Escasa participacíon en las manifestaciones del Día de Andalucía     
 
 El País.    09/12/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Escasa participación en las manifestaciones del Día de Andalucía

CORRESPONSALES

El Día de Andalucía se celebró, el domingo, en las capitales de la región y otras como Barcelona o

Baracaldo (Vizcaya), con una asistencia muy inferior a la de años anteriores. Según los corresponsales de

EL PAÍS y las agencias informativas, el total de personas que participó en las distintas manifestaciones o

festejos populares no superaría las 35.000 a 40.000. Jaén, provincia que en el referéndum del 28 de

febrero se pronunció por la autonomía rápida del artículo 151 de la Constitución con los resultados más

escasos (excepción hecha de Almería, que quedó por debajo del porcentaje necesario), fue la que

concentró más gente en la manifestación del domingo. Los organizadores dieron la cifra de 20.000

personas; la agencia Europa Press, 15.000, y el corresponsal de EL PAÍS, 10.000.

En Sevilla no llegó a celebrarse la manifestación por el fallecimiento del gobernador civil de la provincia,

Isidro Pérez Beneyto. En Córdoba, la marcha fue sustituida por una fiesta popular.

Los lemas acordados por los partidos convocantes —PSOE, comunista y Partido Socialista de

Andalucía—fueron: «Por el Estatuto y por el Plan de Urgencia para Andalucía. (PUA)». Esta alusión al

PUA fue la razón dada por Unión de Centro Democrático, para no adherirse a la organización de los

actos, lo que hizo que en varias manifestaciones se gritara «No se ve, no se ve, la bandera de UCD», y

que el viceconsejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Ladislao Lara Palma, del PSA, dijera

en Huelva que «es bueno que se desmarquen los que no quieren la liberación de Andalucía» y remarcara

que «el PUA no debe ser una limosna» para esta región.

Al final del itinerario de cada concentración se leyó el manifiesto redactado para el día por el presidente

de la Junta de Andalucía, Rafael Escuredo, en el que éste señala la importancia de la fecha del 28 de

febrero para el pueblo andaluz, ya que ese día «conquistamos ante las urnas el mismo techo autonómico

para nuestro futuro estatuto que ya tenían Galicia, Cataluñay el País Vasco».

Según el manifiesto del presidente andaluz, el PUA constituye un objetivo absolutamente irre-nunciable

para la Junta de Andalucía, y el Estatuto de Autonomía «será el marco legal en el que los andaluces nos

moveremos en un futuro que debe ser muy próximo para enfrentarnos a nuestros problemas, asumir

nuestras responsabilidades y defender nuestras aspiraciones».

En Málaga y Granada se produjeron incidentes. En la primera de las capitales, donde, según nuestro

corresponsal, se manifestaron alrededor de 3.500 personas, diez veces menos que el año pasado, un ex

legionario se situó al frente de la marcha con una bandera española. El ex legionario fue atacado por unos

jóvenes que le causaron heridas leves en una mano y destrozaron la bandera que portaba. Al pasar la

manifestación por las cercanías de la sede de Fuerza Nueva, que estaba engalanada con banderas

nacionales, un grupo de militantes de los partidos de izquierda extraparlamentaria, que marchaban a poca

distancia de la manifestación oficial, coreó gritos en favor de ETA. Este grupo portaba banderas

republicanas.

Con posterioridad, hubo algunos incidentes protagonizados por elementos de uhraderecha. Dos militantes

comunistas resultaron heridos en la cabeza al ser golpeados con porras y cadenas! El comité provincial

del Partido Comunista de Andalucía culpó de esta agresión a militantes de Fuerza Nueva. En Granada,

unas doscientas personas, militantes de partidos de la izquierda extraparlamentaria, desfilaron tras la cola

de la manifestación con una pancarta que decía: «Por la tierra, el trabajo y la enseñanza: estatuto de

izquierdas».

Nuestro corresponsal en Cádiz destacó la ausencia en la manifestación del diputado por esta provincia y

primer secretario del PSA, Alejandro Rojas Marcos, que, en cambio, sí asistió á una asamblea provincial

que celebró su partido por la tarde.

En Barcelona se manifestaron más de 4.000 personas, convocadas por el Centro Andaluz en Cataluña

Blas Infante, y la concentración contó con el respaldo de las principales fuerzas políticas catalanas. De

hecho, asistieron el presidente de los comunistas catalanes, Gregorio López Raimundo; el primer

secretario de los socialistas, Joan Reventas, y el diputado del PSA y líder de su sector crítico, José Acosta

Sánchez.

En Baracaldo (Vizcaya), varios cientos de personas, la mayoría emigrantes, conmemoraron también el

Día de Andalucía.

 

< Volver