Autor: Tezanos Tortajada, José Félix. 
   El futuro político del socialismo español (I)     
 
 Diario 16.    18/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Lunes 18julio 77/ Dario 16

E1 futuro político del socialismo español (I)

José Félix Tezanos

El hecho de que el PSOE haya obtenido en las pasadas elecciones cerca del 30 por 100 del total de votos

emitidos, es sin duda buena prueba de la vitalidad y capacidad de permanencia y renovación del partido

que hace noventa y nueve años fundara Pablo Iglesias. Ciertamente el PSOE ha podido sobrevivir con

éxito en las a veces muy difíciles circunstancias de los últimos cien años de nuestra historia, tanto merced

a la propia virtualidad de la ideologia socialista —con un innegable arraigo sociológico— como a la

escrupulosidad de las normas de funcionamiento democrático que siempre han regulado su

funcionamiento interno. Y esto es, quiza, un buen ejemplo de cómo la democracia es la mejor garantía de

la estabilidad política, hasta el punto de que un partido como el PSOE haya demostrado ser la institución

política más estable en los últimos cien años de nuestra historia. En este sentido el 15 de junio quedé

claro, una vez más, que el PSOE no sólo no había quedado convertido en una reliquia histórica residual,

como ciertos augures interesados querían hacer creer a algunos, sino que reaparecía en la contienda

electoral con más votos que nunca.

El significado de los votos socialistas

Curiosamente el éxito electoral del PSOE —que es un éxito tanto de los ideales socialistas como de los

intereses del pueblo— ha provocado reacciones equívocas e incluso ciertas rabietas, precisamente entre

quienes menos deberían preocuparse por ello. Quizá tras tantos años de dictadura a todos nos convendría

aprender un poco de humildad política y de respeto democrático, y, desde luego, seria muy conveniente

que todos comprendiéramos no sólo que es imposible "reinventar" o "suplantar" el socialismo, sino que,

desde luego, es bastante ingenuo o quizá algo peor pretender fijar la línea política del PSOE desde otros

partidos políticos.

¿Por qué les preocupa tanto a algunos el significado o la identidad de los votos socialistas? ¿Porqué ese

empeño de ciertos políticos en quejarse de que el PSOE ha "absorbido" votos de sus electores? ¿Por qué

esa insistencia en pretender que muchos españoles han votado por el PSOE sin ser socialistas, o sin saber

muy bien por qué votaban? Y lo que yo me pregunto es, ¿por qué determinados comentaristas no plantean

estas preguntas también respecto a los votantes de los demás partidos políticos? Porque la verdad es que,

si nos atenemos a datos objetivos puede demostrarse que el PSOE es uno de los partidos que menos

concesiones y "disfrazamientos" electorales ha hecho en su campaña electoral. Ni ha hecho profesión de

fe monárquica ni ha ocultado sus planteamientos políticos más incisivos, ni ha utilizado reclamos

religioso-clericales para obtener votos, ni ha suplantado los slogans o criterios de otros partidos políticos,

ni ha pretendido atribuirse ninguna de esas "exclusivas" con que algunos partidos tan ingenuamente se

han presentado (y en esto habría mucho que decir sobre los partidos que se presentaban como los

únicos representantes de todo el pueblo, o de toda la clase trabajadora, o como los "responsables", o como

los únicos preocupados por España, o como los únicos que habían luchado por la democracia durante el

franquismo, o como los que representaban a las ideologías que habían hecho Europa —socialdemocracia

incluida.

En realidad las "presentaciones" del PSOE han sido más modestas y nada ha hecho que en su campaña

indujera a engaño. Y de ahí que sea preciso preguntarse por la legitimidad de poner en duda el valor del

voto socialista. ¿No nos encontraremos realmente ante resabios de desconfianza sobre el valor mismo del

sistema democrático? ¿O acaso, tantas dudas, no serán otra casa que expresión de un disgusto mal

disimulado?

A los que de buena fe se preguntan sobre el significado del voto socialista quizá se les podría remitir a los

análisis de algunas encuestas y sondeos de opinión que han sido publicados en los últimos meses. Yo, por

ejemplo, podría comentar muchas anécdotas de compañeros de profesión y de políticos de uno y otro

partido, que calificaban algunos artículos míos como meramente propagandísticos, por prever unas

posibilidades de voto socialista que, obviamente, estaban por encima de las expectativas y deseos de

algunos. Pero aquello no era propaganda, sino reflejo de los resultados de sondeos diversos y análisis de

la estructura ideológica de poblaciones encuestadas de acuerdo a métodos sociológicos rigurosos. Ahora,

los resultados de las elecciones han venido a confirmar que los españoles "potencialmente" socialistas

coinciden prácticamente con los que han votado por el socialismo.

El futuro del socialismo

Sin embargo, es evidente que el análisis del significado del voto socialista no se acaba en la posible

constatación de que aquellos que han votado por el socialismo son los que en principio tenían

inclinaciones ideológicas socialistas, sino que el verdadero problema de la interpretación del voto

socialista está en determinar si este voto significa un compromiso claro y real sobre el que será posible

desarrollar una completa opción socialista de gobierno. Creo que de momento hay bastantes datos en que

apoyar la hipótesis de que este voto es algo más que el reflejo cristalizado de la intención electoral en un

día de votación y en una coyuntura de transición de una dictadura a una democracia. Ahora bien, lo que

resulta perfectamente legítimo preguntarse es por la propia capacidad dinámica —y dinamizadora— de

este electorado socialista. ¿Crecerá? ¿Es reversible? ¿Qué obstáculos se oponen a su posible ampliación?

¿Podrá romperse la "sintonía" entre el partido y su electorado?

Ciertamente en las respuestas a muchas de estas interrogantes se encuentran las claves de las que va a

depender, no sólo el futuro político del socialismo, sino, muy posiblemente, el mismo futuro poético de

nuestro país. De analizar algunos de los problemas que plantean estos interrogantes nos ocuparemos en el

próximo artículo.

 

< Volver