Autor: Domingo, Alfonso. 
 No se registraron incidentes y los miembros de CC OO adoptaron resistencia pasiva. 
 La Guardia Civil desalojó a trescientos jornaleros de la finca Los "Retamales"     
 
 Diario 16.    27/07/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Diario 16/27 julio-83

No se registraron incidentes y los miembros de CC OO adoptaron resistencia pasiva

La Guardia Civil desalojó a trescientos jornaleros de la finca Los "Retamales"

Tal y como se esperaba desde el día anterior, una compañía de la Guardia Civil desalojó de Los

Retamales a los jornaleros de CCF OO que la ocupaban desde hacía cuatro días. La Fuerza Pública se

mostró firme pero correcta en todo momento y sacó sin incidentes a los ocupantes hasta la entrada de la

finca. Tras una improvisada manifestación, los jornaleros se encerraron en la iglesia y han anunciado que

realizarán nuevas acciones hasta conseguir que no se discrimine a Badalatosa en el empleo comunitario.

Texto: Alfonso DOMINGO Foto: J Carlos CAZ ALLÁ enviados especiales

Badolatosa (Sevilla) — El amanecer fue extremadamente frío. Los jornaleros que pernoctaron en Los

Retamales se habían ido levantando de entre las matas de algodón y poco a poco se habían ido acercando

a la candela. Envueltos en mantas y cán-sados, aún tuvieron tiempo de ver ponerse la luna llena antes de

que asomase un tímido sol detrás de las montañas. Desde el camino que une el pueblo de Badolatosa con

la finca iban ascendiendo lentamente la mayoría de las mujeres que habían dormido en la iglesia de

Nuestra Señora del Focano. La contraseña había sido dada la tarde anterior y cerca de trescientas personas

estaban ya en la finca a las siete y media de la mañana. Un momento antes de que, aperos y herramientas

en la mano, se dispusieran a trabajar la tierra, fueron llegando lentamente los vehículos de la Guardia

Civil. Eran casi las ocho y media. Un capitán al mando de la V Compañía de la Guardia Civil de la

demarcación de Osuna se entrevistó con Juan Antonio Romero y José Fuentes, secretarios general y

provincial de CC 00 de Andalucía y Sevilla.

La suerte estaba echada desde que el sábado por la tarde los arrendatarios cordobeses pidieran al

Gobierno Civil de Sevilla el desalojo de la finca. Los jornaleros sabían que los iban a desalojar y habían

anunciado que resistirían, de forma pacífica y no violenta, pero que no se irían por su propia voluntad.

Conversación:

Capitán de la Guardia Civil: «La orden está dada. Tenéis que desalojar. Vamos a evitar lamentaciones y

violencia, porque la violencia sólo engendra violencia. La nota está dada, en radio, en Prensa..., para qué

vamos a hacer que -alguien Salga descalabrado. Ni a nosotros nos gusta ni a vosotros. Vamos a hacer las

cosas bien.»

Juan Antonio Romero: «La gente ha decidido quedarse. Nos tendréis que sacar. No vamos a oponer

resistencia.»

Capitán: «No es lo mismo sesenta personas que trescientas. No me voy a poner a sacarlas a todas, una a

una. Vamos a ver si podemos evitar que intervenga la fuerza.»

Juan Antonio Romero: «Todos estamos de acuerdo en que la fuerza no intervenga.»

Capitán: «No vamos a enfrentarnos, a pesar de que hay gente a la que le gustaría vemos enfrentados.»

Juan Antonio Romero: «Nosotros no tenemos nada contra la Guardia. La guerra no va con ellos...»

Puestos en fila, los cerca de trescientos hombres y mujeres de CC 00 esperan al borde del tajo el resultado

de la conversación. Tras un cuarto de hora se decide evacuar a las mujeres, en los Land-Rover y a algunos

jornaleros, mientras . que otros marchan a pie. Así, despacio, una larga caravana de vehículos de la

Guardia Civil va llegando por un camino de la finca y cargando con tos jornaleros, que son transportados

hasta la entrada de Los Retamales, casi en las puertas del pueblo.

Manifestación

En la operación se ha tardado media hora larga. Antes de partirse ha recogido todo, hasta las banderas y

pancartas. Juan Antonio Romero y cinco personas más son las últimas en abandonar, por su propio pie, la

finca, donde queda un retén de guardias civiles. A la entrada del pueblo se improvisa una manifestación

que llega hasta la iglesia, lugar donde se celebra una asamblea y proseguirá más tarde el encierro, así

como prosigue el de los concejales comunistas en el Ayuntamiento. Juan Antonio Romero resume los

hechos y .su significación política: «Hemos sido desalojados, no podíamos ni debíamos enfrentarnos con

la Guardia Civil. No es nuestro objetivo. Nuestro objetivo, el de nuestra lucha, es, primero, que no se

discrimine en el empleo comunitario. Segundo, cambiar el sistema. Para cambiar el sistema la única arma

eficaz es la reforma agraria integral.» Acto seguido se votó por unanimidad que continuara el encierro y

realizar otra asamblea posterior, en la que se decidiría qué acciones tomar de acuerdo con el resultado de

la entrevista con el gobernador.

Resultados

Juan Antonio Romero resumía para Diario 16-Andalucía lo conseguido con la ocupación de Los

Retamales: « Para mí ha sido una acción positiva, pero insuficiente. Ojalá hubiera muchos pueblos como

éste que se decidieran a ocupar las fincas improductivas. Además, las acciones no van a quedar ahí. Si el

gobernador sigue en sus trece tendremos que implantar un código laboral revolucionario, por el que todos

los vecinos de Badolatosa cobren mil doscientas setenta pesetas diarias, para hacer que al menos todos

cobren por igual esa cantidad y puedan comer, que es distinto a poder vivir. Hoy día, un hombre con

familia e hijos con dieciséis mil pesetas al mes no puede comer, sólo sobrevive.»

José Fuentes, por su parte, manifestó que «el resultado es positivo, porque ha enseñado ese camino a

seguir a otros pueblos con el mismo problema, y más ante el actual sistema del empleo comunitario, que

es utilizado por los partidos políticos como un arma electoral frente .a la que sólo existe la alternativa de

la reforma agraria. Con esta ocupación se ha pretendido que tanto la opinión pública como el medio rural

tomen conciencia de la importancia de la reforma agraria para fomentar el empleo en el campo».

Acciones

Todo parece señalar que la guerra por e! cambio del comunitario teniendo como fondo la reforma agraria

no ha hecho más que empezar. El día 30, el consejo confederal de CC 00, con más de un centenar de

miembros y que representa a unos setenta pueblos, decidirá las próximas acciones, entre las que figuran

varias ocupaciones y la realización de una marcha de treinta y cuatro días por las comarcas más

combativas de Andalucía.

Entre estas comarcas se encuentran Casaber-meja, Antequera, Montí-lla, Bujalance, Bollullos del

Condado, Marco de Jerez, Sierra Norte de Cádiz, Torredonjimeno. «El objetivo es recordar tanto las

aportaciones de hombres como Blas Infante, Fermín Salvochea y José Díaz, como luchar por la reforma

desde una plataforma que no sólo sea campestre, sino con aportaciones de obreros e intelectuales, terminó

diciendo Antonio Romero.

 

< Volver