que en todos los temas en que no haya acuerdos o directrices de los

órganos de dirección del

partido será el grupo quien fije autónomamente su posición.

MARISA FLOREZ

Felipe González, secretario general del PSOE.

 

< Volver