Autor: Río, Pilar del. 
 Primeros síntomas de debilidad tras siete días sin alimentos. 
 La Junta de Andalucía intenta mediar en la huelga de hambre de Marinaleda     
 
 El País.    20/08/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Primeros síntomas de debilidad tras siete días sin alimentos

La Junta de Andalucía intenta mediar en la huelga de hambre de Marinaleda

El consejero de Interior de la Junta de Andalucía interrumpió ayer sus vacaciones para intentar aportar

soluciones al conflicto iniciado en el pueblo sevillano de Marinaleda, en donde una gran parte de los

vecinos cumplieron ayer su séptimo día de huelga de hambre. Ayer, la situación de algunos de los

huelguistas empezaba a mostrar claros síntomas de agotamiento físico. El movimiento parece, entre tanto,

extenderse parcialmente a otras localidades.

PILAR DEL RIO, Sevilla

Varias personas han sufrido desmayos y otros síntomas de debilidad en Marinaleda, tras haber

permanecido siete días en huelga de hambre, en protesta por la situación de desempleo forzoso que sufren

los jornaleros andaluces, así como por la falta de atención del Gobierno hacia este problema.

En otros pueblos de la provincia de Sevilla, grupos de trabajadores realizan encierros y huelgas de hambre

por los mismos motivos. El consejero de Interior de la Junta de Andalucía ha interrumpido sus vacaciones

para mediar en el conflicto, mientras los partidos políticos celebran reuniones urgentes para analizar la

situación.

Más pueblos

Grupos de jornaleros continúan en huelga de hambre en los ayuntamientos de Osuna, Martín de la Jara,

Aguadulce, Gilena y Los Corrales, secundando de esta forma la convocatoria realizada por el Sindicato de

Obreros del Campo (SOC), cuyos presidente y secretario general han adoptado la misma actitud de

protesta, permaneciendo ambos en huelga de hambre. En Herrera, unos doscientos trabajadores afiliados a

Comisiones Obreras permanecen encerrados desde ayer en la Cámara Agraria. También continúan en

huelga de hambre el grupo de cristianos de base de Morón. A este último grupo se han incorporado dos

sacerdotes.

Ayer, a úitima hora, alrededor de veinte alcaldes y concejales integrados en la Candidatura Unitaria de

Trabajadores (CUT) y en el SOC celebraron una reunión para decidir la estrategia a seguir en los

próximos días. Aunque Francisco Casero, secretario general del SOC, adelantó a EL PAÍS que las

ocupaciones de fincas y las marchas de jornaleros sobre las ciudades andaluzas no se realizarán hasta la

semana próxima, no cabe descartarse que la asamblea de alcaldes y sindicalistas opte por adelantar las ac-

ciones ante la falta de respuesta de Madrid. A la hora de cerrar esta edición todavía no se había llegado a

ningún acuerdo, aunque Francisco Casero manifestó que «los ánimos estaban muy caldeados».

Mediación de la Junta

Durante la mañana de ayer, una comisión de alcaldes, entre ellos el de Osuna, del PSOE, visitaron al

consejero del Interior, el socialista Antonio Ojeda, pidiéndole la mediación de la Junta en el conflicto. El

consejero prometió hacer gestiones ante la Administración central, así como visitar los pueblos más

afectados. Esta mañana es esperado en Marinaleda. De esta forma, la Junta de Andalucía, al margen de la

crisis hasta el momento, interviene directamente. Antonio Ojeda ha recordado que la Junta está dando los

últimos toques a un plan socioeconómico de urgencia para Andalucía, que, con una correcta aplicación,

vendría a evitar el aumento del número de parados en la región y crearía puestos de trabajo en los sectores

más afectados, como él agrícola y la construcción.

Los secretariados del PSOE de Andalucía y del Partido Comunista Andaluz, por su parte, han celebrado

varias reuniones de trabajo, para analizar la situación. Representantes provinciales del PCA han visitado

Marinaleda, mientras que el diputado comunista Fernando Pérez Royo, en su condición de parlamentario,

se ha ofrecido para realizar cuantas gestiones estén de su mano. El gobernador civil continúa de

vacaciones, aunque hay indicios de que mañana se reincorporará a su despacho oficial.

El calor agrava la situación

Al margen de la espectación suscitada en todo el país, e incluso en el extranjero, los setecientos vecinos

de Marinaleda continúan adelante con su huelga de hambre, cuando los efectos se hacen sentir,

especialmente en los trabajadores, que no abandonaron sus tareas laborales. La situación más delicada

corresponde a un jornalero dedicado a las tareas de la remolacha y en huelga desde el primer día. El calor

asfixiante que está haciendo estos días en la provincia sevillana contribuye a hacer más difícil la situación

a los huelguistas. Ayer, ante la información publicada por los diarios Abc, de Madrid y de Sevilla, en la

que se decía que sólo ochenta personas secundan la huelga de hambre, los vecinos, desoyendo los

consejos del alcalde, decidieron volver a la Casa de la Cultura, abandonando sus viviendas particulares.

El alcalde, que está visiblemente afectado a causa de su continua actividad, había aconsejado reposo y

que los huelguistas permanecieran en sus casas, dada la falta de condiciones del salón de actos. Entre las

numerosas muestras de solidaridad llegadas tanto de España como del extranjero, destaca la presencia del

cantautor andalucista Carlos Cano, desplazado hasta Marina-leda. Entre las extranjeras, se ha observado a

lo largo de estos días la presencia y el interés de algunos representantes de medios informativos de gran

circulación en Europa, atraídos por el interés periodístico que el tema ha despertado en sus países, debido

a la publicación de algunas noticias fragmentarias.

 

< Volver