Autor: Ramírez, César. 
   Los intérpretes oficiosos del PSOE     
 
 Diario 16.    02/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Los intérpretes oficiosos del PSOE

César Ramírez

(Miembro del PSOE)

La mayoría de los partidos políticos, o al menos los de ciertas características, han tenido y tienen

intérpretes oficiales que interpretan de modo permanente la doctrina correcta para que no haya dudas en

su interpretación. Otros, por sus especiales características, no tienen posibilidad de tener interpretaciones

tan rígidas y, por tanto, no tienen intérpretes. Tienen portavoces, declaraciones o programas. Tal le pasa al

PSOE. Pero no tener detentadores oficiales de la verdad tiene, entre otras, la gran ventaja de no faltar

aficionados dispuestos a hacer la interpretación.

El PSOE, en cambio, trata de responder a algunas de esas variables políticas en la zarabanda de un

Congreso multitudinario, donde el ejercicio de la democracia lleva a sesiones y discusiones interminables.

¿Cómo se van a tener las ideas claras con ese procedimiento? ¿Cómo acertar de esa manera en la elección

de una ejecutiva eficaz? Y si los partidos de masas funcionan por el mundo de esa manera y logran cierta

eficacia, ya sabemos desde Fraga que España es diferente y no está preparada para una democracia, así, a

lo loco.

En cambio, los intérpretes no parecen tener dudas de sus aciertos. Pesco a nosotros se nos ocurre

preguntar con toda ingenuidad: ¿Por qué nuestros intérpretes, que empiezan definiendo y situando al

PSOE, lo hacen siempre con la exclusiva finalidad de acabar por encontrar un sitio pare ellos? Y si lo

encuentran, ¿cómo pueden estar seguros de su hallazgo si la ceremonia de la confusión es tal que

demócratas, neodemócratas, liberales, "socialdemócratas", socialseuistas, social-históricos, etcétera,

bailan unos alrededor de otros en una especie de aquelarre goyesco, donde en el tú más allá, yo más acá,

no hay quién sepa dónde acabará cada uno cuando la rueda se pare? Lo que parece seguro y en esto

coinciden con los del SEU es que en esta pelea su sitio desean encontrarlo en el electorado socialista,

maniobra que debe poner muy contentos a los que desearían que a la izquierda no hubiese más alternativa

que el PC y les permitiría dormir tranquilos el resto de su vida. Pero a medida que la rueda gira más

deprisa, más obvio que lo único que no se ha movido de su sitio, que sirve por lo mismo como punto de

referencia para conocer la situación de los demás, es el PSOE. Y naturalmente ocupa lo que se conoce por

espacio SOCIALISTA.

No deja de ser un poco necio argumentar acerca de la situación del PSOE tratando de definir su espacio.

Por definición, los puntos de referencia, en este caso el PSOE, son fijos. Son, en cambio, los demás los

que se fijan con relación al de referencia.

Cuando éramos políticamente jóvenes se leía un libro de Simone de Beauvoir, "El pensamiento político

de la derecha", donde se podía leer: "La derecha confunde siempre el mundo con su mundo". Yo creo que

a nuestros intérpretes les pasa también que confunden el PSOE con su PSOE, y la historia, las situaciones

objetivas y los espacios políticos, con su historia personal, su situación personal y su espacio personal. De

esta manera estamos seguros de que no modificarán mucho el mundo, pero puede que personalmente

lleguen lejos.

 

< Volver