Quedan excluidos los delitos de sangre. 
 Todos los presos políticos podrán salir a la calle     
 
 Diario 16.    12/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Sábado, 12-marzo 77/DIARIO16

Quedan excluidos los delitos de sangre

Todos los presos políticos podrán salir a la calle

MADRID, 12 (D16).—El Consejo de Ministros acordó ayer extender la amnistía y conceder indultos de

diverso carácter, de cuya aplicación se excluyen las penas impuestas por delitos de sangre, aunque su

intencionalidad fuera política.

Para todos los temas delitos se concede indulto de la cuarta parte de la pena, del que se beneficiarán, por

tanto, los condenados por delitos comunes o monetarios.

La referencia oficial facilitada sobre los acuerdos que tomó el Consejo en su reunión de ayer permite

deducir que estas nuevas disposiciones han sido cuidadosamente medidas para poder poner en libertad a

la mayoría de los presos políticos que quedan todavía en las cárceles.

Penalistas consultados por D16 entienden, sin conocer los textos de estas nuevas medidas, que los

acuerdos del Consejo aparentan ser una interpretación estricta de la amnistía concedida el 30 de julio de

1976. La que hizo el entonces fiscal del Reino, García Rodríguez-Acosta, fue de carácter restrictivo, y de

una sensación de que el Gobierno no ha deseado que ahora suceda lo mismo.

La referencia sobre los acuerdos del Consejo dice que, como símbolo de la voluntad de conciliación de la

Corona y medio de integración total de los españoles en una convivencia solidaria, se han aprobado un

decreto-ley y un decreto cuyo contenido es, en síntesis, el siguiente:

1. A partir de la entrada en vigor de las nuevas medidas la amnistía de julio de 1976 se extenderá a

supuestos que quedaron excluidos en la aplicación de aquella amnistía y que no habían determinado

legiones en la vida o integridad física de las personas.

2. Se concede indulto general del resto pendiente de cumplimiento de todas las penas impuestas

o que puedan imponerse por participación o cooperación en delitos excluidos de la amnistía,

siempre que dicha participación o cooperación no fuera directa ni necesaria para la producción del

efecto lesivo.

3. Se concede indulto general de hasta doce años respecto de las penas impuestas o que

pudieran imponerse por delitos de intencionalidad política y de opinión cometidos hasta el 15 de

diciembre de 1976, fecha del referéndum nacional, y que no se hubieran extinguido por aplicación de la

amnistía o del indulto a que se refiere el apartado anterior.

4. El Gobierno examinará la situación individualizada de quienes, tras la aplicación de las medidas

anteriores, queden en prisión, a efectos de considerar la posible aplicación de medidas particulares de

gracia (indulto o conmutación de penas) o de decretar libertades condicionales. A este fin se habilitan

facultades específicas al Gobierno y se consideran incluidos los delitos de que se trata en los artículos 3 y

29 de la ley de Indulto de 1870, lo que le permitirá proceder directamente por valoración de la justicia,

equidad o conveniencia pública de la gracia, de conformidad con los términos de dicha ley.

5. Para lodos los demás delitos, se concede indulto de la cuarta parte de la pena.

6. Se indultan las sanciones penitenciarias por hechos anteriores y se establece que, para reconocer el

derecho a gozar de los beneficios penitenciarios, se valorará exclusivamente la conducta penitenciaria que

se observe desde la entrada en vigor de las nuevas normas.

El Gobierno entiende que, con la aplicación sucesiva de estas medidas sirve el objetivo de conseguir, una

auténtica reconciliación y superación de las tensiones y problemas actuales; objetivo que sólo podrá

alcanzarse con la colaboración de todos, ciudadanos, estamentos, asociaciones, corporaciones y partidos

políticos.

 

< Volver